Leroy Sané en la derrota

Leroy Sané, estrella de Alemania, después del pitido final

Tuve la fortuna de ver en directo a Leroy Sané antes de que se convirtiera en un fenómeno de masas, en uno de esos futbolistas llamados a mover millones de euros en base a traspasos, en un chico pretendido por los mejores clubes del continente. Ya había asomado la cabeza en la élite, ya había llevado al Schalke a las semifinales de la Champions juvenil, dejado sus primeros destellos en Bundesliga y anotado en el Bernabéu, pero todavía era un extremo tan prometedor como verde, de mayor futuro que presente. Lo vi un día en el que no brilló, en el que tuvo dificultades para entrar en juego con regularidad, en el que nunca se sintió cómodo y en el que España barrió del campo a su selección alemana sub-19, pero a pesar de ello me llevé una grata impresión por todo lo que comunicaba su lenguaje corporal.

Leroy Sané: the next big thing

Leroy Sané terminó desolado, cabreadísimo por el 0-3 final, pero en ningún momento bajó los brazos y exhibió la personalidad de aquellos chicos que crecen ante la adversidad y piden el balón. Me llamó muchísimo la atención ver cómo se quería rebelar ante un escenario desfavorable, lleno de obstáculos, en el que se sentía poco acompañado, pero a pesar de ello altamente responsable de lo que sucediese con el destino de su selección en el torneo. Quiso la pelota y siempre intentó encarar, insistiendo ante la defensa rival como la gota malaya. Una y otra vez, sin bajar los brazos después de cada duelo individual perdido, levantándose después de cada intento para volver a probar fortuna.

Con el pitido final, la entonces joya del Schalke dejó una imagen que siempre asociaré a su figura. Con todos los futbolistas camino del vestuario, tras celebraciones de unos y lamentaciones de otros, Sané se quedó en el césped, hundido anímicamente pero con mirada perdida en el horizonte. Fijando los ojos en el vacío, en el momento que ilustra la foto de portada de este texto. Pero en todo momento mantuvo la cabeza arriba, deseando tener una nueva oportunidad de reafirmarse. Porque por mucho que la derrota sea una parte importante del deporte, Leroy Sané es uno de esos chicos que odia perder como pocos.

Leroy Sane of Germany during a press conference at Stadio Communale, Ascona, Switzerland Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 27/05/2016 ***UK & IRELAND ONLY*** EXPA-EIB-160528-0002.jpg
Leroy Sane jugará en el Manchester City la próxima temporada. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

2 comments

¿no creeis,como yo,que al MCity le falta gente buena en el medio centro?Sólo veo a Gundogan con suficiente categoría para ello

Deja un comentario

*