Koné expone al Sunderland

Arouna Kone of Everton celebrates scoring the fifth goal against Sunderland during the Barclays Premier League match at Goodison Park, Liverpool.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
01/11/2015

Cuando se revelaron las alineaciones iniciales del Everton y el Sunderland, destacó el sistema elegido por Sam Allardyce. Dibujó un 3-5-2, un cambio inesperado de un entrenador conocido por la organización defensiva de sus equipos. En realidad, fue esta decisión táctica antes del primer balón lo que resultó ser más importante dentro de un partido frenético que concluyó en una victoria enfática del Everton por 6-2.

No cabe duda de que el Sunderland, sin ganar antes de la llegada de Allardyce, requiere de cambios para escapar del aprieto en que parece encontrarse cada temporada. Además, no existe una manera mejor de ganarse la confianza de la hinchada del Sunderland que derrotar al Newcastle en el derby Tyne-Wear y, como ya hicieron sus cuatro predecesores, el entrenador actual lo logró exactamente en su segundo partido como técnico. Aun así, incluso los hinchas más optimistas deben haber estado sorprendidos por la alineación de su equipo con Billy Jones, Wes Brown y Sebastián Coates en el eje de la defensa, y Patrick Van Aanholt y DeAndre Yedlin jugando como laterales avanzados. Un cínico pudiera sugerido que el equipo de Big Sam jugó en un 5-3-2, un sistema designado simplemente para defender pero Van Aanholt y Yedlin jugaron como extremos auténticos. Los estadísticos post-partido mostraron que la posición media de Yedlin en el campo fue el segundo más avanzado del once del Sunderland. Al principio, la táctica radical del normalmente tradicional Allardyce funcionó perfectamente. Van Aanholt fue protagonista desde la banda izquierda y, en el 4’, combinó con Steven Fletcher y envió un poderoso disparo al poste. Solo unos minutos más tarde, una jugada empezada por el lateral neerlandés terminó en de Tim Howard y un tiro de Fletcher a la misma parte de la madera que el anterior.

El Sunderland, desde ya luchando por la salvación, iba a arrepentirse de perder estas ocasiones tempranas. En el 19’, aprovechándose del espacio dejado por sus oponentes, Gerard Deulofeu recibió un pase perfecto de Arouna Koné por la derecha. Se aproximó al área de penalti y anotó con aplomo. Fue el tipo de remate con que debe mejorar su cuenta de goles, que actualmente es bastante decepcionante para un jugador de tanto talento natural. El sistema del equipo visitante había contribuido a la creación de ocasiones en ataque, pero con el Everton en auge, sus debilidades se manifestaron de manera catastrófica. Los tres defensas no podían lidiar con la fuerza y rapidez de los jugadores ofensivos de los toffees y cuando Koné marcó el segundo tanto desde el borde del área, el Everton tuvo el dominio total.

Defoe intentó rescatar al Sunderland (Foto: Focus Images Ltd)
Defoe intentó rescatar al Sunderland (Foto: Focus Images Ltd)

Contra todo pronóstico, el Sunderland logró a nivelar el juego en un periodo de cinco minutos alrededor del intervalo. Jermaine Defoe le robó la cartera de John Stones y mostró su eterno toque goleador para dar esperanza a los black cats antes del descanso. Solo cinco minutos después de pasar por vestuarios, Van Aanholt creó otro gol, centrando perfectamente a Fletcher para que el escocés empatara el marcador con un cabezazo a la escuadra.

Sin embargo, en los últimos 35 minutos, un partido en la cuerda floja se convirtió en una goleada protagonizada por Deulofeu y Kone. Empezó con un centro tentador del catalán que fue desviado en su propia portería por Sebastián Coates con Lukaku acechando detrás de él. Y Deulofeu asistió con precisión perfecta de nuevo cuando su pase, llegando esta vez a su destinatario intencionado, fue convertido en gol por Lukaku. El belga escapó de Brown y regateó a Costel Pantilimon, disparando a puerta vacía. Cuando salió del campo, Goodison Park ovacionó al ex-canterano del Barcelona, pero el estilo ridículo en que intentó fingir un penalti de Billy Jones antes de aquellas contribuciones no le granjeará el cariño de la hinchada inglesa.

Kone también creció en un partido en que el Sunderland había perdido toda esperanza. El marfileño anotó su segundo gol de la tarde después de un contragolpe arrasador de los de Roberto Martínez. El momento más memorable fue el gol que redondeó su tarde, no sólo por completar el hat-trick con un cabezazo al fondo de la red, sino por el centro exquisito de Lukaku con el exterior del pie. Fue un gol de una belleza técnica que solo puede ser marcado por un conjunto desbordante de confianza.

La fluidez con que el Everton trasladó la pelota, exponiendo las debilidades de sus oponentes de manera brutal en la segunda parte, debe representar el tipo de fútbol que se juega en los sueños de Roberto Martínez. Al haber enfrentado a los ocho mejores equipos de la temporada pasada en las primeras diez jornadas de la Premier League, ahora el Everton puede arrancar su temporada de verdad. Para el Sunderland, si Allardyce no remedia pronto la falibilidad defensiva de su equipo, ésta puede ser una temporada de pesadillas.

Gran partido de Deulofeu y Lukaku (Foto: Focus Images Ltd)
Gran partido de Deulofeu y Lukaku (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

4 comments

Hola,

Solo para notificarles que hay algunos errores de redacción/edición en el artículo:
* Un cínico pudiera sugerido que el equipo (supongo que quería decir “pudiera sugerir” o “hubiera sugerido”)
* una jugada empezada por el lateral neerlandés terminó en de Tim Howard (terminó en ??? de Tim Howard)
* Hay algún Koné sin acento
* le robó la cartera de John Stones (¿no quedaría mejor “le robó la cartera a” o “robó la cartera de” sin el artículo?)
Sólo les pongo esto porque leo casi todos los artículos de la página y me sorprendió ver esta cantidad de errores, normalmente hay muy pocos o ninguno.

Hola Fausto,

Ha habido algún error de edición, tienes razón. Rajan es inglés y su dominio del castellano es bueno, pero no perfecto. Tratamos de que sus artículos se publiquen impecables y en éste se nos han colado algunas incorrecciones por el medio. Te pido disculpas.

Gracias por el aviso.

No hay de qué Carlos, de hecho no había visto quien era el autor, y es normal que nos pase. Saludos y gracias por todo el contenido, que de verdad se agradece en estos tiempos.

Deja un comentario

*