La historia de Moyes, Ferguson y la familia Glazer

Moyes-Manchester United-Focus

David Moyes, el sustituto de Sir Alex Ferguson a quien el Manchester United había firmado un contrato hasta 2019, no ha cumplido ni tan siquiera un curso completo en el prestigioso banquillo de Old Trafford. Y es ahí donde empieza esta historia, en la figura del mítico manager de los red devils. Se reprocha a los directivos del Man United que no demuestren confianza en Moyes cuando las cosas vienen mal dadas y tarden menos de doce meses en perder la paciencia, ¿pero de quién fue la decisión de fijarse en el entrenador escocés del Everton para el cargo? Principalmente de Sir Alex Ferguson. Que haya sido el técnico más laureado de la historia de Old Trafford, y uno de los más reputados de la historia del fútbol, no impide que tenga una cuota de responsabilidad significativa en este periodo de transición, transición fallida de la mano de David Moyes. ‘Fergie’, y no la familia Glazer, fue el principal impulsor de la contratación de Moyes en mayo de 2013. Y ahora son los Glazer los que han perdido la paciencia en una historia con múltiples aristas por analizar.

Avram Glazer en mayo de 2013 : “Sir Alex fue muy claro con su recomendación. Estamos encantados de haber llegado a un acuerdo con David [Moyes].”

Se rompe el tándem Ferguson-Gill

El mes de mayo de 2013 no supuso tan solo el punto final de una era de 27 temporadas con Sir Alex ejerciendo de entrenador en Manchester. ‘Fergie’ era el emblema de la institución, era un entrenador con muchísimo poder, gran personalidad y responsabilidad en la toma de decisiones en diversos departamentos del club. Sin embargo, su marcha no fue el único cambio que se produjo.

Moyes se desprendió de los grandes apoyos del cuerpo técnico de SAF, como eran Rene Meulensteen, Mike Phelan y el preparador de porteros Eric Steele. Optó por acompañarse de su gente confianza, en lugar de una opción mixta -elegida por otros técnicos en la Premier League como Jose Mourinho o Rafa Benítez- consistente en mantener a alguno de los integrantes del antiguo staff, que hubiese sido valioso tanto por su experiencia en el puesto como por su complicidad con la plantilla y conocimiento de la misma.

Más trascendente fue lo ocurrido en los despachos, que asistieron a la despedida de David Gill, uno de los grandes ejecutivos de la historia de la Premier League. Algo que desde luego no tiene nada que ver con la figura de Moyes, puesto que Gill ya había anunciado su marcha en febrero de 2013, meses antes de que se conociese públicamente la decisión alcanzada por Sir Alex Ferguson. El tándem Ferguson-Gill había trabajado junto durante más de quince años en Old Trafford, siendo Gill tanto director financiero como posteriormente director general ejecutivo: con una gran relevancia en las negociaciones efectuadas durante ese tiempo.

Malcolm Glazer adquirió por primera vez un paquete de acciones del Manchester United en marzo de 2003 (un 2,7%) y alcanzó el 57% en mayo de 2005.

Pronto se cumplirá una década desde que la familia Glazer se convirtió en propietaria de la entidad, un desembarco, el suyo, en Manchester que generó controversia y desencanto entre buena parte de la hinchada. Esas protestas se dirigieron a Joel, Avram y Bryan Glazer, los tres hijos del magnate estadounidense Malcolm Glazer, desde la primera vez que pisaron Old Trafford. No obstante, la parcela deportiva continuó durante varias temporadas gestionada por figuras como Sir Alex Ferguson o David Gill, sin inmiscuirse en ese aspecto la familia Glazer, que sí ha dado un paso al frente en esa faceta a raíz de lo ocurrido la pasada primavera. Joel y Avram Glazer, que ejercen como copresidentes, apostaron por Ed Woodward como sustituto para el rol de David Gill.

Woodward, un hombre joven y de confianza de los Glazer, proviene de los negocios y asumió el cargo de director ejecutivo sin que su primer verano al frente fuese demasiado brillante, por no decir lo contrario. No logró materializar, por distintos motivos, ninguna de las negociaciones abiertas con distintos futbolistas de categoría mundial: el Manchester United se quedó con las ganas de firmar a Cesc Fábregas, a Thiago Alcántara, a Leighton Baines o a Ander Herrera.

