Intensidad, ritmo y ambición en el Lane

Tottenham Hotspur v ChelseaBarclays Premier League

Las dos últimas visitas del Chelsea a White Hart Lane han deparado duelos de auténtico disfrute para los espectadores. El conjunto blue venció el pasado mes de octubre un partido ante el Tottenham que finalizó con un marcador de 2-4 y con un total de cinco goles en la segunda mitad. Esta vez solo hubo un tanto tras el descanso, y dos en el global del choque, pero la intensidad y el ritmo de la segunda parte del Tottenham-Chelsea fue pura Premier. Premier League en estado puro.

Repetía André Villas-Boas el once con el que venció el pasado domingo en Cardiff, a diferencia de Jose Mourinho, que realizó importantes modificaciones con respecto a la anterior jornada. Modificaciones tales como situar a Ramires de extremo derecho, a David Luiz de central titular y a Fernando Torres de ‘9’. El cuarteto ofensivo compuesto por el español, Hazard, Oscar y Ramires parecía idóneo para un planteamiento blue de cierto repliegue y salida al contragolpe. Sin embargo, al Chelsea le costó tener peso en el juego en el primer tiempo.

Todo el peso que sí adquirió Christian Eriksen, que aterrizó en Londres eclipsado por Erik Lamela (cero minutos hoy), pero que está siendo junto a Paulinho lo más destacado en los spurs en el mes de septiembre. Vive en tres cuartos de campo el danés y desde ahí organiza y dirige el fútbol de su nuevo equipo. Su acierto técnico y su confianza le permiten firmar acciones como la conducción de balón que fue el germen del 1-0. Arrastra a David Luiz, y Gylfi Sigurdsson aprovecha ese espacio para pisar área y marcar. A la inspiración de Eriksen se sumó la incapacidad de John Obi Mikel para cumplir con el trabajo asignado. El nigeriano no hizo mérito alguno para seguir en el campo y Jose Mourinho retiró a Mikel para que entrase Juan Mata en el descanso.

(Foto: Focus Images Ltd)
(Foto: Focus Images Ltd)

“Cambió el partido”, argumentaría más tarde André Villas-Boas en sala de prensa al respecto del mediapunta español. Quizás no de forma tan drástica, pero desde luego que el Chelsea salió ganando con el Mata x Mikel, no tanto por su actuación individual sino sobre todo por la nueva actitud blue. Ahí irrumpió un hiperactivo Fernando Torres, el más activo en mucho tiempo. Para lo bueno y para lo malo. Lo bueno: su rapidez, su intensidad, su precisión o sus conducciones de balón. Y lo malo: el pique con Jan Vertonghen y las protestas al árbitro. Un pique que le acabó costando al ‘9’ español una rigurosa expulsión por doble amarilla. En líneas generales, Mourinho encontrará bastantes motivos para estar satisfecho con la actuación de Torres, tanto por una cuestión de carácter -algo de lo que en ocasiones carece Fernando cuando no tiene el día o una buena racha-, como por la confianza que demostró con el balón en los pies y, como no podía ser de otra forma, por la punta de velocidad y potencia que exhibió.

Tenían dos opciones los de Stamford Bridge cuando John Terry, en un notable golpeo de falta de Mata, batió a Hugo Lloris en el minuto 65: dar un paso atrás o irse definitivamente a por el 1-2. Eligieron lo segundo y aprovecharon por momentos la desconexión del Tottenham, que perdió por completo el control del mediocampo y se vio superado por el ritmo y la velocidad que impuso la ambición del Chelsea, frenada finalmente por la rigurosa doble amarilla a Torres.

Tres frases significativas de la posterior rueda de prensa de Jose Mourinho. En una de ellas ha confirmado que Juan Mata será titular el martes en Champions en la visita al Steaua Bucarest. En otra manifiesta su opinión de que su equipo se habría llevado el partido si no fuese por la expulsión. Y, por último, que empatar en el feudo de un candidato al título “no es un mal resultado”.

Foto de portada: Foto: Focus Images Ltd

Related posts

8 comments

¿De verdad alguien está de acuerdo con Mourinho en que Torres no mereció ser expulsado? ¿De verdad? Estoy de acuerdo en que la segunda amarilla no es amarilla, pero es que la primera es roja y ha estado minutos de más en el campo. ¿Soy el único que piensa esto?

Ahí es donde veo yo la duda, en la acción con Vertonghen al inicio de la segunda parte, que está a medio camino entre la amarilla y la roja. Pero como dices, la del 81' no me parece de amarilla.

en cambio parece que con lamela está costando que entre en el equipo más.por cierto,me esta sorprendiendo notablemente sigurdsson.

Deja un comentario

*