La magia del Non-League football

Barrow celebrate winning the Conference North championship at Crown Meadow, Lowestoft
Picture by Rob Howarth/Focus Images Ltd 07768 285551
25/04/2015
25/04/2015

La jugada del conjunto local maduró progresivamente hasta terminar en saque de esquina. Fue entonces cuando el dorsal número 8 se aproximó al córner para efectuar el saque. Mientras, defensores y atacantes permanecían atentos a la llegada del balón, como aquel que espera a su tren en un andén ajetreado. El 8 se acercó a recoger el esférico dando la espalda al área, levantó la cabeza y su mirada se ancló en mi posición. Me encontraba a punto de grabar la secuencia del córner cuando él se dirigió a mi persona: “¿De dónde eres?” preguntó amigablemente. Parecía feliz por el hecho de que alguien fuese a presenciar su lanzamiento desde una vista tan privilegiada. “De España” respondí con premura mientras que en mi interior gritaba “¡Pero saca ya, 8, que te están esperando!” “Oh, ¡España! Yo fui a Benidorm en verano”, declaró sonriendo, como si en una fracción de segundo decenas de fotogramas de una desfasada estancia en la costa levantina le inundaran la cabeza. Se giró y colocó la pelota minuciosamente en la intersección de la línea de fondo con la fracción del círculo que limita la esquina. Dispuesto ya a sacar, dio un primer paso hacia atrás y en seguida volvió a dar uno hacia delante. Algo no le convencía, así que por segunda vez plantó el balón. Ahora sí, todo en orden. Uno, dos, tres y cuatro pasos a modo de carrerilla sosegada. Se agarró a la valla metálica en la que un negocio local se publicita y observó el panorama que le aguardaba a su amigo el cuero dentro del área. Finalmente, nuestro protagonista pone un centro con efecto que encuentra la testa de uno de sus compañeros y éste roza el gol. Magnífico lanzamiento del 8, todo sea dicho.

Llanelian Road, estadio del Colwyn Bay FC, Old Colwyn. Foto de Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.
Llanelian Road, estadio del Colwyn Bay FC, Old Colwyn.
Foto de Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.

Esta mera anécdota, que carece de mayor transcendencia, sólo podría pasar en un partido de Non-League Football. ¿A qué se hace referencia cuando se dice Non-League football? Las competiciones que se encuentran por debajo de la Football League en el organigrama del fútbol inglés —véase Conference National, Conference North, Conference South y demás— se categorizan bajo dicho nombre. Estadios pequeños con una entrañable tribuna principal, un equipo humilde con alma local, un puesto que vende hamburguesas y empanadas caseras, un octogenario en su sitio de siempre que aún recuerda con nostalgia aquella tarde de gloria a mediados del siglo pasado… el Non-League football es para románticos del fútbol. En una breve conversación con un delantero de un equipo de Non-League football, esto es lo que nos cuenta:

El ambiente en el Non-League football es muy familiar y agradable: el club, los aficionados… Entrenamos los martes y los jueves y los sábados jugamos. Somos semi-profesionales, entonces muchos jugadores trabajan y cuando acaban su jornada, vienen a jugar. El objetivo es ir subiendo escalones para poder convertirnos en profesionales, eso es a lo que aspiramos. 

Isaack, 22 años, Kendal Town.

Pese a que la ambición de estos clubes a largo plazo sea convertirse en profesionales, como apunta Isaack, estos anhelos no le atormentan en exceso a la masa social que compone equipos como el suyo. No se angustian demasiado con el afán de la victoria porque al fin y al cabo, la presión no es tan grande. Lo que verdaderamente les importa es disfrutar cada jornada viendo al club que les representa y del que forman parte. Eso es lo principal. Para algunos podría resultar inimaginable que algunas personas sean aficionados, única y exclusivamente, de clubes de quinta, sexta o séptima división. En un estadio de Non-League Football, si le preguntas al respecto a algún espectador, es probable que te reconozca que también es seguidor del Manchester United, del Liverpool o del Arsenal, por ejemplo. Sin embargo, hay otros individuos que se llegarían a ofender si cuestionases su fidelidad a su club local. “Perdone la insistencia pero, ¿cómo es que usted sólo apoya al equipo de su localidad, siendo éste un conjunto de sexta división?” preguntó el curioso a un hipotético aficionado. El aficionado en cuestión podría escoger entre un abanico de posibles respuestas. En primer lugar, muchos supporters de equipos de Non-League football responderían que no habrían otros colores que podrían ser más suyos, pues si ellos son de una localidad, han de apoyar al club de la misma. Otro aspecto a destacar es el sentimiento de pertenecer a algo. En equipos de menor envergadura, las distancias entre el club y sus respectivos aficionados son menores, y por lo tanto se genera una sensación de compenetración entre ambas partes que no se da en categorías superiores. Ese ambiente familiar que Isaack mencionaba es el factor clave del vínculo sentimental entre el aficionado y el Non-League football.

