Gareth B. Centrocampista

Everton v Newcastle UnitedBarclays Premier League

Es británico, zurdo y solía jugar en la línea defensiva. Se llama Gareth y a principios de verano tenía muy claro que iba a cambiar de aires. Pero hay diferencias. Su caso es diametralmente opuesto al chico de los 100 millones de euros. El club de Gareth Barry se ha gastado una cantidad parecida en incorporaciones durante los últimos meses, pero no en él. A Barry se lo han sacado de encima. Cedido, el último día, con el Everton pagando gustosamente su salario de superestrella: 6 millones de libras al año.

Llegó el transfer deadline day y nada le vino por sorpresa. En una entrevista al Daily Telegraph hace unos semanas Barry reveló que la llamada de Txiki Begiristain la recibió antes de que Manuel Pellegrini aterrizara en Manchester: “Aún estaba interesado en conocer al manager e intentar impresionarle porque no iba a rendirme sin que él me viera jugar de cerca”.

Everton v Newcastle UnitedBarclays Premier League

Pero nada cambió. Hasta el último día de mercado el técnico chileno siguió diciendo en las ruedas de prensa que Barry era parte del equipo, que tenía opciones y que estaba trabajando bien. Pero no iba convocado, no lo fue ni para los amistosos de pretemporada ni mucho menos en los primeros partidos de Premier League. Resulta un tanto extraño que un futbolista de su perfil -aunque veterano (32)-, de calidad técnica, buena lectura de juego y el sexto mejor pasador de la competición la temporada pasada, no encaje en una plantilla cuya propuesta de juego incluye como primera característica la posesión del balón.

Resulta extraño a menos que tengas a los cinco mejores en ella. Pellegrini tiene a Yayá Touré y Fernandinho, cuya relación futbolística no se ha consolidado, y después a Javi García y Rodwell, que no destacan precisamente por las características que en teoría busca el equipo.

Sin Barry, el City se las ha apañado para ser el equipo de la Premier League que más posesión tiene (59’7%). Pero hasta el momento el equipo no ha destacado por la combinación entre sus centrocampistas ni ha tenido posesiones largas que hirieran realmente a sus rivales. Los goles han llegado de otra forma, y los momentos complicados, donde Barry podía aportar calma con el balón, se han traducido en remontadas aparatosas de Cardiff y Aston Villa fuera de casa.

El partido contra el Bayern fue dramático para el Manchester City porque durante una gran parte del mismo no olió el balón. Mérito del equipo de Guardiola, mucho, pero quizás el conjunto inglés podía haber hecho algo más. Lo sugería Guillem Balagué en twitter: “Siempre hay más jugadores del Bayern cerca de la pelota. Müller ayuda a crear superioridades. El City necesita un delantero menos y un centrocampista más”.

Con el 0 a 2 el cambio de Pellegrini fue Negredo por Dzeko. Y con esto no recuperó el balón. Más tarde entró David Silva y sí que ganó algo, pero ahora mismo en una de las plantillas más caras del mundo no hay centrocampistas a los que recurrir cuando el partido está descontrolado. “¡Me encantan los centrocampistas, me gustaría tener a mil!”, dijo Guardiola el martes. Pellegrini tiene solo cuatro y probablemente a Pep no le guste ninguno. Incluso tuvo a uno de ellos en Barcelona y lo vendió. El problema del chileno es que el fútbol espectacular para el que le contrataron fue el que ofreció el Bayern.

Esta tarde abre la jornada de Premier League un Manchester City – Everton. Entre otras cosas una batalla entre dos equipos que quieren siempre el balón. Veremos quién se lo lleva. Barry seguro que no. Su contrato de cesión establece que tiene que verlo desde la grada.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Buen post, me ha encantado. Tienes razón en todo. No se entiende como un equipo que contrata a un entrenador (Manuel Pellegrini)que, supuestamente, quiere la pelota ceda a este jugador. Yaya Touré y Fernandinho no conectan y los otros dos no son del agrado de un entrenador que quiere tener la posesión y el control del juego. Guardiola, con razón, dejó escapar la oportunidad de entrenar al City.

Deja un comentario

*