Ivanovic es transparente

Steven Naismith of Everton and Branislav Ivanovic of Chelsea in action during the Barclays Premier League match at Goodison Park, Liverpool.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
12/09/2015

Los centrales no se imponen en el área, el equipo no encuentra equilibrio en el centro del campo porque Nemanja Matic ha disminuido su prestaciones como ancla respecto a la temporada pasada, y la alternativa, John Obi Mikel, dista mucho de ofrecer las garantías deseadas en cuanto a posicionamiento y recuperación de la pelota. Además, Branislav Ivanovic está firmando el inicio de curso más discreto que se le recuerda con la camiseta blue. Estos son solo algunos de los problemas a los que se enfrenta José Mourinho en el banquillo del Chelsea y el técnico portugués no tiene demasiado margen de maniobra, debe encontrar una solución con urgencia: el tiempo apremia y la distancia con las posiciones de cabeza se amplía cada 7 días.

Si uno repasa las actuaciones individuales del lateral serbio en este primer tramo de Premier League, todas ellas se alejan de lo esperado para un futbolista con su calidad defensiva: Jefferson Montero se lo merendó en la visita del Swansea al Bridge, Raheem Sterling y Aleksandar Kolarov lo castigaron sin descanso en el Etihad, Callum McManaman lo hizo sufrir en la victoria del Chelsea por 2-3 en The Hawthorns, y tanto Bakary Sako como Yannick Bolasie lograron doblegarlo sin demasiado esfuerzo en el sorprendente triunfo del Palace a domicilio antes del parón de selecciones. En Goodison, la ausencia de Leighton Baines en el lateral izquierdo y la titularidad de Muhamed Besic aventuraban una tarde tranquila en el perfil de Ivanovic, pero la lesión muscular del interior bosnio y la entrada de Steven Naismith en su lugar supusieron el inicio del cataclismo: exhibición del escocés (3 goles) y el enésimo dolor de muelas para Branislav.

Steven Naismith of Everton scores the second goal against Chelsea during the Barclays Premier League match at Goodison Park, Liverpool. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 12/09/2015
Steven Naismith anota el segundo gol del Everton frente a Branislav Ivanovic, Kurt Zouma, Cesc Fàbregas y John Terry. 
Foto de Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.

Ni mucho menos se le puede señalar directamente como el principal culpable de los goles encajados en los meses de agosto y septiembre, pese a que la mayor parte de las jugadas que dan origen a los tantos se hayan gestado por su sector: a menudo debe defender 2×1 sin que el extremo de su banda regrese a tiempo para echarle una mano y los rivales están encontrando espacios con facilidad en los pasillos interiores, mal defendidos, razón por la cual el cuarteto defensivo se muestra más vulnerable que de costumbre: asistimos a la humanización de John TerryGary Cahill y Zouma no consiguen aportar solidez e incluso César Azpilicueta parece menos eficiente.

El colectivo no encuentra respuestas para hacer frente a la crisis de juego y resultados y los pilares del actual campeón no se sostienen por sí mismos. La situación es delicada. 

Jose Mourinho manager of Chelsea on the pitch watching his players warm up prior to the Barclays Premier League match against Everton at Goodison Park, Liverpool. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 12/09/2015
José Mourinho en Goodison Park, Liverpool.
Foto de Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*