A general view of the stadium exterior before the friendly match at Broadhurst Park, Moston Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 29/05/2015
Broadhurst Park, Moston.
Foto de Russell Hart/Focus Images Ltd.

No obstante, que la relación entre el equipo y sus hinchas suela ser muy grata no implica que éstos últimos sean una inmensa multitud. La asistencia media a los partidos es de aproximadamente 1 000 espectadores, lo cual no deja de ser meritorio para clubes tan modestos.

Hablamos con Guillem Balagué, célebre presentador de Sky Sports. Guillem es una persona muy involucrada con el Non-League football ya que desde 2014, es director del Biggleswade FC, un club que juega en la Spartan South Midlands Football League (novena división inglesa). ¿Cómo un periodista se convierte en director general de un club como el Biggleswade?

Me escribió el presidente del club, Chris Lewis, y me ofreció llevar las riendas del mismo. He introducido 11 nuevos entrenadores de al menos B licence, quiero cambiar la mentalidad para que seamos más profesionales y mezclar la metodología española con todo lo bueno de lo inglés.

Sin duda alguna, a Guillem le entusiasma y el proyecto deportivo en el que está trabajando. Como se comentaba previamente, el ambiente familiar dentro de los clubes es la nota dominante en el Non-League Football:

Este fútbol es la esencia, tiene la pureza que el dinero deshace (en categorías) más arriba. La gente está volviendo a ver clubes como el nuestro porque se sienten mucho más cerca de los jugadores, entrenadores, directivos… Guillem Balagué para MI

Uno de los equipos de Non-League football de los que más se ha hablado es el FC United. Esta entidad fue creada hace diez años por un grupo de aficionados descontentos con la gestión del Manchester United. Desde entonces, ha ido creciendo y subiendo peldaños. En el pasado curso liguero se alzaron campeones de la Northern Premier League Premier Division, consumando así su ascenso a Conference North (sexta división). Además, el pasado 29 de mayo inauguraron su nuevo estadio en un amistoso contra el filial del Benfica. Pero lo que realmente hace especial al FC United es que sus propietarios son sus propios aficionados. La financiación viene principalmente del dinero aportado por los socios.

A general view of the FC United of Manchester club badge before the friendly match at Broadhurst Park, Moston Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 29/05/2015
FC United of Manchester.
Foto de Russell Hart/Focus Images.

Otro caso a destacar es el del Salford City, también relacionado, en cierta medida, al Manchester United. Este club pertenece en un 50% a Peter Lim, conocido en España por ser dueño del Valencia CF, y en otro 50% a cinco miembros de la famosa Class of 92’: los hermanos Neville, Paul Scholes, Ryan Giggs y Nicky Butt. Al igual que el FC United, esta temporada ganaron su respectiva liga, la Northern Premier League Division One North, por lo que la próxima campaña estarán en la Northern Premier League Premier Division (séptima división). Este equipo, que a diferencia de muchos de su categoría cuenta con una importante inversión económica, tiene grandes ambiciones de cara a futuras temporadas.

En la gran mayoría de los equipos de Non-League Football, los desmesurados presupuestos brillan por su ausencia. De ahí que los acuerdos de patrocinios con negocios regionales sean habituales, potenciando así la economía local. Asimismo, la venta de entradas y de abonos es fundamental para la supervivencia de los equipos. Por consiguiente, los responsables de comunicación de estos clubes intentan captar nuevos aficionados e incentivar a los ya existentes a acudir cada jornada al estadio. Del mismo modo que un club grande lo haría, los de Non-League football recurren a las redes sociales, a los anuncios en los medios, a las anuales campañas de abonados… pero el capital invertido, obviamente, es menor. El siguiente texto es una reproducción de un brillante anuncio que el Enfield Town FC (primer equipo en Inglaterra en el cual los aficionados son los dueños del club, un modelo que posteriormente también vimos en el ya mencionado FC United) compartió en Twitter para promocionar su partido contra el Leiston FC:

