Gris Manchester

DSC_1373

Antes de empezar el partido, un empleado del Manchester City reparte por la zona de prensa un folleto lleno de estadísticas sobre los partidos que se llevan disputados en la Premier League. Estadísticas de todo tipo sobre todos los equipos de la liga: goles en los últimos 15 minutos, encuentros seguidos sumando puntos, recibiendo o marcando goles, victorias consecutivas, y así una larga lista de datos. El equipo de Pellegrini lidera una de las quinientas mil tablas que hay en los siete folios que se entregan: pases completados con éxito. El Manchester City tiene 1167 mientras que el Arsenal, segundo, lleva 942 (el Chelsea, con 1433, no cuenta porque lleva un partido más que el resto). Cuando el árbitro pita el descanso contra el Hull City, el marcador es de 0-0, la gente está tensa y los citizens se van al vestuario tras un primer tiempo muy malo donde el mayor peligro lo han puesto los visitantes, de los cuales hablaremos durante la semana porque dejaron una grata impresión y se lo merecen.

DSC_1373

Lo del tema de los pases siempre es relativo: dónde se dan, cómo se dan y hacia dónde se dan. Lo que ocurre con el Manchester City, sobre todo en su derrota contra en Cardiff y el primer tiempo ante el Hull, es que no tienen profundidad, no hay una conexión peligrosa entre Touré y Fernandinho con los Silva, Agüero y Dzeko. Sólo se crea peligro por bandas, se filtran pocos balones al espacio y la amenaza del gol queda muy lejana. Una versión un poco gris.

Dos cosas son las que ponen nerviosos a los espectadores: la posición de Yayá Touré, a quien le pidieron que subiese más y no iniciase las jugadas tan atrasado en el campo, y la fragilidad defensiva que volvió a demostrar la pareja de centrales, en especial Lescott. Kompany sigue en el dique seco y Nastasic volvió de su lesión e hizo de acompañante del inglés, pero nada, Lescott sigue demostrando lagunas enormes: es zurdo y tiene que actuar por la derecha, lo cual se nota muchísimo en sus acciones y en su colocación, está lento y comete muchos errores. No es de extrañar, por lo tanto, que Pellegrini haya confirmado en varias ocasiones que sigue buscando otro central para reforzar la línea defensiva.

La mejor noticia del Manchester City es que Negredo está como una moto. Lleva 2 goles en 3 partidos (marcó contra el Newcastle pero se lo anularon), todos ellos como suplente, y está siendo siempre un sustituto de lujo para Pellegrini. En rueda de prensa, el chileno fue preguntado sobre cuándo le llegará la titularidad al español: “Después del parón de selecciones habrá ocho partidos al mes (sumando Champions, Premier y Copa) y rotaremos la plantilla, necesitamos buenas actuaciones de todo el mundo”. Gracias a su entrada el City despertó y terminó ganando por 2-0. El otro lo clavó Yaya Touré de falta directa.

Vimos un Manchester City algo gris, como el cielo de la ciudad, que amaga con llover pero no es más que eso, amagos, amagos constantes cada día. Estaría bien que el buen juego mostrado por el Manchester City en la primera jornada no fuese sólo un amago.

Related posts

Deja un comentario

*