Justicia para los 96 de Hillsborough

Picture by Seb Daly/Focus Images Ltd +447738 614630.13/04/2013.Liverpool fans hold banners relating to the Hillsborough disaster whilst players obverse a minutes silence during the Barclays Premier League match at the Madejski Stadium, Reading.

El partido duró seis minutos. El juicio ha sido el más largo de la historia del Reino Unido, pues duró más de dos años. Y sí, finalmente, como pedían en manifestaciones, conciertos, campañas o camisetas, se hizo justicia para los 96 hinchas del Liverpool fallecidos en el estadio de Hillsborough, en Sheffield. Durante años, el debate fue si fue una tragedia, un accidente o una muestra de incivismo de una hinchada que tenía su nombre manchado después de las muertes de Heysel, cuando muchos hinchas del Liverpool se comportaron como animales. Pero en el caso de Hillsborough, los animales llevaban corbata o uniforme.

Durante años, autoridades, policías y algunos medios de comunicación (especialmente The Sun, aún hoy sin peso en Liverpool como reacción al boicot de los hinchas del club red) crearon una red de mentiras con el fin de salvar su pellejo, ocultando la realidad sobre lo que sucedió en esa semifinal de Copa inglesa hace 27 años: la hinchada del Liverpool fue víctima de una organización deficiente, de un estadio viejo, de puertas cerrada, policías inexpertos y autoridades que no supieron estar a la altura mientras 96 hinchas del Liverpool, de entre 10 y 67 años, fallecían asfixiados. Hoy, el jurado dictaminó que no fue un accidente: fueron víctimas de un homicidio imprudente, atribuible a la policía.

Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd. 07904 640267.22/10/11.Fans at the Hillsborough memorial at Anfield, Liverpool before the Barclays Premier League match
Memorial en homenaje a las víctimas de Hillsborough, en Anfield. Foto: Focus Images Ltd.

El jurado también destacó que el comportamiento de los aficionados no fue causa de la tragedia. Se limpió el nombre de unas personas y unas familias que han vivido casi tres décadas luchando por el honor de unos hinchas de los que se decía que no respetaron las normas, que intentaron entrar sin entrada, que eran maleducados scoursers (la gente de Liverpool). Y no, eran hinchas pasionales que querían ver a su equipo y acabaron en una trampa. Durante décadas, la hinchada del Liverpool ha luchado por ellos. No los han dejado caminar solos en el olvido. Y hoy, a las puertas del juzgado, las lágrimas, los gritos de alegría y las palabras del “You’ll never walk alone” se han escuchado en, quizás, uno de los días más especiales en la historia del Liverpool. Más que goles, remontadas o copas. El Liverpool es grande por esto, por su gente. Los que no dejaron solos a sus hinchas. Los que no permitieron que dijeran que eran unos hooligans. No, esos 96 no.

Durante dos años, los familiares escucharon los detalles espeluznantes de cómo el estadio no estaba preparado, con puertas cerradas, poco espacio y unos jefes del operativo con perfiles diferentes. Algunos sin experiencia y otros como Peter Wright, un mentiroso que ocultó información y tenía ya mala fama por su forma de tratar a los mineros en huelga de la zona de Sheffield como si fueran animales. Un tipo duro. Thatcherismo del duro. Represión, odio, falsedad.

Y una mina parecían esos túneles de acceso al estadio, en Lepppings Lane, donde fallecieron decenas de chicos. El Reino Unido ha afrontado su pasado, esos años 80 oscuros y duros, en un caso que seguramente acabará convertido en un film. Un final feliz al juicio, en una historia sin felicidad. 96 sueños se rompieron en una época en que un gobierno trató a millares de británicos con dureza, sin compasión. Pero no pudieron callar sus voces. La justicia acabó ganando.

PD: El Reino Unido también goza de ejemplos de periodismo valiente. Difícil superar esta pieza del The Guardian sobre el caso. Lean, lean.

Mosaico en Anfield homenajeando las 96 víctimas en Hillsborough. Foto: Focus Images Ltd.
Mosaico en Anfield homenajeando las 96 víctimas en Hillsborough. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Más de un cuarto de siglo de la tragedia, el sinónimo de desastre, ineficiencia, corrupción y encubrimiento. Lo único bueno de esa tragedia fue el Informe Taylor, que logró modernizar las arcaicas instalaciones de fútbol inglesas, a costillas de demonizar a los “Scoucers”.

¿Alguien ha visto esas películas con “V for Vendetta” o “Wag the Dog”, donde el gobierno y sus agentes cómplices crean cortinas de humo para distraer la atención y que el peso de la culpa recaiga sobre un conveniente chivo expiatorio? Hillsborough es una muestra de esto.

Deja un comentario

*