Todo empezó con una orgía en Tailandia

Leicester City Nigel Pearson Focus

Se ha hablado mucho de la modestia del Leicester City campeón de la Premier y de la gran diferencia de presupuesto a la que tuvo que sobreponerse para derrotar a todos los grandes de Inglaterra. Nos han contado varias veces que el once titular más utilizado por Claudio Ranieri costó menos que cualquier fichaje de esos de última hora a los que nos ha acostumbrado el Manchester United en los últimos tiempos. Y hasta nos hemos aprendido la historia de un club que nunca había ganado la liga -nunca es nunca, ni en el siglo XIX ni a principios del XX, ni cuando la ganaban el Preston, el Burnley, el Sheffield United o el Wolverhampton-. Pero se ha escrito poco sobre lo ocurrido el pasado verano en Tailandia. Y ojo, no es un detalle menor ni una historieta de prensa rosa redactada para vender periódicos. Claudio Ranieri no sería hoy entrenador del Leicester sin la orgía de Tailandia.

Artículo relacionado: El círculo de Claudio

Nigel Pearson fue aclamado por la crítica futbolística el verano pasado cuando consiguió salvar al Leicester de un descenso seguro ganando siete de los últimos nueve partidos y rescatando a un equipo que llevaba meses en la última posición de la tabla y al que muchos comentaristas daban por descendido desde Navidad. En junio, el Leicester se marchó a Tailandia, el país de origen del propietario del club, para jugar una serie de partidos amistosos, promocionar su propia marca en un lugar del mundo en el que la Premier se consume más que cualquier competición local y festejar la milagrosa permanencia. Esta última parte se le fue de las manos a tres jugadores del equipo filial que habían sido incluidos en la expedición. Uno de ellos, el hijo de Nigel Pearson. De algún modo, la grabación de una orgía en la que estos futbolistas vejaban a tres mujeres tailandesas a las que dirigieron comentarios racistas durante las relaciones sexuales que mantuvieron se filtró a la prensa inglesa y se convirtió en viral. El Leicester echó inmediatamente a los tres futbolistas, y pocas semanas después hizo lo propio con el entrenador Nigel Pearson en una decisión que no tuvo nada que ver con cuestiones deportivas y que fue duramente criticada por la opinión pública británica -incluso por Gary Lineker, presentador estrella de la BBC, ex internacional inglés y aficionado del club-. Los propietarios entendieron que el técnico no había condenado suficientemente el acto que le costó la expulsión a su hijo y que mantenerlo en el cargo dañaba la imagen de la institución especialmente en Tailandia, donde no podían permitirse perder adeptos.

Leicester City manager Claudio Ranieri before the Capital One Cup match at Gigg Lane, Bury Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 25/08/2015

Con la temporada siguiente ya planificada, el Leicester se encontró sin entrenador y fichó a Claudio Ranieri, que estaba en el paro desde que había sido destituido como seleccionador griego tras las humillantes derrotas en casa frente a Irlanda del Norte y las Islas Feroe. Los propietarios pensaron que, en una situación de emergencia, un técnico veterano, con experiencia en la Premier (dirigió al Chelsea entre 2000 y 2004) y con un perfil mediático reconocido a nivel internacional podrían salir al paso de las dificultades y seguir desarrollando su ambicioso proyecto. Lo que ni ellos mismos esperaban era que Ranieri les convertiría en campeones y lograría levantar su primer título de liga con un equipo del tamaño del Leicester tras no haberlo logrado con el Chelsea, la Juventus, la Roma, el Inter, el Atlético de Madrid o el Valencia. Hoy es, tras Carlo Ancelotti y Roberto Mancini, el tercer entrenador italiano que conquista la liga inglesa.

Artículo relacionado: Prestigio

Si el Leicester hubiera ganado la Premier igualmente con Pearson si no se hubiese producido el episodio de la orgía es algo que nunca vamos a saber. Y cada uno puede pensar lo que quiera.

Artículos relacionados

¿Dónde está Jonathan Dilks?
El círculo de Claudio
Lo del Leicester
El éxito del Leicester, explicado por Ranieri
¡El Leicester es Walt Disney!
Prestigio

Fotos: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*