Un defensa emocionante

Everton John Stones

Era la primera pretemporada de John Stones con el Everton y no quiso esperar mucho más para destacar. En uno de los partidos de la gira, contra la Juventus, se llegó a la tanda de penaltis. El vídeo se convirtió en viral y no es difícil imaginar por qué razón: cogió el balón justo después de que Pirlo fallase su lanzamiento y, con la tranquilidad y elegancia que le definen, tumbó a Storari antes de meter la punta de la bota sobre la parte inferior del balón, ejecutando un penalti a lo Panenka perfecto.

Fue una manera peculiar de presentarse ante una afición que no lo conocía, pues aún, con 19 años recién cumplidos, no había debutado en un partido oficial.

Todo lo que ha hecho Stones después de aquel penalti, aunque parezca complicado, ha sido sorprender. Ha sorprendido su rendimiento, ha sorprendido su imparable evolución y ha sorprendido la rapidez con la que el Everton ha tenido que rechazar ofertas millonarias: concretamente cuatro, todas del Chelsea, y la última de ellas por un valor de 38 millones de libras. Durante el último mercado de fichajes, Stones solicitó el famoso transfer request para que lo vendiesen al Chelsea. Tanto el presidente Bill Kenwright como el técnico Roberto Martínez declinaron su petición: “En los últimos años hemos sido muy valientes al darle oportunidades a los jóvenes para que progresen y es lo que seguiremos haciendo”, argumentó el entrenador de los toffees en innumerables ocasiones. Roberto Martínez no fue su descubridor, pero sí tiene un importante porcentaje de culpa en el éxito de Stones. Lo quiso cuando entrenaba al Wigan -estaba a punto de pasar el reconocimiento médico cuando una llamada de Moyes de última hora cambió los planes- y lo puso de titular en la Premier League en cuanto tuvo ocasión. Ahora también es indiscutible en la selección inglesa.

El Barnsley se guardó un 15% de una futura venta de John Stones, que habrían sido casi 6 millones de libras en el caso de que se hubiese cerrado su traspaso al Chelsea.

Roberto Martínez y John Stones (Foto: Focus Images Ltd)
Roberto Martínez y John Stones (Foto: Focus Images Ltd)

Esta semana, el Liverpool Echo ha publicado una entrevista con el ojeador que recomendó a David Moyes el fichaje de John Stones. Era una reunión en Finch Farm, la ciudad deportiva del Everton, entre Moyes, su segundo, el asistente, el entrenador y porteros y Tony Henry, jefe de ojeadores. De cinco personas, cuatro no estaban seguras de pagar 1’5 millones de libras (finalmente fueron 3 por bonus): “Era mucho para un chico de 18 años que no iba a estar inmediatamente en el primer equipo. Pero dije que en cuestión de 12 meses se convertiría en miembro de la primera plantilla”, explica Tony Henry. “Me dijeron que no necesitábamos un lateral derecho, pero insistí en que no era lateral derecho, sino central“. Stones jugó la mayor parte de sus 25 partidos en el Barnsley como lateral derecho. Su debut en el Everton, con Roberto Martínez como técnico, fue también en esa posición y hasta el 1 de enero, en Stoke, debido a una lesión de Jagielka, no fue titular en la Premier League. De central.

Y de repente una bomba de talento explotó.

Tony Henry: “Es atlético y muy bueno en el aire. Normalmente, no ves laterales derechos que son buenos en balones aéreos, pero vi un partido contra el Blackburn en el que cubría en los córners a Grant Hanley, su mejor rematador. Los laterales suelen estar en el primer palo, no con un central que remata”.

John Stones of Everton during the Barclays Premier League match at Goodison Park, Liverpool Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959 09/05/2015
¿Cuánto vale John Stones? (Foto: Focus Images Ltd)

Hay una jugada que Stones domina a la perfección y que refuerza, por si no bastase con su nacionalidad, su condición de futbolista inglés: el tackle. En el arte de robar el balón a ras de suelo es un elegido. Llega siempre y llega a tiempo, que no es lo mismo, por lo que se ha convertido en un corrector magnífico para Coleman, lateral propenso al ataque. Con esa agilidad de piernas y su impresionante amplitud de zancada, el inglés es una roca a campo abierto, un activo en la salida de balón en todos los ataques de los toffees y gracias a su portentoso juego aéreo también es capaz de achicar en los momentos difíciles cuando lo necesita su equipo. Una de sus mejores actuaciones como futbolista del Everton fue el pasado mes de abril ante el Manchester United (3-0), donde anuló por completo los envíos largos a Fellaini y terminó marcando uno de los goles del triunfo. Aunque en Stones se ven unas condiciones fabulosas, aún tiene fallos que cuestan partidos. Estos generalmente han llegado por su adicción al riesgo, por su capacidad para sentir templanza en los momentos más complicados: una salida de balón por abajo, un pase erróneo en defensa, un recorte extra en su propio campo. Puro exceso de confianza.

Que Stones siga siendo futbolista del Everton es una muestra del poderío que tiene la clase media en la Premier League. También es una prueba del talento que existe en las divisiones inferiores, sólo hay que desarrollarlo. “Stones no está en venta y seguirá siendo un miembro muy valorado de nuestro equipo”, dijo Bill Kenwright, presidente del Everton, el día en que anunciaron que rechazaron una nueva oferta del Chelsea. Este sábado (13:45 hora española) se verá las caras contra ellos. Aunque su experiencia se reduce a una temporada y media, Stones, a sus 21 años, ya es uno de los mejores defensas de Inglaterra. Quedarse en Goodison Park le garantiza ser titular en cada partido y poder aplicar a la vacante de central indiscutible en la selección inglesa sólo unos meses antes de la Eurocopa de 2016. Más adelante, todo hace indicar que el Everton seguirá recibiendo múltiples ofertas por Stones.

Su potencial es emocionante y jugoso para cualquier equipo de Europa.

Hay mucho potencial en Stones (Foto: Focus Images Ltd)
Hay mucho potencial en Stones (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*