La plantilla y la planificación deportiva de los red devils requería una serie de incorporaciones el pasado verano, pero la única que aterrizó en Manchester fue la de Marouane Fellaini -el último día del mercado por 32 millones de euros-. La transición en el banquillo (Ferguson-Moyes) era complicada y la transición en los despachos (Gill-Woodward) tampoco fue exitosa. Uno de los grandes errores del Man United durante este año fue no acompañar lo suficientemente bien a Moyes, que echó en falta un potente director deportivo o un director ejecutivo capaz de mejorar la plantilla. No le entregaron a David las condiciones más favorables para triunfar.

Sir Alex Ferguson-Ed Woodward-Manchester United-Focus

Ed Woodward junto a Sir Alex Ferguson (Foto: Focus Images Ltd)

Sin confianza ni sintonía

Un cúmulo de circunstancias han propiciado la destitución de David Moyes esta semana, incluyendo los malos resultados y la inexistente química con una amplia mayoría del vestuario. Pero la gran razón por la que considero que es un acierto cambiar de entrenador es la falta de confianza hacia la figura de Moyes. Si no confías plenamente en tu entrenador -el elegido por Ferguson y en el que la familia Glazer ya no confiaba, si es que alguna vez confió-, lo mejor es buscar una alternativa, buscar alguien -y esa figura puede ser Louis van Gaal- en quien sí confíes para liderar tu proyecto.

Me acuerdo del Chelsea y de lo sucedido en Stamford Bridge a lo largo del año 2012, empezando por el nombramiento de Roberto Di Matteo como técnico interino. El italiano no era ni siquiera la primera opción para reemplazar a André Villas-Boas, ya que el plan A de Roman Abramovich era Rafa Benítez. Di Matteo se proclamó campeón de Europa en Munich, pidió un contrato de tres temporadas y Roman tan solo le otorgó dos. En realidad, no confiaba en él, si bien prácticamente se vio obligado a continuar con RDM en el banquillo tras el anhelado título que había conquistado y la imposibilidad de firmar a Jose Mourinho o a Pep Guardiola. Al final, la falta de confianza en Di Matteo se acabó plasmando en su destitución meses después y en la falta de sintonía durante el mercado estival: el técnico quería unas cosas y el magnate ruso otras distintas.

A eso se exponía el Manchester United si continuaba en el banquillo un entrenador a quien los máximos directivos le habían perdido la confianza: a que no existiese ningún tipo de sintonía este verano a la hora de acudir al mercado veraniego, una cita en la que el United, la cuarta entidad futbolística que más dinero ingresa en el mundo según los últimos resultados de ‘Deloitte’, tiene puestas muchas esperanzas. Tras firmar sus peores resultados deportivos en más de 20 años, y habiendo de por medio una plantilla que necesita una cierta remodelación, el Man United espera realizar una gran inversión económica. De hecho, el convencimiento es pleno en el seno del club y desde hace algunos meses existe el convencimiento en el vestuario del equipo de que llegarán “superjugadores”. ¿Es Moyes el tipo de entrenador con la suficiente personalidad como para entregarle plenos poderes y potestad absoluta en los fichajes? En caso contrario, ¿los fichajes que querría hacer y que intentará lograr el club serían acordes a los gustos del técnico escocés?

Moyes-Manchester United-Focus

Tiempos mejores (Foto: Focus Images Ltd)

Sorpresa relativa

La vieja historia de que el Manchester United tendría una paciencia infinita con David Moyes porque ya la tuvo con Sir Alex Ferguson a finales de los años 80s era una lectura con muchos matices, principalmente porque las cosas han cambiado en el fútbol durante estos más de veinte años y sobre todo porque la gente que manda ahora en la entidad no tiene nada que ver con la que mandaba durante los primeros cursos de ‘Fergie’. Y cuando digo nada es nada.

Esto escribí el pasado 5 de enero, primer momento en el que tuve la sensación de que el cargo de Moyes podía peligrar, cuando el Manchester United cayó eliminado de la FA Cup en casa ante el Swansea tras un mes de diciembre con otras dos derrotas como local.