Fútbol. No se trata de sentarse con tu camiseta de 60 libras viendo a tu equipo en un sitio web ilegal en la parte trasera de un pub. No se trata de que, pese a 5.2 billones de libras de derechos televisivos, se sigan teniendo que pagar fortunas para un apretado sitio con pésimas vistas al terreno de juego. No se trata de aficionados racistas dejando a tu club en mal lugar en el extranjero. No se trata de no jugar nunca una tarde de sábado a las 3pm. No se trata de que los últimos 45 partidos de FA Cup los veas en la televisión. No se trata de eso. Se trata de ir andando a tu estadio local, comprar un match program y aún tener cambio para comprar algo de beber en un agradable bar. Se trata de ver el partido desde donde quieras y gritar cánticos de apoyo, de júbilo y de frustración. Se trata de la hamburguesa del descanso con mucho ketchup. Se trata del caliente debate en el bar después del partido y de convencer a todos de que tú harías un mejor trabajo como entrenador. Se trata de irte a casa con una sonrisa en la cara. Se trata de Non-League Football. Se trata del auténtico fútbol.

La distancia que separa al fútbol profesional y al Non-League Football es colosal. Prácticamente son mundos futbolísticos paralelos. Aunque a veces, raramente, estos dos mundos se convergen ahí donde todo es posible, en la FA Cup. Los equipos de divisiones inferiores tienen que superar más rondas que los de Premier y Football League, pero a veces ciertos clubes de divisiones Non-League han llegado alto. Entre algunas épicas gestas, destacan la del Colchester United del 48, el Yeovil Town del 49, el Blyth Spartans del 77, el Telford United del 85, el Kidderminster Harriers del 94, el Crawley Town del 2011 y el Luton Town del 2013. Todos ellos se encontraban en aquel momento por debajo de la cuarta división y todos ellos llegaron a la quinta ronda, a sólo tres pasos más de la final.

Como es comprensible, la calidad del fútbol en un partido de Non-League Football no es la misma que se podría encontrar en cualquier encuentro de divisiones superiores. En muchos casos el nivel de la plantilla puede limitar las ideas futbolísticas del entrenador. Si bien es cierto que los jugadores no son profesionales, siempre hay algún talento por descubrir en éstas catacumbas del fútbol inglés. Cual gambusino buscando oro en un yacimiento insólito, Alan Pardew encontró a Keshi Anderson.

Anderson, de 19 años, jugaba en el Barton Rovers, un club que se encuentra 154 puestos por debajo del Crystal Palace en la estructura del fútbol inglés. En un partido amistoso de prueba contra el conjunto londinense, Anderson anotó un hat-trick en seis minutos. El Palace no lo dudó más y firmó a este joven talento en el deadline del pasado mercado de invierno. De cobrar menos de 200 libras al mes en un equipo de Southern League Division One Central (octava división), Keshi Anderson pasó a cobrar alrededor de 30.000 en un equipo de Premier League.

Barrow celebrate winning the Conference North championship at Crown Meadow, Lowestoft Picture by Rob Howarth/Focus Images Ltd 07768 285551 25/04/2015 25/04/2015
El Barrow celebra el título de Conference North en Crown Meadow, Lowestoft.
Foto de Rob Howarth/Focus Images Ltd.

El Non-League football alberga miles de historias y relatos para el recuerdo. Mucha gente se encuentra completamente comprometida con este modesto mundo en el que se respira puro fútbol. Desde 2010 se celebra anualmente el Non League Day, una fecha en la que se invita a todo el mundo a asistir a un encuentro de su equipo local. Esta fiesta del Non-League tiene lugar en jornadas que coinciden con el parón de las grandes ligas por partidos de selecciones nacionales. De este modo, el Non-League football puede cobrar más protagonismo en su gran día.

Volvamos al partido de El 8. El equipo local se adelantó y posteriormente duplicó su ventaja. En el minuto 90’ los visitantes acortaron distancias de penalti y en el 93’, en un frenético descuento, pusieron el empate en el marcador. El Non-League football no tendrá ni los mejores jugadores, ni el fútbol más vistoso, pero hay un elemento que nunca le faltará y ese es la emoción. Non-League football es puro football.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*