Inseguridad en Cardiff

Los cambios de Poyet provocaron el efecto deseado. Foto: Focus Images Ltd

Pánico, nerviosismo e inseguridad debía sentir Vito Mannone cada vez que Noone encaraba a Dossena por la banda derecha del ataque del Cardiff. El conjunto galés, ya sin Malky Mackay, se plantó en el área del Sunderland con suma facilidad. Constantes regates de Noone por banda, apariciones de Mutch y Kim Bo-Kyung desde la segunda línea o movimientos de Frazier Campbell eran suficientes para hacer estallar el pánico en la zaga visitante. Ni Borini ayudaba a Dossena en la banda izquierda ni los centrales Diakité y Roberge transmitieron demasiada seguridad atrás, pues cada vez que se acercaba el Cardiff generaba una ocasión de peligro. Además, una imperdonable pérdida de Roberge en campo propio acabó en el 1-0 de Mutch en los primeros minutos de partido. Aun así, el Sunderland creció a partir de la media hora de juego, Ki Sung-Yueng tocó el balón más arriba y Borini remató en varias ocasiones. Los de Poyet obligaron a David Marshall a intervenir. El italiano sorprendió apareciendo por dentro pero no estuvo acertado en la definición.

Pánico, nerviosismo e inseguridad debía sentir también David Marshall cada vez que Dossena subía por la banda izquierda y colgaba el balón en el área. Poyet modificó el esquema de los suyos tras el descanso y el Sunderland se hizo con el dominio del encuentro. El uruguayo metió a Fletcher por Borini, desplazó a Giaccherini a la banda izquierda, a Larsson a la derecha y dejó a Altidore y Fletcher en punta. Giaccherini ayudó a Dossena para tapar a Noone y el lateral italiano ganó en protagonismo ofensivo, pues fue mucho más profundo en el segundo tiempo. Además, los visitantes se hicieron con la iniciativa desde el primer momento tras la reanudación. Aun así, el Cardiff anotó el 2-0 en una jugada de Mutch horriblemente defendida que remató Campbell completamente solo en el área pequeña a falta de media hora para el final. Parecía un golpe definitivo.

Poyet modificó el esquema en la segunda parte.
Poyet modificó el esquema en la segunda parte.

Pero el Sunderland no se rindió. Los de Poyet no se mostraron seguros en defensa, pero tampoco defendió mejor el Cardiff. El conjunto visitante empujó a los galeses, que se replegaron demasiado atrás. Y cada vez les costaba más salir de su campo. Más incluso tras marcharse Frazier Campbell para dar entrada a Cornelius. Con Mutch agotado y el delantero danés, más lento que Campbell, el Sunderland apenas sufrió pese a volcarse y exponerse demasiado a un posible contraataque. Menos incluso tras recortar distancias en el marcador con un buen remate de Fletcher después de un maravilloso centro de Giaccherini desde la izquierda. El Cardiff se encerró y fue incapaz de alejar el balón de su área pese a los esfuerzos de Turner y Marshall. El partido se le hizo largo hasta a Vincent Tan.

Los cambios de Poyet provocaron el efecto deseado. Foto: Focus Images Ltd
Los cambios de Poyet provocaron el efecto deseado. Foto: Focus Images Ltd

Tampoco fue contundente Théophile-Catherine en una jugada que aparentemente no entrañaba peligro en la banda derecha. Su despeje, no obstante, se quedó corto y Ki Sung-Yueng, quizás el futbolista con mayor protagonismo en la segunda mitad, lo recogió cerca del pico izquierdo del área galesa, ya en el tiempo de descuento. El surcoreano centró y el balón le cayó en la frontal a Colback, que remató a portería. Su disparo no fue demasiado bueno, pero se coló en la portería local tras tocar en Caulker. 2-2 y pitido final, con dos tantos de dos futbolistas del Sunderland que entraron en la segunda mitad. Así, el Sunderland, todavía colista, evita que un rival directo como el Cardiff se aleje de la zona baja de la clasificación. En la batalla del pánico y de la inseguridad, en un partido que podría haberse jugado en mayo, los de Poyet se marchan con mejor sabor de boca.

Related posts

2 comments

Creo que por lo menos tuvo corazón Sunderland para ir en búsqueda del empate. Cardiff me pareció muy apático. Colback tiene que ser titular. Quizá por Larsson. Pienso que Sunderland tiene que terminar arriba de Cardiff en mayo.

Sí, aunque el Cardiff le ayudó un poco porque podría haber matado el partido con su superioridad en el primer tiempo o intentando defender un poco más arriba tras el segundo gol. En cualquier caso, estoy de acuerdo con lo que dices. El Sunderland tiene más recursos que el Cardiff, mayor cantidad de futbolistas de calidad (y de distintos perfiles) como para no salir de abajo pasadas unas jornadas. Todo dependerá de si Poyet es capaz de modificar la dinámica negativo de los primeros meses de temporada, pero parece que el Sunderland poco a poco va a mejor.

Deja un comentario

*