La zurda de Charlie Adam somete al Manchester United

Stoke City v LiverpoolBarclays Premier League

Si te dicen que el partido ha estado marcado por el viento, la lluvia, los choques, las lesiones y los errores en la definición y, además, lo juega el Stoke, probablemente pienses que los Potters no han perdido. Y estás en lo cierto. Ningún equipo de la Premier League se maneja mejor en las inclemencias meteorológicas, en el caso, que ellos. En su estilo, dejándose la vida en cada balón dividido, peleando por cada desplazamiento en largo y no decayendo ni con el empate a uno, los de Hughes ganaron sencillamente porque fueron mejores que el Manchester United a lo largo de los 90 minutos. Y no de cualquier Manchester United, de un Manchester United con van Persie de delantero centro, con Rooney en la mediapunta y con Mata partiendo desde la derecha, siempre intentando a acabar las jugadas en la posición de ’10’. Su posición.

Once inicial Manchester United

Once inicial del Manchester United

El Stoke arrancó el partido muy enchufado, sin dar respiro a una defensa que sigue mostrando síntomas claros de debilidad, sobre todo en el lateral izquierdo.

Charlie Adam bajaba a recibir la pelota cerca de los centrales y jugaba en largo, directo, a la zona defendida por Evra. Ahí caía Peter Crouch, que una y otra vez ponía en ventaja a Odemwingie, Whelan y Arnautovic a través de sus recepciones de espalda. Aunque no siempre conseguía bajar la pelota, el incordio que supuso para la zaga visitante el ex del Tottenham permitió que se asentaran en campo rival los tres jugadores de segunda línea rojiblancos. Con la fórmula de siempre, sin grandes artificios, el Stoke no sufría en defensa y tenía el partido dónde quería cuando solo habían transcurrido diez minutos de juego.

En ese momento, en una acción fortuita, Evans sintió molestias musculares y David Moyes tuvo que gastar su primer cambio rectificando su sistema defensivo: saltó al campo Rafael, que se situó de lateral derecho, y Smalling se colocó como central, al lado de Phil Jones. La defensa no mostró una mejor cara: los jugadores de ataque del Stoke seguían ganando una gran cantidad de balones largos, rechaces y estaban más vivos a la hora de rescatar malos despejes. Era un problema de actitud, de actividad. En una de las incontables recepciones de espaldas cerca de la frontal del área del Manchester United, Smalling cometió falta y Charlie Adam no se lo pensó dos veces: le pegó con violencia y el balón fue desviado por Carrick, que sin querer cambió por completo la trayectoria de una pelota que se terminó colando en la portería de David De Gea.

Al Stoke le hervía la sangre y el Manchester United estaba tieso.

Así transcurrió toda la primera parte. Mata, en la derecha, no entró demasiado en juego y van Persie y Rooney parecían desconectados. Y Januzaj sentado en el banquillo. Al borde del descanso, Moyes se vio obligado a cambiar su planteamiento de nuevo, puesto que Jones tuvo que ser retirado del terreno de juego tras un choque muy feo, cabeza con cabeza. Fue un momento crítico para el Manchester United. De todas las variantes por las que podía optar, el técnico escocés decidió introducir en el campo a Welbeck, situar a Carrick de central, juntar a Rooney con Cleverley en el centro del campo y colocar al internacional inglés de ’10’. Mantuvo a Juan Mata en la derecha, pese a que el propio futbolista español parecía pedir a gritos que se centrase su posición. En descargo de esta decisión de Moyes -a mí juicio difícil de entender-, es posible que estuviese sustentada en que el encuentro pedía ritmo, velocidad, disputa y no pausa en tres cuartos de campo. Y no solo por el propio Stoke, sino también por las condiciones en las que se tuvo que disputar el partido. Pero al juego del Stoke, nadie juega mejor que el Stoke.

