Las clásicas rotaciones de Benítez

FIL CHELSEA PC BENITEZ 03

Si existe una decisión de Rafa Benítez en su etapa en Nápoles que ha generado controversia esa ha sido la suplencia de Lorenzo Insigne en los dos últimos encuentros de la fase de grupos de la Champions League, en los decisivos compromisos contra el Borussia Dortmund y el Arsenal. Insigne, uno de los futbolistas más desequilibrantes y diferentes de la plantilla, comenzó como suplente ambas noches y marcó diferencias saliendo desde el banquillo. “El talento bajo sospecha”, pensaría más de uno. El caso es que las alineaciones de Benítez a lo largo de su trayectoria profesional casi siempre han sido motivo de mucho debate, especialmente por aquello de las rotaciones o algunas suplencias discutidas.

   Valencia: dos ligas, un doblete y el primer capítulo de las rotaciones

El técnico madrileño vivió tres temporadas completas en Mestalla, donde conquistó dos ligas y una Copa de la UEFA, lo que supuso un balance extraordinario en términos de resultados. Ya entonces llamaron la atención sus rotaciones.

Benítez: “Las rotaciones son una necesidad, no un capricho. Hay que proteger a los jugadores aunque ellos no quieran. Los futbolistas quieren jugar siempre, pero los responsables tenemos que ver las cosas de una manera más amplia. A lo largo de una temporada se pueden llegar a disputar cerca de 65 partidos y es preferible que los jugadores lleguen frescos al tramo final, que es en el que se juegan de verdad los títulos”.

En sus tres años en Mestalla, el Valencia celebró dos ligas (2002 y 2004) y también una Copa de la UEFA (2004). Hablando con futbolistas del Valencia de la época, te cuentan cómo una de las principales claves de haber ganado esas dos ligas era que Rafa priorizaba el campeonato doméstico sobre el resto de competiciones. En su primer curso allí, coinciden por error cuatro extracomunitarios sobre el césped en la primera ronda de Copa en Novelda. El Novelda impugna el partido y el Valencia queda eliminado, algo que no es un gran problema para Rafa, no demasiado preocupado por el torneo copero, como tampoco lo estaba en exceso por la posterior eliminatoria ante el Inter de Milan en cuartos de la Copa de la UEFA. El Valencia se jugaba la liga, veía posible la liga y quería ganar la liga. Lo consiguió. Con rotaciones, sí, pero con la cabeza puesta casi al 100% en ella, según te cuentan quienes formaron parte de aquel vestuario.

FIL CHELSEA PC BENITEZ 03
(Foto: Focus Images Ltd)

   Liverpool: 99 partidos seguidos sin repetir alineación

En Liverpool, dos temas se ponían sobre la mesa a la hora de debatir sobre la figura de Rafa Benítez: sus rotaciones y sus fichajes. Llegó a estar 99 partidos consecutivos sin repetir alineación hasta que el 31 de octubre de 2006 utilizó el mismo once que en el encuentro anterior.

Graeme Souness, gran capitán del Liverpool de principios de los años 80 y uno de los mejores futbolistas de su historia, se convirtió en una de las voces más críticas con la política de rotaciones de Benítez y lo manifestaba de esta forma: “A mí me gustaría ver algo de la vieja filosofía del Liverpool. Y si tienes un gran grupo de jugadores, permite que se expresen en el campo, escoge cada semana tu mejor equipo, deja que se compenetren. Es un misterio, todos creemos que es un misterio para el fútbol inglés: no se entiende por qué en el Liverpool no juegan los mejores de manera regular. Me gustaría que ellos sientan qué significa ser el equipo más fuerte. No creo que el juego haya cambiado tanto y que sea tan exigente físicamente, teniendo en cuenta que los jugadores de ahora se cuidan mucho más que nosotros en términos de alimentación, hidratación, de limitar el alcohol, etc. Yo nunca me sentí cansado jugando al fútbol. Podía jugar los miércoles y los sábados, cada semana, durante 50 semanas al año. Es algo psicológico. Te cansas cuando pierdes. Pienso en jugadores como Cristiano Ronaldo o Rooney del Manchester United. Nunca descansan. Creo que el Liverpool ha reservado a sus mejores futbolistas con demasiada frecuencia y nunca se le da al equipo la ocasión de encontrar su mejor once o darle la continuidad para ganar partidos y alcanzar posiciones dominantes. Porque una vez que estás en racha, el impulso te lleva en volandas y este Liverpool nunca se ha visto en esa situación. Entiendo que los mejores siempre tienen que estar en el campo“.