David Moyes tiene firmado un contrato por seis temporadas hasta junio de 2019. Pero las cosas están cambiando en el fútbol inglés en la última década como consecuencia, entre otros motivos, de la presencia de tantos propietarios e inversores extranjeros. Se suele recordar aquello de que a finales de los años 80 el Manchester United no perdió la confianza en Sir Alex Ferguson a pesar de estar varias campañas sin ganar títulos. Tan cierto como que los propietarios del club son ahora los Glazer, por lo que el contexto y la realidad del equipo no es la misma. Al mismo tiempo, la familia Glazer es propietaria desde 1995 de los Tampa Bay Buccaneers, de la NFL de fútbol americano, franquicia en la que tres entrenadores distintos han sido destituidos en los últimos cinco años. El último (Greg Schiano), la semana pasada.

No esperaba la destitución de David Moyes antes de finalizar el presente curso, aunque tampoco una paciencia infinita.

Martin Ferguson-Sir Alex Ferguson-Manchester United-Focus

Sir Alex y Martin Ferguson hace unas semanas (Foto: Focus Images Ltd)

El futuro

Varios de los mejores entrenadores del mundo tienen una vinculación actual muy firme con sus respectivos clubes: es el caso de Pep Guardiola, Jose Mourinho, Diego Pablo Simeone o Jürgen Klopp. Cuatro técnicos con el nivel y caché más que sobrado para trabajar en Old Trafford, pero que seguramente sean inalcanzables en este momento determinado. Siendo así, Louis van Gaal se postula como el gran candidato a relevar a David Moyes este verano, aunque no es en absoluto descartable que surjan más nombres. La familia Glazer tendrá que decidir también qué grado de autonomía entregan al entrenador en cuestión y si resulta conveniente contratar un director deportivo.

Una nueva era está a punto de arrancar en Old Trafford.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

11 comments

Cierto es que la situación del fútbol actual no es la misma… pero si no seguían confiando en él, ¿por qué no aguantar cuatro encuentros? Ya al finalizar la temporada anuncias que dejas de contar con él. O antes, cuando todavía podías luchar por algo. No sé, no me ha parecido una buena decisión, sobre todo por como se ha producido. He escrito un artículo sobre ello, aunque no tan bueno como este: http://www.elfutbolesinjusto.com/david-moyes-la-paciencia-perdio-la-batalla/

El tema es que, según lo firmado en el contrato, había una particularidad que implicaba que el Man United solo tenía que pagarle UN AÑO de finiquito a Moyes si el equipo no se clasificaba para la Champions. Y claro, matemáticamente eso se concretó el domingo tras perder ante el Everton. Resumen rápido: perdieron la paciencia en febrero tras perder en Grecia y quisieron aguantarlo hasta ahora porque el equipo seguía vivo en Champions y porque si no se metían en Champions solo tenían que pagarle un año de finiquito.

Yo apostaría antes por la dupla Giggs-Scholes que por Van Gaal. El problema fue hacerle caso a Ferguson, porque el entrenador totalmente idílico para durar años y más años en Old Trafford era Guardiola. Ahora a mí el que más me gusta (pero lo quiero para el Barça) es Joachim Low, que no se moverá de Alemania.

Pienso algo parecido, ¿pero no crees que la gran renovación que requiere la plantilla no puede verse dificultada por el hecho de que ambos fueron compañeros de vestuario?

FRANK DE BOER sino lo tiene ya atado el Barcelona, joven y creo que sobradamente preparado por lo que esta haciendo con el Ajax y por su carrera como jugador.

