La pesadilla de Cech en la fiesta de Payet

Petr Cech of Arsenal during the FA Community Shield match between Arsenal and Chelsea at Wembley Stadium, London
Picture by Richard Blaxall/Focus Images Ltd +44 7853 364624
02/08/2015

Pocos hubieran podido imaginar que el debut de Petr Cech en esta Premier League 2015-16 -único fichaje del Arsenal hasta la fecha- se saldaría con dos errores de bulto que a la postre se convertirían en dos tantos para el West Ham y la consiguiente derrota local. El guardameta checo no tuvo demasiado trabajo a lo largo del encuentro, pero en las acciones en las que debió ser determinante se mostró vulnerable: tanto a la hora de medir bien la salida para despejar de puños un lanzamiento de falta que botó Dimitri Payet hacia la cabeza de Cheikhou Kouyaté -libre de marca por falta de atención de Nacho Monreal– y que desembocaría en el primer gol, como en su deficitario posicionamiento bajo palos en el intento de atajar el golpeo seco de Mauro Zárate desde la frontal del área tras una pérdida calamitosa de Alex Oxlade-Chamberlain.

Si levantar la Community Shield había supuesto un estímulo importante para los gunners de cara a arrancar el curso con confianza, la derrota por 0-2 ante el cuadro dirigido por Slaven Bilic trae al presente viejos fantasmas. Porque el West Ham, con el jovencísimo Reece Oxford (16 años) como mediocentro, no parecía la mayor de las amenazas en una tarde soleada en el Emirates Stadium. Sin embargo, la majestuosidad de un incontenible Payet, los reflejos certeros de Adrián San Miguel y el sacrificio y buen posicionamiento de Oxford acabaron siendo los aspectos determinantes sobre la hierba.

En el West Ham llevan meses fantaseando con uno de los canteranos que ya asoma por su academia. Juega de central y cumple todos los requisitos para estar bien considerado: va siempre con las categorías inferiores de la selección inglesa, donde actualmente es el capitán de la sub-17, y goza del impacto mediático que le regala la prensa. Y, por supuesto, es muy bueno, con un físico prodigioso (1’90m) y con una gran distribución del balón. No es de extrañar, por tanto, que los que vieron crecer a Rio Ferdinand ya lo hayan designado como su sucesor, y aún extraña menos que el West Ham esté mimando con cariño a su niño. Hace unos meses, en una ronda de Copa de la Liga que suelen jugar juveniles o suplentes, Reece Oxford estuvo en el banquillo. [El West Ham presume de Oxford, por Álvaro de Grado en noviembre de 2014]

Reece Oxford of West Ham United  during the first leg of their UEFA Europa League round one qualifiers match at the Boleyn Ground, London. Picture by Jack Megaw/Focus Images Ltd  +44 7481 764811 02/07/2015
Reece Oxford.
Foto de Jack Megaw/Focus Images Ltd.

Un Arsenal sin fluidez penalizado por los errores y la falta de acierto

Sin Héctor Bellerín (molestias musculares), Mathieu Debuchy inició el choque en el lateral derecho. El internacional francés volvió a poner de manifiesto su poco ritmo de competición y no estuvo inspirado ni en ataque ni en defensa, como Monreal en el perfil opuesto. Francis Coquelin y Aaron Ramsey -el galés estuvo muy desacertado en el pase- no mezclaron bien en la sala de máquinas y Santi Cazorla, titular en el costado izquierdo, apenas tuvo peso en la construcción de juego hasta que centró su posición. Sin fluidez en la medular, Mesut Özil tampoco consiguió imponerse y ser determinante desde la mediapunta. Solo las arrancadas de Oxlade supusieron una amenaza seria para el West Ham. Olivier Giroud, errático, únicamente contribuyó descargando balones de espaldas a la portería, y la mezcla de todos estos factores explica que Arsène Wenger se desesperara en el banquillo y acabara introduciendo a un Alexis Sánchez con solo un par de días de entrenamiento después de regresar de sus vacaciones -además de Theo Walcott– en el terreno de juego. Frente a un rival bien cerrado con un 4-4-2 en rombo que se convertía en un 4-5-1 en fase defensiva, el Arsenal se atascó en los pasillos interiores y no logró encontrar un ritmo constante con la pelota en los pies. Espeso por dentro, inoperante por fuera. Pese a ello, las ocasiones llegaron, más por insistencia que por claridad de ideas, y el gol se resistió. Todo ello, unido al desacierto defensivo, focalizado en Petr Cech, explican una derrota dolorosa para abrir boca en la temporada en la que el club del norte de Londres debe aspirar a competir hasta el final el título de liga.

Dimitri Payet deslumbra en un West Ham rocoso y bien trabajado sin balón

A Slaven Bilic se le presentaba un escenario complicado: tras caer derrotado a las primeras de cambio en la Europa League frente al Astra Giurgiu después de viajar a Rumanía con una expedición plagada de jugadores inexpertos  y poco habituales, reservando a todo su once titular para el debut en Premier League, el Arsenal no parecía la piedra de toque más abordable de cara a obtener un resultado positivo. Pero el West Ham se mostró muy sólido y solidario desde el primer minuto, materializó las ocasiones con las que contó y, por encima de todo, nos dejó una de las actuaciones individuales más brillantes de la primera jornada: la de Dimitri Payet. El ex del Olympique Marsella, señalado por todos como uno de los futbolistas a seguir meses después de firmar una temporada colosal en la Ligue 1, estuvo omnipresente: se ofreció por todo el ancho, guardó el balón para dar la pausa necesaria, desbordó en velocidad y en estático, asistió en el primer gol y dio muestras de querer galones en un equipo que lo necesita como metrónomo. Impresionó su desparpajo y su liderazgo. Como también causó sensación Reece Oxford. El central, internacional sub-17 con Inglaterra, no se complica y la toca fácil, razón por la cual su técnico lo ubicó como mediocentro en lo que para buena parte de los analistas ingleses se trataba de una decisión temeraria por el contexto y el rival. Quizá lo fuera, pero el resultado fue inmejorable. Habrá que seguir de cerca sus progresos. A mayores, Adrián se convirtió de nuevo en un baluarte bajo palos, Zárate firmó una actuación notable y Diafra Sakho siempre amenazó al espacio. Con estos ingredientes, la aparente sorpresa se convirtió en realidad tangible. Tres puntos.

FIL NORWICH WEST HAM 057
Dimitri Payet, con el dorsal 27, en una imagen de pretemporada. Foto de Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*