El resurgir de Hazard

Eden Hazard celebra su cuarto gol en lo que va de liga. Foto: Andrew Timms/Focus Images Ltd.

Después de haber sido el mejor jugador de la Premier League que el Chelsea ganó hace dos años, Eden Hazard estuvo desparecido en la pasada temporada 2015-16. Hubo que esperar hasta final de curso para volver a ver destellos de la estrella belga. Ese resurgir en las últimas jornadas, para alegría de la afición blue, no fue un espejismo: la mejor versión de Hazard estaba de vuelta. Lo demostró en la Eurocopa de Francia y ha continuado reafirmándose durante la presente campaña, en la que ha sido una figura clave en este Chelsea de Conte que ya se ha proclamado campeón.

La temporada pasada fue complicada para Hazard. A remolque de un arranque liguero muy pobre, el Chelsea tuvo que conformarse con la décima plaza y su participación fue cuanto menos discreta. A mitad de temporada, José Mourinho se había marchado de forma turbulenta y Hazard había sido uno de los jugadores señalados por una parte de la afición que consideraba que la plantilla había traicionado a su Special One. Mourinho, sapiente usuario de las ruedas de prensa, había tenido una relación de tira y afloja con Hazard de cara a la galería, en la que los elogios se sucedían por reproches y viceversa. El técnico portugués reconocía sus privilegiadas cualidades, llegando a compararle con los mejores, pero al mismo tiempo le exigía más esfuerzo. De Hazard se esperaba un salto de carácter y actitud, un paso adelante que le ayudase a subir al siguiente nivel; así como una mayor disciplina y entrega en el plano defensivo. Pero la relación entre míster y estrella se acabó quemando.

Esta temporada, Hazard ha marcado 15 goles en Premier League y uno en la FA Cup. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
Esta temporada, Hazard ha marcado 15 goles en Premier League y uno en la FA Cup. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

Con Antonio Conte, un preparador tan detallista como Mourinho, tan severo física y tácticamente -o incluso más-, Hazard ha vuelto a encontrar su mejor versión. El contexto ha sido muy diferente al del curso pasado. Este año, al equipo le han sonreído los resultados y la relación de Hazard con el técnico italiano ha sido menos tensa que la que compartía con Mourinho. Conte ha puesto menos presión sobre la espalda del ’10’ y, en cierto modo, le ha concedido más libertades dentro de su minucioso orden. Si bien es cierto que Hazard ya llegaba lanzado de la Euro y que tuvo un buen inicio de liga, es innegable que el sistema que Conte implementó a finales de septiembre no ha hecho sino potenciar el rendimiento del belga.

En el 3-4-3 del Chelsea, los dos hombres que acompañan a Diego Costa en ataque no ocupan una posición fija de extremo. Hazard parte desde el perfil izquierdo, pero se adentra ejerciendo de versátil mediapunta y también se deja caer por la derecha continuamente. Su influencia en ataque es máxima, y es que acompaña sus acertados movimientos y su lectura de los espacios con una calidad igualada por pocos en la competición. En defensa, lo que le permite respirar más tranquilo es la presencia de Marcos Alonso cubriéndole por la izquierda, quien a su vez está respaldado por Gary Cahill, uno de los tres centrales. Pero eso no quiere decir que se quede descolgado y se mantenga ajeno a las labores defensivas; Hazard suele replegar y echar una mano en fase de recuperación.

Hazard en una entrevista en Sky Sports:

“La principal diferencia entre Conte y Mourinho es el trabajo táctico. Trabajamos más (las tácticas) con Conte. Sabemos exactamente dónde colocarnos en el campo, dónde tenemos que ir según los diferentes escenarios. Con Mourinho teníamos un sistema definido, pero no trabajábamos mucho sobre él. […] Los automatismos ahora son diferentes”.

“Con Conte, (cuando no tenemos el balón) suelo cerrar más hacia dentro porque Alonso está abierto en la banda. Sólo tengo que estar preparado para coger el balón y montar un contragolpe”.

“Necesito moverme ya no sólo para recibir el balón, sino que también para crear espacios para los demás. Ahora he empezado a entender que el fútbol no sólo se trata de tener el balón en los pies”.

A lo largo de esta temporada, Hazard ha dejado una infinidad de detalles. Su seña por excelencia son esas caricias que le da al balón con la diestra mientras que va encarando lentamente a su par, para luego desbordar en velocidad y dejarlo atrás. También son marca de la casa las jugadas en las que retrasa su posición, recibe de espaldas a portería y, tras un brillante control orientado, sale en carrera con una gran aceleración. Por su manera de conducir el balón, Hazard es uno de esos jugadores a los que reconocerías inmediatamente aunque llevase una peluca afro, un bigote ochentero y la tercera equipación del Port Vale FC.

La contribución de Hazard al juego del equipo ha ido acompañada de más de una quincena de tantos que le sitúan como el segundo máximo goleador del equipo, sólo por detrás de Diego Costa. Sus cifras tienen margen de mejora, pero poco se le puede reprochar este año. Hazard ha sabido marcar la diferencia en partidos clave y ha ayudado con goles vitales como el que le hizo al Tottenham en la semifinal de la FA Cup en Wembley o el doblete que le marcó al Manchester City en Stamford Bridge. Uno de los más impresionantes fue el que anotó en el derbi ante Arsenal, cuando cogió el balón en el centro del campo, superó a la zaga gunner y finalizó en el área batiendo a Petr Cech.

Eden Hazard le marcó uno de los mejores goles de la temporada al Arsenal. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
Eden Hazard le marcó uno de los mejores goles de la temporada al Arsenal. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

Nadie sabía cómo parar a la gran amenaza ofensiva del Chelsea hasta que su antiguo entrenador José Mourinho -ya en la segunda vuelta, porque en la primera había perdido ante los de Conte por un amplio 4-0 en un partido en el que Hazard marcó un gol- sacó el libro de la vieja escuela, lo abrió por primero de pragmatismo y le dio la repuesta a los suyos: man-marking. El primer intento de marcaje individual a Hazard se pudo ver en la eliminatoria de FA Cup entre el Chelsea y el United en Stamford Bridge. Estaba siendo teniendo cierto éxito, pero no se pudo observar el resultado real porque una expulsión de Ander Herrera en la primera parte cambió el partido. Sería el propio Herrera quien marcaría al hombre a Hazard unas semanas después en su reencuentro en Old Trafford. Ahí sí que el United logró anular al belga y por ende, limitó considerablemente los recursos del Chelsea.

Ese marcaje al hombre define muy bien lo que ha sido la temporada de Hazard: ha estado tan a gusto sobre el césped, ha creado tantas ocasiones, que un rival de la talla del United ha tenido que tomar una medida tan contundente para detenerle. Ha sido una liga en la que, sin duda alguna, el mejor Hazard ha vuelto.

Foto de portada: Andrew Timms/Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Gran temporada la realizada por Eden Hazard, yo discrepo con PFA y creo que el belga es el mejor jugador de la temporada.

Con Conte ha tenido una libertad que le ha beneficiado en su juego. Partía como teórico extremo pero el despliegue ofensivo de Marcos Alonso le permitía poder abandonar la banda y ocupar posición de “10”, donde a mi juicio maximiza sus virtudes. Además, el Kanté-Matic también le daba cierto respiro en defensa, para que Eden donde de verdad sea resolutivo es donde mejor sabe, en campo rival.

Deja un comentario

*