El desmarque de Vardy

Jamie Vardy of Leicester City during the Premier League match at the King Power Stadium, Leicester
Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264
27/02/2017

Antes de que el balón llegue al compañero que lo habilitará, Jamie Vardy ya ha arrancado. El delantero inglés acelera unas milésimas de segundo antes que su marcador, que cuando se percata de sus intenciones ya sabe que todos los esfuerzos por detener la carrera de Vardy serán en vano. Siempre hace lo mismo, pero pocos lo detectan a tiempo. Se esconde, con sigilo, en una zona en la que el zaguero lo pierde de vista durante un instante y luego aparece al galope, corriendo a una velocidad supersónica para desmarcarse al espacio en una jugada tan simple como letal. La cadencia del movimiento de sus brazos acelera al compás que marcan sus piernas, que se dirigen a la zona más débil de la defensa contraria. Su última víctima fue el Liverpool. Con dos goles marca de la casa, Jamie Vardy fue clave para batir a los reds y mantener la zona de descenso a dos puntos en el primer partido sin Claudio Ranieri.

Leicester 3 (Vardy 28′, 60′, Drinkwater 39′)
Liverpool 1 (Coutinho 68′)

Liverpool vs Leicester - Football tactics and formations

Antes de que Albrighton recibiera el esférico, Jamie Vardy arrancó y le indicó el pase a dar con un desmarque al lugar oportuno. Por enésima ocasión el delantero inglés castigó a Lucas Leiva, central izquierdo ante el vigente campeón de la Premier. Si bien la introducción del brasileño en el eje de la zaga funcionó ante el Tottenham, Leiva sufrió muchísimo más frente a Vardy, que le buscó las cosquillas una y otra vez. Lo incordió como esos mosquitos que rondan tu oreja mientras intentas conciliar el sueño en una noche de verano, con un zumbido incómodo pero al mismo tiempo indetectable. En uno de los incontables desmarques de Vardy a la espalda de Leiva el Leicester abrió la lata para trasladar al electrónico su superioridad sobre el césped. Con la cara del año pasado, intensa, compacta, combativa y directa, los Foxes se impusieron a los de Klopp, que incluso sufrieron más dificultades de las habituales para defender los saques de banda largos de Fuchs. Antes del descanso, un zapatazo de Drinkwater desde la frontal parecía sentenciar un choque en el que el mejor jugador visitante había sido Mignolet.

Daniel Drinkwater of Leicester City (right) celebrates scoring during the Premier League match at the King Power Stadium, Leicester Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264 27/02/2017
Daniel Drinkwater celebra el 2-0. Foto: Focus Images Ltd.

Vardy anotó el tercer gol del Leicester en otro remate frecuente en su repertorio. En este caso fue un desmarque corto, al primer palo, para anticiparse a Emre Can y cabecear al fondo de la red un centro de Fuchs desde la banda izquierda. El delantero revelación de la última Premier parece estar recuperando el olfato goleador, pues ha marcado tres goles en la última semana. Sin embargo, también ha dosificado sus dianas para aparecer solo en los días más importantes: ha marcado tres goles en dos partidos contra el Liverpool, completó un hat-trick contra el Manchester City, mojó ante el Sevilla en la Champions y marcó en un amistoso con la selección contra España. Salvo una diana ante el Swansea en agosto, todos sus goles han llegado ante rivales de entidad.

La reacción del Liverpool llega tarde

El Liverpool mostró en el King Power Stadium una de sus peores caras de la temporada. Plano con el balón, sin ideas, los reds inquietaron a Schmeichel menos de lo esperado. A ello contribuyó el subidón anímico del Leicester y la imperial actuación de Ndidi sin el esférico para robar muchas pelotas en campo propio, pero también el mal juego de los de Klopp. El técnico alemán alteró la dinámica del partido en el segundo tiempo con un doble cambio, pero su intervención ya llegó demasiado tarde, con 3-0.

Liverpool - Football tactics and formations

Arriesgó Klopp al retrasar la posición de Can y dibujar una línea de tres zagueros atrás, pero lo más interesante fue la posición más centrada de Coutinho. En la mediapunta, con libertad, el brasileño creció y agitó un poco el choque. Anotó el 3-1 tras una buena combinación con Can y Alberto Moreno y puso en apuros a Schmeichel en la recta final. No obstante, el Leicester resistió al asedio final. Para salir de la mala dinámica actual -solo dos victorias en 2017-, el Liverpool necesita la mejor versión de Coutinho, con mayor ritmo competitivo tras la lesión que lo apartó de los terrenos de juego durante el pasado mes de diciembre.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Tomás, tu percibiste mucha mejoría con respecto a partidos anteriores?? Yo es que no percibí tanta mejoría como comenta la prensa. Me pareció más de lo mismo con la única diferencia de que Vardy enchufó las que tuvo, y claro, con 1-0 todo es más fácil que con 0-1!

Valga esto para contestar tanto a Alberto Ortega como este mensaje. Yo creo que sí hubo un tramo de mejoría claro, sobre todo en la primera media hora. Quizás no fue tan impresionante, pero me recordó al arranque de partido contra el Manchester City. No fue un fútbol excelso, pero el equipo estuvo mucho más metido que en las últimas jornadas de Premier (no tanto en relación a la Champions) y a partir de un par de premisas frenó y golpeó al Liverpool: defensa más junta de lo habitual, acierto de Ndidi en la recuperación, mayor presencia de Drinkwater y Vardy centrado en atacar la espalda de Lucas Leiva.

No sé hasta qué punto es un cambio meramente de actitud, si se han trabajado conceptos que habían quedado olvidados, si hay reivindicación por parte de los jugadores o “cama”. Pero creo que el Leicester jugó mejor que en el 75% de partidos de esta temporada. Lo que no quiere decir que vaya a jugar así siempre, porque hay que mantener el nivel ante todos, sobre todo fuera de casa. Que es lo que más le está costando este curso.

Deja un comentario

*