Moyes rectifica por las lesiones
Once del Manchester United en el minuto 45

En la segunda mitad, el Manchester United consiguió empatar (1-1) en una acción aislada: Mata recogió un rechace en la frontal del área y le puso un pase medido a Robin van Persie, que colocó la pelota fuera del alcance de Begovic. El empate era engañoso, el Stoke estaba siendo mejor en todas las facetas del juego. Con la igualada en el marcador, los Potters no solo no se vinieron abajo sino que ofrecieron sus mejores minutos de la mano de un Charlie Adam omnipresente tanto en la distribución como en el disparo desde la frontal del área. En uno de esos rechaces -cientos a lo largo de los noventa minutos-, Adam enganchó el esférico con un golpe perfecto de empeine que escupió la pelota hacia la escuadra izquierda de la portería defendida por De Gea. El 2-1 sí volvía a reflejar los méritos de uno y otro.

Manchester United v Cardiff CityBarclays Premier League

Segunda asistencia de Mata en dos partidos. Foto: Focus Images Ltd

Con Chicharito en el campo y casi a la desesperada, el Manchester United tiró de épica para sacar al menos un punto de su visita a Stoke-on-Trent. Sin embargo -como les suele suceder a todos los rivales del Stoke-, se topó con un gran Asmir Begovic. La zurda de Adam y los reflejos de Asmir pusieron la brillantez y el colectivo puso el sacrificio. Y el Manchester United sigue, una semana más, vagando entre la niebla.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

En la alineación del United veo 3 fallos: para empezar, los centrales están jugando con el perfil cambiado. Evans debería ser central izquierdo (es zurdo) y Jones derecho (diestro). No pondría a Smalling en el lateral derecho teniendo a Rafael, y sobre todo a Valencia. Veo al ecuatoriano como un magnífico lateral, y Ferguson ya lo puso ahí varias veces con buenos resultados. Por último, la elección en el mediocampo y las bandas no me gusta. A mi juicio, sobra Young, y falta Fellaini. Perfectamente se podría jugar arriba con Van Persie en punta, Rooney en la izquierda y Mata en la derecha, intercambiando posiciones, dejando espacio para la incorporación de los carrileros, y dando la manija a Fellaini, que estaría resguardado por Cleverley, box to box, y Carrick en un rol básicamente posicional. Como revulsivos principales, Januzaj y Kagawa. Un cambio ofensivo podría ser retirar a Fellaini para meter al japonés, e incluso si se tuerce mucho, quitar a Carrick, dejar en su posición a Cleverley, y jugársela con Januzaj, con Rooney ayudando en la construcción. Los extremos quedarían para desatascar defensas cerradas abriendo bien las bandas (prefiero a Nani antes que a Young, y a Wellbeck lo veo sólo para rotar). Si se quiere más mordiente, el hombro gol, Chicharito, especialista en marcar en los últimos diez minutos. Por último… Evra juega porque no hay mucho más donde elegir. Quizá se pueda poner a Evans en el carril izquierdo, renunciando a las incorporaciones en ataque, pero evitando que sea un coladero, y sacar a Vidic como pareja de Jones en el centro de la zaga. Resumiendo: 4-3-3 con De Gea, Evra, Evans, Jones, Valencia, Carrick, Cleverley, Fellaini, Rooney, Mata, Van Persie.

Evans no es zurdo, es diestro, pero se maneja con las dos por eso suele jugar por izquierda.

Al United le mató que moyes sigue haciendo pruebas y pruebas y estamos en febrero. Con la actual plantilla, no se puede jugar 4-4-2. Pero debe ser que a el le gusta o quiere probar así una y otra vez.

La solución buena hubiese sido meter a Flecher para contener el centro del campo de algún modo, ya que nadie sabe donde andaba Cleverley.

La entrada de Welbeck no tuvo mucho sentido y lo de Young.. aunque marcase ese golazo el otro día, no aporta nada, o al menos Januzaj o Valencia aportan más.

En fin, una y otra vez, se apela a la paciencia, que la temporada esta casi perdida, pero el año que viene hay que jugar Champions, sino veremos..

Deja un comentario

*