Kenny Dalglish, otro de los emblemas históricos de la entidad, participaba de esta misma teoría y opinión, como recoge ‘Informe Robinson’ de Canal+: “Las cosas han cambiado. Pero lo que no ha cambiado es la mentalidad del futbolista y si insistes en decirles que están cansados, te acabarán creyendo. Y si les dices que jueguen, lo harán. Depende de ellos decirte si están cansados y no vendrán a decirte si están cansados, así que a jugar y ya está”.

Fernando Torres y Steven Gerrard (Foto: Nigel Wilson)
Fernando Torres y Steven Gerrard (Foto: Nigel Wilson)

En los seis años de Rafa Benítez como técnico del Liverpool, los mejores resultados del equipo en la Premier League fueron una 3ª plaza en 2006, otra 3ª posición en 2007 y un subcampeonato en 2009. El Liverpool en la era Benítez quedó a 37 puntos, 9 pts, 21 pts, 11 pts, 4 pts y 23 pts de la cifra que marcó el campeón de liga. En esas seis campañas, únicamente una vez llegó al último tercio de campeonato con opciones de conquistar el título. Fue en el curso 2008/09. Aquella temporada -no hay más que ver la puntuación final (86) de los reds– fue fantástica y las rotaciones volvieron a tener su cuota de protagonismo algunas tardes.

Sirva como ejemplo el viaje a Portsmouth, ya en la segunda vuelta. Benítez dejaba en el banquillo a tres de sus mejores jugadores: Xabi Alonso, Dirk Kuyt y Fernando Torres. Los tres acabaron entrando en la última media hora, Kuyt marcó un gol, Torres metió otro y el Liverpool venció 2-3 gracias a esa remontada impulsada por tres suplentes de lujo.

Xabi Alonso jugó cinco temporadas en Anfield (Foto: destinyuk)
Xabi Alonso jugó cinco temporadas en Anfield (Foto: destinyuk)

“Putas rotaciones”, gritaba en el vestuario uno de los pesos pesados de uno de los equipos que ha entrenado Rafa Benítez, según testigos presenciales, cuando perdían o empataban un partido en el que Rafa había rotado. Lo hacía con su característico tono de voz elevado y sabiendo que Benítez estaba lo suficientemente cerca como para escucharlo.

Related posts

8 comments

Muy bueno Sergio. Es algo que todavía no tengo claro. Es bueno rotar o no. Me gusta que descansen los jugadores, pero no rotaría a varios en el mismo partido. Además, usaría un 11 fijo para los partidos más trascendentales.

Yo creo que todo depende de la calidad global de la plantilla. Obviamente, en el Napoli de Benítez, si rota y deja fuera a Inler, Hamsik o Higuain, no creo que jueguen al mismo nivel. En cambio, si rota entre Armero y Zúñiga, o va alternando a Callejón y Pandev, o Behrami y Dzemaili, el nivel es prácticamente el mismo. Para mí, len igualdad de condiciones, los puestos del 11 en los que apenas rotaría son: portero, pareja de centrales, pivote posicional y el playmaker, dependiendo del sistema.

Pero en el caso de Insigne ¿Se trata de una rotación? ¿O es que Benítez considera de que para según que tipo de partidos no es adecuado para salir de titular y rinde más desde el banquillo?

Efectivamente lo de Insigne no son rotaciones. Lo que digo es que "las alineaciones de Benítez a lo largo de su trayectoria profesional casi siempre han sido motivo de mucho debate", lo que da pie a hilarlo luego con el repaso a sus rotaciones en el Valencia y en el Liverpool, y su forma de entender la gestión de una temporada.

Recuerdo muy buen ese Informe Robinson. Era un reportaje sobre Fernando Torres y se lo llevan a cenar con grandes glorias del Liverpool coko Dalglish y Souness, quienes, especialmente éste último, se mostraron muy críticos con las rotaciones de Benitez.

Las rotaciones tienen sus adeptos y sus detractores. Personalmente creo que son buenas, empleándolas racionalmente. Me parece excesivo lo que hace Emery, y en otro deporte como el baloncesto, recuerdo a Aito cambiando jugadores que estaban "on fire" porqué así lo llevaba escrito en el guión. El patrón contrario fue el Madrid del primer año de Mou, o el Atlético del Cholo. Puedo dar la razón a Souness cdo dice que lo que cansa es perder y que un equipo fijo que gana se deja llevar en volandas por los éxitos, pero también creo que rotar es bueno, a la larga, para alargar los ciclos de los equipos y para alargar los años de competividad de los jugadores.

Deja un comentario

*