Jamie Vardy: diferente pero igual

Jamie Vardy, delantero del Leicester (Foto: Focus Images Ltd)

Thierry Henry, Didier Drogba, Cristiano Ronaldo, Nicolas Anelka, Dimitar Berbatov, Robin Van Persie, Luis Suarez, Sergio Agüero… ¿Jamie Vardy? La lista de jugadores que han ganado el premio de máximo goleador en la Premier League en los últimos diez años está plagada de futbolistas de primer nivel mundial; pero si esta temporada continúa como ha comenzado, los aficionados de todos los rincones deberán aprenderse un nuevo nombre, el de Jamie Vardy. El delantero del Leicester es el actual pichichi con diez tantos, cuatro más que Sergio Agüero, Alexis Sanchez y Georgiano Wijnaldum. Todos ellos comparten la segunda posición.

Esta temporada Vardy ha crecido de manera espectacular y ya multiplica por dos los cinco goles que anotó en la 2014-15. Cuando marcó el único tanto del partido contra el Crystal Palace el pasado sábado se convirtió en el octavo jugador que ha logrado perforar la portería en siete jornadas consecutivas de la Premier League. Es rápido, preciso y mantiene una gran relación sobre el césped con el extremo argelino Riyad Mahrez. Vardy ha marcado goles de todo tipo, no es un delantero fácil de encasillar. Además, a esto hay que añadir el contexto: juega en un equipo con recursos futbolísticos limitados al que muchos analistas aventuraban serias dificultades para mantener la categoría.

Como consecuencia casi inevitable de su fulgurante progresión llegó su primera convocatoria internacional para los encuentros de Inglaterra contra Irlanda y Eslovenia el 21 de mayo de 2015. Su presencia se ha convertido en habitual: ha jugado en cuatro ocasiones para el combinado dirigido por Roy Hodgson y siempre se ha sentido cómodo sobre el césped, no ha acusado la responsabilidad. Pero su situación actual dista mucho de parecerse a los primeros pasos de su carrera. Hace ocho años, Vardy irrumpió en el primer equipo de su club con 19 años. Esto no sería sorprendente si hablásemos de una estrella en ciernes seguida por todos; sin embargo, su primer equipo no fue el Leicester ni otro cualquiera de las primeras cuatro divisiones del fútbol inglés, sino uno de Non-League, el Stocksbridge Park Steels. Ganando 30 libras al semana, jugó para el conjunto de Yorkshire durante tres temporadas antes de pasar un curso con el Halifax Town y otro con el Fleetwood Town, ambos también equipos de la Non-League. En 2012, después de marcar goles con asiduidad y recibir elogios por su trabajo, Vardy fichó por el Leicester. Su trayectoria continuó hacia arriba y, después de contribuir con 16 tantos en la temporada del ascenso a la Premier (2013-14), ahora es el talismán de los foxes en la máxima categoría.

Jamie Vardy of England during training at LFF Stadium, Vilnius Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 11/10/2015
Jamie Vardy en una entrenamiento con Inglaterra.
Foto de Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

Vardy es un caso distinto al de la mayoría de jugadores que salen cada semana en nuestros televisores junto a cantantes y actores. La mayoría ha pasado su juventud dentro de un gran club, persiguiendo su sueño y habituándose al nivel más alto del profesionalismo. Por lo que a Vardy respecta, llegó a una liga puntera después de subir escalón a escalón el trayecto de una vida deportiva verdaderamente ordinaria. A diferencia de la mayoría de sus compañeros, tiene 28 años, pero no lleva diez siendo el foco de atención para el público. No es un héroe nacional ni un gran fichaje llegado desde otro país. No aparece cada día en la primera página de los periódicos con una novia famosa. Jamie Vardy es un hombre normal que juega bien al fútbol.

Ha vencido muchos desafíos hasta conseguir una oportunidad y no la ha dejado escapar. Aunque todavía a día de hoy no recibe los mismos elogios que recibiría una estrella consolidada. Si Wayne Rooney hubiera marcado los goles que ha marcado él, hoy estaríamos leyendo incontables halagos en la prensa internacional. En su caso, hay que rascar la superficie para encontrar el reconocimiento a su figura.

Se podría llegar a pensar que la gente ha puesto el éxito de Vardy entre paréntesis a causa de un incidente fuera del campo: el Leicester lo multó después de que saliese a la luz un vídeo del delantero utilizando un término ofensivo contra un ciudadano japonés en un casino. Sin embargo, John Terry, Ashley Cole y otros tantos se han movido en ese terreno en alguna ocasión y su impacto mediático no se ha visto menguado por lo extradeportivo. Quizá lo más realista sea señalar que es la propia historia de Vardy la que lo hace menos atractivo. Su pasado es indudablemente interesante, pero no es lo que esperamos de una estrella de la Premier League. No es una celebridad. Pero merece que sus hazañas sean reconocidas.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Sin ser igual, recuerda en algunos rasgos a Luca Toni, que pese a haber jugado en algun club de Serie A, y muchos de divisiones inferiores, hasta que no llegó a la Fiore, no empezó a triunfar, como los canones futbolísticos mandan

Deja un comentario

*