La inestabilidad del Chelsea

mourinho

Hace un mes que el Chelsea de Mourinho no gana un partido. Un empate contra el Manchester United, un empate -que terminó en derrota- contra el Bayern Múnich, un 1-0 en contra frente el Everton y un sorprente traspiés en Stamford Bridge ante el Basilea. Un mes. Un mes ya ha pasado desde que el Chelsea ganase por 2-1 al Aston Villa.

Y lo que es peor: el equipo no convence.

mourinho
(Foto: In Mou we trust)

 

Jose Mourinho lleva varios días, incluso semanas, explicando que su plantilla está en pleno proceso de adaptación a unas nuevas ideas: “Hay inestabilidad, es parte del camino. Cuando un equipo está listo y es un ‘producto terminado’, ahí es cuando mantienes estabilidad”. Hay una cosa clara: “Entre empezar bien y terminar mal, yo prefiero empezar mal y terminar bien”.

Ahora bien: ¿Cuál es el proceso al que está sometiendo Mourinho a este nuevo Chelsea? Él lo explica así: “Estamos cambiando. No quiero defender con las líneas retrasadas. No quiero centrales jugando en el centro del campo. No quiero balones largos hacia un delantero solitario. No quiero eso. Estoy de acuerdo en que tenemos que conseguir mejores resultados. Estoy de acuerdo en que, en este nivel, algunos clubes no pueden esperar tres, cuatro o cinco años para tener el equipo listo, así que tenemos que acelerar el proceso. Pero no voy a cambiar. Queremos que el equipo juegue de una manera y así es como lo vamos a hacer”.

El equipo que busca el técnico portugués es un equipo activo, no reactivo. Que proponga y genere ocasiones, que someta al rival y aniquile cuando pueda, algo similar a lo que ocurrió en los primeros minutos de la primera jornada contra el Hull City. “Contra el Fulham necesitamos una victoria pero si la gente espera que juguemos con la línea retrasada, nueve futbolistas detrás de la pelota y esperando a que ellos cometan un fallo para marcar un gol al contraataque… No, no vamos en esa dirección”.

Y, por si fuera poco, el calendario no afloja. Tras el partido contra el Fulham, la semana siguiente es el duelo londinense contra el Tottenham (antes, el martes, juegan contra el Swindon una ronda de la Capital One Cup) para justo después viajar a Rumanía a intentar recuperar contra el Steaua los puntos perdidos en el primer partido de Champions League. Este nuevo Chelsea de Mourinho es, como dice él, inestable hasta el momento, incluso con síntomas de poca madurez, pero no debe sorprender: están preparándose. Pronto explotarán.

Related posts

5 comments

Dardos a Benítez, al que no habría estado mal verlo trabajar este año con la estabilidad y los medios de Mou. En Nápoles no dirán lo mismo.

Que al Chelsea se le exija más que eso es normal, pero Benítez empieza a trabajar con el equipo ya virtualmente eliminado de Champions y logra lo máximo que podía lograr en ese momento: ganar la Europa League. Tampoco es que al Chelsea le sobren títulos europeos en su historia.

¿Mejorable la temporada en conjunto? Por supuesto. Pero en el contexto en el que se desenvuelve Benítez el año pasado fue sui generis. Por esto, solo digo que hubiera estado bien verlo en unas condiciones normales este año.

Dardos a Benítez porque que el Chelsea presuma de ganar la Europe League y quedar 3os en Liga es como si los Miami Heat se echan a la calle para celebrar el primer puesto en la División Sudeste de la NBA.

Mourinho se lo ha buscado criticando a Benitez de la manera que lo hizo. No se puede menospreciar así el trabajo de un entrenador solo porque en lo personal no se lleven bien. Ni Mou es tan bueno ni Rafa es tan malo.

Deja un comentario

*