La noche del juicio de Rooney

6013462045_6ef7c137ab_b

Un nombre propio aparece en todas las portadas deportivas de Inglaterra: Wayne Rooney. Es noticia porque ayer jugó como titular en el Manchester United-Chelsea tras ser suplente y dar dos asistencias en la primera jornada, porque el Chelsea tiene interés en que sea el último de sus fichajes veraniegos y porque el propio Rooney, que ya estuvo muy cerca de dejar el club hace unos años y que el pasado mes de mayo solicitó el transfer request, no habla y no deja clara su intención de quedarse ante las varias ofertas realizadas por los blues. Y como no lo ha dejado claro, Mourinho ha marcado los pasos a seguir: “No somos tan tontos de intentar fichar a un futbolista de un gran club que no quiere vender a su gran estrella si él no empieza. Si él no quiere irse, no tenemos nada que hacer. Esperaré 24 o 48 horas”.

A pesar de que todos los focos estaban puestos en Rooney, absoluto protagonista, el inglés fue de los mejores del partido. “Los aficionados del United cantaron su nombre para que se quedase. Los aficionados del Chelsea cantaron su nombre para que se vaya. Rooney no decepcionó al United con su gran actuación y, ciertamente, no decepcionó a Mourinho, quien habló de su fantástico profesionalismo en circunstancias en las que otros no habrían podido”, explica una columna del Telegraph. Un periodista de la BBC habla del contraste de la actitud de Rooney con la de Cabaye, que recibió una oferta del Arsenal y todavía no ha jugado con el Newcastle. David Moyes también quedó satisfecho con su delantero: “Su actuación de hoy dice mucho más que cualquier comunicado que pueda hacer”.

6013462045_6ef7c137ab_b

Foto: nasmac

Si el revuelo por Rooney fue lo más interesante desde el punto de vista mediático, en el plano táctico volvió a sorprender Mourinho, que no alineó a un delantero centro natural en su once inicial y optó por Schürrle para jugar en punta. Así lo explica The Guardian: “No tuvo un efecto inmediato, probablemente Mourinho esperase que amenazara la espalda de Ferdinand y Vidic con su velocidad”. Además, recuerdan en sus líneas el terror que Fernando Torres había provocado antaño a la defensa del Manchester United. En cambio, en la BBC, el periodista Phil McNulty es más crítico con el partido y con la decisión del portugués: “Ningún equipo pareció que quisiera marcar. Podemos hablar de las variantes tácticas, del falso nueve… Pero todo fue muy pobre, un tedioso partido de Premier League con una clara ausencia de calidad”.

La suplencia de Mata también provocó algunos sobresaltos. El analista Michael Cox, también conocido como Zonal Marking, trató el tema: “Fue frustrante que Kagawa y Mata estuviesen todo el tiempo en el banquillo, este partido pedía a gritos su inteligencia posicional y su creatividad, pero ambos entrenadores parecieron contentos con el empate”.

Como conclusión, una frase que da lugar al debate sobre el 0-0 que vimos en Old Trafford: “Moyes y Mourinho son entrenadores reactivos cuyas filosofías se oponen a resultados con muchos goles”. Lo mejor es que todavía no ha terminado agosto, ya se ha jugado el primer duelo directo por el título y quedan muchísimos meses de competición.

Related posts

Deja un comentario

*