La historia de Matthias Ginter, el chico que quiere fichar el Arsenal

La historia de Matthias Ginter es de esas con las que convencerías hasta al más racionalista de la existencia de la suerte. La suya es una historia de suerte. Y de talento.

 

Veamos: allá por finales de 2011, Matthias juega en el Juvenil A del Friburgo. Había marcado 14 goles en 25 partidos en la temporada anterior, llevaba 9 goles en la temporada actual y es considerado uno de los atacantes más prometedores de la cantera del club de Baden-Wurtemberg. Sin embargo, al por aquel entonces mediapunta aún le quedaban varios pasos hasta alcanzar el fútbol profesional, como pasar por el equipo U19. En ese momento, en ese (imaginamos que) frío invierno de 2011, lo más normal es que Matthias nunca esperase la serie de circunstancias que le iban a llevar a pasar de ser un desconocido goleador juvenil en el Friburgo a sonar, con fuerza, para ser el central por el que el Arsenal iba a pagar casi 8 millones de euros en poco más de un año y medio.

Tras acabar la primera vuelta de la temporada 2011/2012, el Friburgo, aquel Friburgo de Papis Demba Cissé, se encuentra en puestos de descenso: 13 puntos en 17 partidos. El club decide sustituir al entrenador y darle el mando a Christian Streich, un semidesconocido trabajador del club que llevaba más de 15 años en las categorías inferiores y que conoce a Matthias desde los 14 años. Streich le llama desde el primer día a entrenar con el primer equipo, directamente desde el juvenil. Y, en su primer partido como primer entrenador, un duelo en casa contra un rival directo en la pelea por evitar el descenso como el Augsburgo, le saca en el minuto 70, de delantero. Y el Friburgo gana ese partido 1-0, con gol de Matthias Ginter en el 88′.

Sus siguientes partidos transcurren con la normalidad que deben transcurrir los partidos de un chico de 18 años que ha destacado en su debut: juega pocos minutos, pero lo hace como delantero. Hasta que, en la víspera de un partido contra el Borussia Mönchengladbach, se lesionan los cuatro centrales del equipo: Höhn, Krmas, Barth y Ferathi. Y Christian Streich, con la responsabilidad de estar jugándose el descenso con el club de toda su vida, pone a Matthias Ginter de titular en el centro de la zaga. Un chavalito de 19 años recién cumplidos que había sido atacante toda su vida.

De los siguientes 9 partidos, el Friburgo no pierde ninguno y solo recibe 5 goles. Matthias no vuelve a salir del equipo titular hasta el día de hoy. Ese año se salvan, y en la temporada siguiente rozan la clasificación para la Champions League , siendo a priori uno de los candidatos más claros al descenso. En ese tiempo, Matthias gana dos veces el prestigiosísimo premio Fritz Walter al jugador más prometedor de Alemania –sucediendo a Mario Götze y a Julian Draxler–, pasa por todas las categorías inferiores del país, es titular en la selección sub21 que pierde contra España en el Europeo de Israel y es considerado casi unánimamente por los analistas como el futuro acompañante de Matts Hummels en la selección alemana.

¿Cómo juega Matthias Ginter? Es un defensor diestro, muy rápido, ágil, robusto y técnicamente muy bueno. También es muy versátil: la temporada pasada jugó de central (la mayoría del tiempo), lateral, mediocentro y hasta mediapunta.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*