La flexibilidad táctica de Martínez

Roberto Martínez-Everton-Focus

Una diferencia sustancial que existe ahora mismo entre Roberto Martínez y Arsène Wenger es que uno muestra una mayor flexibilidad táctica que el otro. Martínez mueve las piezas del puzzle en función del rival, se adapta a él para intentar explotar sus debilidades, cosa que en Wenger no es habitual. El libreto del técnico alsaciano es mucho más rígido y últimamente es difícil que utilice algo distinto al clásico 4-2-3-1 o al 4-1-4-1, independientemente de si las cosas funcionan o no.

En cambio, la habilidad esta temporada de Martínez para aprovechar sus recursos es superior. Recursos, ya que se habla tanto del dinero que “no tiene” el Arsenal y que compite en “inferioridad” con respecto a las millonarias chequeras de Chelsea o Manchester City, basados en un presupuesto inferior: el presupuesto toffee es sensiblemente inferior al gunner.

Tanto es así que la mayoría de refuerzos del Everton en el primer año de Martínez en el banquillo llegaron a través de cesiones: Romelu Lukaku desde el Chelsea, Gareth Barry desde el Manchester City o Gerard Deulofeu desde el Barcelona.

El caso es que las dos primeras opciones que se le ocurrían a uno a la hora de identificar elementos con los que el Everton podía hacer daño al Arsenal eran dos: Ross Barkley y Deulofeu (o Mirallas). Barkley, entre líneas y apareciendo en la zona de los mediocentros como ocurrió las dos veces que los toffees visitaron el Emirates durante este curso. Mientras que otra posibilidad era hacer hincapié en el uno contra uno de Deulofeu, o Kevin Mirallas, ante Nacho Monreal. Ni una cosa ni la otra. Roberto dejó en el banquillo a Barkley y a Deulofeu, y además ubicó al belga Mirallas en el costado defendido por Bacary Sagna.

La apuesta del entrenador español pasaba por ubicar a Lukaku en la banda derecha y a Steven Naismith como jugador más adelantado. De esa forma los centrales del Arsenal se quedaban sin una referencia y Lukaku, en un rol similar al empleado por Diego Pablo Simeone en alguna ocasión con Diego Costa ante el Barcelona, partía desde el costado derecho.

Esquemas Everton-Arsenal

Disposición táctica tras la entrada de Barkley por Osman en el 10′

Lukaku, decisivo en la banda derecha

Los dos primeros goles del Everton tienen relación con esas decisiones tomadas por Roberto Martínez en la pizarra. En el 1-0, un fantástico pase de Leighton Baines a la espalda de la zaga rival encuentra el desmarque de Lukaku, que realiza la diagonal desde su posición, gana la espalda a Nacho Monreal y se cuela entre el español y Thomas Vermaelen. En el 2-0, el Everton obtiene una especie de “aclarado” para que el delantero belga encare a Monreal y tenga tiempo y espacio para resolver la jugada sin que nadie le incomode, ni los mediocentros, ni el extremo izquierdo, ni tampoco Vermaelen o Monreal.

Arsenal: sin soluciones

Si una zona ha sido problemática esta campaña para el conjunto del norte de Londres esa ha sido la de lateral izquierdo, pese a que Kieran Gibbs ofrece un buen nivel. Son muchos los adversarios que hacen hincapié en atacar por ese costado y obtener beneficios de lo poco poblada y mal defendida que está esa banda. El Arsenal no logra que el extremo de ese lado -Lukas Podolski en Goodison Park- sea solidario en fase defensiva, pero tampoco en la derecha tienen demasiado retorno defensivo Santi Cazorla o Tomas Rosicky, algo que deja muy expuestos a ambos laterales, Sagna y Gibbs, y con unos mediocentros, Arteta y Flamini, incapaces de sumar las suficientes coberturas.

Por tanto, una vez asumido que Podolski, Cazorla y Rosicky sufren para evitar el dos contra uno de futbolistas de la talla de Leighton Baines o Seamus Coleman, la solución debe ser buscar alternativas, variantes. Como por ejemplo modificar el esquema táctico y probar un 4-3-3 en el que dos interiores acompañen al mediocentro, algo que hubiese permitido la incorporación de Kim Kallstrom en enero si el sueco llega con un buen nivel físico.

Ramsey-Arsenal-Focus

Ramsey no jugaba desde el pasado 26 de diciembre (Foto: Focus Images Ltd)

Ramsey y Oxlade, las esperanzas gunners

Lo sucedido en Goodison Park privará, por acumulación de amarillas, a Mathieu Flamini de disputar la semifinal de la FA Cup del próximo sábado ante el Wigan en Wembley. De cara a ese partido, las novedades en la escuadra de Arsène Wenger pueden ser Aaron Ramsey y Alex Oxlade-Chamberlain, ambos suplentes en Goodison y los únicos que en el segundo tiempo animaron al equipo y dejaron destellos ilusionantes. No hay muchas dudas de que su presencia eleva la calidad del equipo. La incógnita es si Ramsey estará para jugar el partido completo, aunque tras jugar ya 25 minutos en Liverpool en el día de su reaparición (se lesionó el 26 de diciembre en Upton Park) eso parece bastante probable. El Arsenal necesita más que nunca al galés.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

8 comments

Oxlade-Chamberlain es el mejor jugador de largo del Arsenal ahora mismo. No entiendo la razón por la que ha sido suplente. Es un lujo que el Arsenal no se puede permitir.

Totalmente. Las lesiones se han cebado con nosotros, pero no hay excusa para la actitud que se esta viendo en estos partidos cruciales.

Por otro lado… que gusto da ver el trabajo de un buen técnico. El Everton de Bob Martinez tiene pinta de que será un equipo de culto.

Tanto como un equipo de culto… ya veremos qué pasa la temporada próxima cuando se vayan los cedidos, y quién sabe si alguien más. Gran parte del éxito del equipo dependerá del criterio de Bob al moverse en el mercado. Yo diría que el Everton es un buen equipo, con un entrenador buenísimo que ha exprimido a cada jugador hasta sacarle, descubrirle o recuperar su mejor versión, y además funcionan como conjunto. Creo que la presente temporada va a ser complicado que se repita.

Está claro que las lesiones nos han perjudicado, tanto quitando jugadores, opciones tácticas y recursos como agotando a los jugadores que están jugando.

Pero el principal problema del Arsenal es que los jugadores han perdido toda confianza. Porque si comparamos con el Everton, el Arsenal es mejor en calidad, y por supuesto en presupuesto, así que no hay excusas de ese tipo.

No creo que se pueda acusar a los jugadores de falta de actitud, a ninguno de ellos. Pero hay tantas dudas y miedos que no hay nadie que se atreva a nada, y de todos modos eso no sería suficiente contra casi ningún equipo de primera, aún menos contra uno que juega tan bien colectivamente. Todos los jugadores necesitan cambiar el chip y todos a la vez, como pasó en la segunda parte contra el City. Si hay uno que duda cualquier mecanismo colectivo se hunde.

Deja un comentario

*