El Liverpool vuelve a brillar

Adam Lallana of Liverpool celebrates after putting his team 1-0 up during the Premier League match at the Riverside Stadium, Middlesbrough
Picture by Christopher Booth/Focus Images Ltd 07711958291
14/12/2016

El Liverpool viajaba al Riverside Stadium sumergido en un pequeño bache que le había hecho perder comba con el inexpugnable Chelsea de Antonio Conte. Klopp contaba una sola victoria de los suyos entre sus cuatro últimos partidos y necesitaba tres puntos en una jornada en la que todos los grandes de Inglaterra – a excepción del Arsenal, que había perdido el día anterior en casa del Everton – vencieron. Para enderezar el rumbo del barco red, el técnico de Baden Wurtemberg tomó una decisión drástica pero que nadie puede calificar de inmerecida: Loris Karius fue relegado al banquillo y fue Simon Mignolet quien ocupó su posición en la portería del Pool. El exportero del Mainz – al que Klopp elogió después alegando que es un “long term project” y que sus errores de las últimas semanas no definen el jugador que es – había tenido seria responsabilidad de los recientes tropiezos reds y su suplencia debía significar un punto de inflexión. Lo cierto es que Mignolet cuajó una actuación impoluta, en la línea de lo que fue el implacable juego de su equipo, un Liverpool que recuperó las sensaciones perdidas y sumó una victoria de esas que puede firmar perfectamente un campeón de liga. Que nadie se olvide de ellos.

Middlesbrough 0
Liverpool 3 (Lallana 29′, 68, Origi 60′)

Middlesbrough vs Away team - Football tactics and formations
Alineaciones iniciales. Foto:sharemytactics

Karanka recibió al técnico que amargó varios de sus encuentros como segundo entrenador del Real Madrid preparándole un repliegue muy conservador. El técnico vasco alineó de inicio un 4-5-1 en el que sus futbolistas apenas presionaban a la salida de balón del Liverpool – se centraban en tapar las recepciones interiores de sus habilidosos mediapuntas – y en el que los dos jugadores de más desequilibrio de su Boro, Viktor Fischer y Adama Traoré, contaban con serias responsabilidades defensivas, por lo que a la hora de contraatacar quedaban muy lejos de la portería de Mignolet. Además, su ariete, Álvaro Negredo, no cuenta precisamente con la velocidad y explosividad al espacio como sus principales cualidades, de forma que las llegadas locales estaban muy limitadas. El Boro defendía relativamente bien, pero lo hacía durante demasiado tiempo y sus ataques -casi exclusivamente arrancadas monocromáticas de Adama en la derecha- llegaban con cuentagotas.

El Liverpool supo leer el escenario y llevó el peso del partido con suma inteligencia. Ya que el Boro jugaba con un sólo punta a la hora de presionar, Jordan Henderson pudo jugar a placer y organizar el juego red con audacia, constancia y mucha calidad. El mediocentro inglés manejó a su antojo el juego de su equipo, moviendo el balón por el ancho del campo y tratando de encontrar recepciones en tres cuartos de forma que los mediapuntas reds pudieran combinar como les gusta. Los atacantes del Liverpool buscaban constantemente apoyos y desmarques interiores por delante del balón, se intercambiaban posiciones con suma armonía. Es verdad que la estructura del Middlesbrough supo contenerles con oficio, pero eso generó otras consecuencias: como el carril central estaba abarrotado por los mediapuntas reds y estos centraban casi toda la atención de sus rivales, los laterales del Pool recibían con tiempo y espacio para actuar. Este auténtico signature move de Jürgen Klopp – que se lo digan a Marcel Schmelzer y a Lukasz Piszczek – produjo las primeras grietas en el conjunto de Aitor Karanka. Un dinámico Clyne y un brillante James Milner – verdaderamente espectacular su nivel como lateral izquierdo – comenzaron a generar peligro desde sus bandas, hasta el punto de que el primer gol red vino tras un centro del exfutbolista del Southampton, en uno de esos remates en estampida también tan típicos del técnico de Stuttgart. Lallana llevó el dominio al marcador con un testarazo en el que los centrales del Boro mostraron mucha candidez, tendencia que iría creciendo durante todo el encuentro.

Miln
James Milner firmó un partidazo. Foto: Focus Images Ltd

Con el tanto a favor, arribaron minutos de una calidad inmensa del Liverpool. El Middlesbrough dio un paso adelante en su presión, dejó algo más desierta su zaga y el conjunto red lo aprovechó con una destreza magistral. Supo mezclar la explosividad de Mané y Wijnaldum junto a la finura de Firmino y Lallana y la mezcla de ambos de Origi para, en transición y en posicional, atacar los espacios que el Boro concedía con una armonía coral. Y, pese a que Karanka trató de frenar la sangría con dos cambios en el minuto 55′, el torrente de fútbol red en la noche de ayer era imparable. Como muestra de lo expuesto, el 0-2 de Origi -quien no lo haya visto que corra a ponérselo-, una jugada colectiva descomunal de puro éxtasis kloppiano. Y ya con el encuentro prácticamente resuelto, el tanto final de Lallana volvió a dejar en evidencia a los defensores del Boro, y a recordar al resto de Inglaterra que el Liverpool sigue intacto, que quizá no se fue nunca.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Gran artículo, hay muchos jugadores a destacar esta temporada en el Liverpool como Milner (gran nivel de lateral izquierdo), Coutinho (parecía haber encontrado la regularidad hasta la lesión), Origi (por fin con minutos destaca como el killer que es), Llallana (destapandose como goleador)… pero me gustaria destacar a Henderson, su paso al frente esta siendo clave, se que ha estado mucho tiempo este verano estudiando como ser un buen MC y aun recuerdo como en el primer partido contra el Arsenal aquí mismo se cuestionó su desempeño en la posición (totalmente normal en el primer partido). Creo que ha mejorado mucho en el pase, ya que su porcentage es muy alto y su colocación es casi siempre pefecta. Si conseguimos estar más concentrados en defensa se puede pelear por al liga, ya que es la mejor linea de ataque de la liga.
Creo que hay un pequeño error en el texto ya que pone que la primera asistencia fue del ex del Tottenham y Clyne vino de los Saints, aunque desconozco su procendencia anterior.
Saludos

Deja un comentario

*