Hiddink reclama ganas

Picture by Paul Gaythorpe/Focus Images Ltd +447771 871632.14/03/2013.Anzhi Makhachkala coach Guus Hiddink during the UEFA Europa League match at St. James's Park, Newcastle.

Los jugadores que conforman la plantilla son los mismos y sus aptitudes no han cambiado. Lo que sí podría variar, y pocos se sorprenderían si eso sucede, es su actitud. 90 minutos en Stamford Bridge ante el Sunderland parece insuficiente para extraer grandes conclusiones, por lo que el Chelsea, ya con Guus Hiddink en el banquillo, tendrá que examinarse este sábado en el ‘Boxing Day’ frente al (buen) Watford de Quique Sánchez Flores y el próximo lunes en Old Trafford ante el Manchester United.

Steve Holland, dirigiendo de forma interina contra el Sunderland, apostó por un 4-2-3-1 sin sorpresas en una alineación que no podía incluir a Eden Hazard (lesionado). El belga, que se recupera de la lesión sufrida en Leicester, trabaja para tener minutos en el ‘Boxing Day’ o en Old Trafford. Cuando Hazard vuelva al equipo titular, lo natural es que Hiddink elija entre Oscar, Willian y Pedro para dos puestos -más allá de bajos rendimientos o posibles rotaciones que manden a Hazard o a Costa al banquillo-.

Once del Chelsea ante el Sunderland (3-1):

chelsea

“Estaba en el palco y vi el partido. Lo que me gusta en mis equipos es tener una columna vertebral que vaya desde el centro de la defensa hasta el mediocampo y la delantera. Me gusta contar con gente fuerte que puede liderar y dirigir durante un partido”, expuso Guus Hiddink este miércoles en su primera rueda de prensa desde que fue nombrado técnico del Chelsea.

Guus Hiddink: “Ellos tienen que mostrar de lo que son capaces. He trabajado con el equipo un par de días, hemos tenidos dos sesiones de entrenamiento y no veo que a los futbolistas les falte ambición. No me puedo y no me debo quejar. No tengo ni una sola queja. Ningún entrenador puede garantizar tres puntos cada semana, pero nosotros tenemos que demostrar que el equipo tiene ganas de lavar la imagen del último medio año, entonces los resultados serán automáticamente una consecuencia de eso.”

Hizo hincapié el veterano técnico holandés (69 años) en el contenido de sus primeras conversaciones con la escuadra blue. “Ayer hablé con toda la plantilla y por supuesto que hablamos un poco sobre el pasado: por qué yo estoy aquí y las razones por las que el Chelsea está abajo. Pero por otra parte yo les dije que estas cosas suceden en el fútbol y que quiero que todo el mundo se mire en el espejo durante más de dos segundos. No podemos obviar lo que ha ocurrido en el pasado reciente, pero les pedí que se mirasen en el espejo, que fuesen hipercríticos y que diesen lo mejor para el equipo. Tiene que haber ganas de jugar. Si tú no tienes esas ganas, por favor llama a mi puerta y hablemos. Deben tener un corazón con las mismas ganas que un principiante. Si ellos no tienen esas ganas, entonces yo les diré: muchas gracias. No necesito futbolistas que no tengan ese deseo por jugar.”

Los números de Hiddink en su primera etapa en el Chelsea (Infografía: Sky Sports)

Hiddink

Los futbolistas del conjunto londinense recibieron con relativa sorpresa la destitución de Jose Mourinho. No por el hecho de que finalmente se produjese -algo que se barruntaba en el seno de Cobham desde hacía algo más de un mes-, sino por el timing, siendo un jueves a mediodía cuando el partido en Leicester había tenido lugar el lunes y la siguiente cita (con el Sunderland) llegaba el sábado.

Desde la caída en el King Power Stadium hasta la marcha de Mou, el técnico portugués dirigió dos sesiones de entrenamiento más: la del miércoles y la del jueves por la mañana. En ese último entrenamiento, Mourinho llegó a hacer consideraciones a algunos de sus futbolistas sobre los planes qué tenía con ellos a corto y medio plazo. Por ello, la plantilla creía que el luso se mantendría en el cargo hasta el duelo contra el Sunderland. Pero el club lo único que necesitaba para acelerar el despido de su entrenador era obtener el ‘sí’ de alguno de los candidatos a ocupar ese puesto de forma provisional hasta el mes de mayo.

El secretario técnico Michael Emenalo, cuya relación con Jose Mourinho se encontraba muy deteriorada desde meses atrás, según fuentes próximas al primer equipo, fue una de las figuras que antes se pronunció a favor de la destitución de Mou dentro del club. La opción Juande Ramos, avalada por el propio Emenalo, fue desechada por Roman Abramovich; mientras que Guus Hiddink, un técnico que inspira confianza al magnate ruso, aceptó regresar a Londres seis años después de su primera experiencia en Stamford Bridge. En aquella primera etapa, Hiddink sumó 34 puntos de 39 posibles en la Premier League, celebró la FA Cup y únicamente el recordado gol de Andrés Iniesta le impidió alcanzar una final de la Champions League.

FIL CHELSEA TRAINING 26
Cesc Fàbregas y Kurt Zouma, en una imagen de archivo en la ciudad deportiva de Cobham / Foto: Focus Images Ltd
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*