Antes era un problema

Hector Bellerin of Arsenal during the Barclays Premier League match at Selhurst Park, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
16/08/2015

A menudo el debate alrededor del Arsenal solía girar sobre si Aaron Ramsey perdía buena parte de su esencia partiendo desde la banda, porque -se decía- el centrocampista galés entraba en contacto con el esférico menos veces en la zona central y en consecuencia disminuía su aportación en el juego de ataque gunner. Ahora este punto parece superado: con él fingiendo en la derecha pero buscando generar superioridad numérica por dentro mientras acompaña la jugada hasta la zona de remate, Héctor Bellerín sube y baja su pasillo incorporándose por sorpresa a las inmediaciones del área. En el apartado ofensivo el cuerpo técnico prioriza canalizar el juego hacia la banda izquierda: el perfil bueno de Mesut Özil para asistir es ese y Alexis Sánchez se convierte en un arma poderosa cuando encara al lateral sin que este último reciba ayudas -algo que sucede con regularidad-. Solo en una liga como la Premier, donde predomina el ida y vuelta frente al rigor táctico, podrían concederle tanta ventaja a un jugador con sus condiciones para el desborde. Por detrás, Nacho Monreal no dobla porque el chileno necesita metros para amenazar con salir por cualquiera de los dos perfiles… y si no encuentra hueco para el disparo o el centro, llega el cambio de orientación hacia el otro costado. O bien Alexis o bien Santi Cazorla trasladan la pelota de un extremo a otro en horizontal y es entonces cuando aparece Bellerín, libre de marca, para amenazar a la defensa.

Aaron Ramsey of Arsenal during the FA Community Shield match between Arsenal and Chelsea at Wembley Stadium, London Picture by Richard Blaxall/Focus Images Ltd +44 7853 364624 02/08/2015
Aaron Ramsey. Foto de Richard Blaxall/Focus Images Ltd.

Héctor avanza rápido, ofrece soluciones por delante del balón cuando lo suelta, apura línea de fondo con acierto gracias a su explosividad y sus condiciones técnicas facilitan que se asocie con los centrocampistas. A diferencia de muchos otros laterales en el fútbol inglés, su impacto no se limita a driblar y colgar el balón con más o menos acierto; su capacidad para combinar por dentro siendo preciso es una solución productiva en cualquier contexto. Por exigencias del rol que define Arsène Wenger para esa posición, quizá Ramsey no sea su compañero ideal y sí Oxlade, pero al internacional inglés le gusta conducir en exceso y todavía es demasiado impaciente: su contribución sería más aprovechable si limitara su radio de acción con la pelota en los pies a zonas más concretas. Sea quien sea su acompañante, ahora mismo el descaro, las características y el nivel de Bellerín están condicionando tácticamente -en positivo- al Arsenal. Y esto es mucho decir si nos paramos a pensar en los 20 años de Héctor. En Vicarage Road, donde pasó unos meses cedido, volvió a demostrar que no es internacional absoluto con España porque el cuerpo técnico del combinado nacional mide mucho los tiempos con los jóvenes, no porque no lo merezca.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Gran análisis Carlos. Yo ya espero impaciente el día que los laterales de la selección absoluta sean Gayá y Bellerín. Menuda explosión ha tenido, sino que le pregunten al pobre Debuchy.

Deja un comentario

*