Criticar la decisión de fichar a Moyes, a toro pasado, es fácil. En su momento es cierto que había mejores candidatos, pero bueno, el escocés venía de construir un Everton competitivo y bastante potente, y se creyó que podría hacer algo grande con mejores jugadores y mayores recursos. Al final, se marcha sin haber encontrado un sistema táctico convincente y claro, y habiendo fracasado en los fichajes (y no porque fueran malos jugadores precisamente). Su destitución es justificada, y lógica.
Para suplirlo, el que más me gusta es Blanc, pero se le ve a gusto en el PSG. Lo mismo pienso en cuanto a Klopp. Siendo realistas, las dos opciones más factibles son Roberto Martínez o Van Gaal. Con Bob repetirían la misma apuesta, aunque es un técnico con una riqueza táctica mucho mayor que Moyes, su Everton ha mejorado al de su precedesor, y tiene un plus en carácter con respecto a éste. Por otro lado, Van Gaal es un entrenador ideal para realizar una transición. A día de hoy está en proceso de regeneración de la Oranje (acaba contrato tras el Mundial), y ya hizo un trabajo espléndido con el Bayern (él apostó por Badstuber, Alaba y Müller, pulió a Luiz Gustavo y trajo a Boateng, por ejemplo), y en su día no olvidemos que fue quien sacó del filial a Iniesta, confió en Puyol y dio galones a Xavi en un Barça que no pasaba por su mejor época.
Creo que Van Gaal le vendría de perlas al United: aprovecharía una buena cantera, purgaría el vestuario y sacaría partido a los buenos jugadores que ya hay.

Gran articulo. Con respecto a Moyes, fue muy desacertada la politica de fichajes, y esto condicionó la temporada, mas alla de la capacidad y/o personalidad del escocés para conducir un club tan grande y con tanta responsabilidad.

Y aprovechando que mencionas la llegada de los Glazer al club, sería bueno, (si ya se hizo no lo he leido) un articulo sobre el FC United of Manchester, el caso mas conocido (hay algun otro creo) que refleja el descontento de los hinchas en Inglaterra con los nuevos millonarios…

Leo en general una lectura desacertada del verdadero problema. No tanto de el articulo, sino de los comentarios. Primero, es correcto despedir a Moyes ahora, ya que tenerlo cuatro partidos mientras se busca a la desesperada un entrenador (y hay que encontrarlo ya), es una falta de respeto a Moyes. No se le hecha antes ya que este va a ser un verano caro para el ManU, y la diferencia de pagar un anyo de compensacion o cinco es importante. El ManU no puede tener paciencia con Moyes ya que el ManU es un negocio/marca y ya no un club deportivo. Si la proxima temporada no se clasificaba a Champions seria imposible renovar sponsors. Para asegurarse que no pase necesita renovar plantilla, y Moyes no parece que pueda convencer a ninguna estrella (al parece ya estan Kroos y Koke apalabrados). El problema es que con tantos clubes con dinero, hay que fichar pronto y con decision. Y eso lo tiene que hacer un entrenador que sabe lo que hace. No es momento de mas riesgos. Y lo hacen en mal momento. Fue el verano pasado cuando era idoneo para fichar un entrenador de garantias. Pep, Mou, Ancelotti, Blanc, Heynckes, Pellegrini, Mancini y Benitez firmaron el veranos pasado nuevos contratos. Y con los posibles cambios de entrenador en Barcelona y Arsenal la busqueda no va a ser facil. Todos estan comprometidos con sus respectivos proyectos (Mancini no tanto, pero seria hechar gasolina al fuego su fichaje), y no seria barato rescindir sus fichajes sin ademas levantar ampollas con los duenyos de los jugadores estrellas que necesitan fichar este verano. Al final queda el comentado Van Gaal, Simeone y Klopp. Los dos ultimos son entrenadores sin mostrar ninguna capacidad para fichar estrellas, que destacan por su poder motivacional, pero que es dificil hacer lo mismo en idioma que no dominan. Van Gaal tiene un problema que nadie ha comentado. Este verano juega la copa del mundo, y como pronto estaria disponisble en mediados de Julio. Uno de los problemas con Moyes es que empezaron a planificar la plantilla demasiado tarde, y hacer el mismo error seria inperdonable. Otras opciones como Giggs o Roberto Martinez no son factibles, ya que necesitan un entrenador capaz de fichar a los mejores jugadores del mundo (y retener los pocos que tiene el Man U) y no pueden permitirse la paciencia del Liverpool con Rodgers (vease Moyes). Al final les queda solo un Van Gaal o Queiroz con Copa del Mundo o Wenger y Mancini (y Benitez?) dificultados por la rivalidad de sus equipos. No me extranyaria que la lista de opciones que manejan los Glazers empiece con Alex Ferguson y tenga a David Moyes como segunda opcion.

Deja un comentario

*