Liverpool: ocho días, nueve puntos

Jürgen Klopp manager of Liverpool on the touchline prior to the UEFA Europa League match against Rubin Kazan at Anfield, Liverpool.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
22/10/2015

La victoria del Liverpool contra el Swansea por 1-0 no se pareció al futbol ‘heavy metal’ que prometió Jürgen Klopp al llegar a Merseyside, pero el alemán debió de salir de Anfield satisfecho con el trabajo de su equipo. Éste es el tercer triunfo en poco más de una semana después de los logrados en el Etihad contra el Manchester City y en casa ante el Girondins de Bordeaux.

Desde el primer minuto al Liverpool le faltaron la intensidad y el dinamismo que llamaron tanto la atención contra el City. El rival fue el responsable de este cambio: el Swansea defendió ordenado, con André Ayew sacrificando su talento ofensivo para proteger a Neil Taylor de la rapidez de Jordon Ibe. En la banda opuesta, Kyle Naughton estuvo sólido y permitió que Wayne Routledge se convirtiese en la única amenaza de los swans. En los reds, Emre Can mostró autoridad con la pelota e intentó ser protagonista, pero le costó ante un equipo bien construido. En realidad fue el central visitante, Kyle Bartley, el que casi abrió el marcador a favor del Liverpool interviniendo cuando Ibe se adentró en el área. Su despeje acabó impactando en el poste de la portería defendida por Łukasz Fabiański.

Roberto Firmino of Liverpool in action against Bournemouth during the Capital One Cup match at Anfield, Liverpool. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 28/10/2015
Roberto Firmino. Foto: Focus Images Ltd.

La frustración del Liverpool continuó en la segunda mitad. Disfrutando de la mayoría de la posesión, los reds echaron de menos la imaginación ofensiva de Philippe Coutinho, baja por un problema muscular. La falta de creatividad en tres cuartos contra un equipo defensivo evocó a la de la época de Brendan Rodgers; pero esta vez, con la propia ayuda del Swansea, los chicos de Klopp encontraron una solución: Neil Taylor bloqueó con la mano un centro de Ibe y el árbitro decretó la pena máxima. Por segunda ocasión en cuatro días, James Milner marcó desde los once metros. El Liverpool a la postre sacaría adelante un partido complicando sumando tres puntos más que le permiten acercarse a los puestos de acceso a la próxima edición de la Champions League.

No fueron 90 minutos de fútbol brillante, pero sí una tarde con dos momentos potencialmente claves en la temporada de los reds. La vuelta de Daniel Sturridge en el 71′ debe ser recibida con cautela. El internacional inglés se ha ausentado por lesión en la mayor parte de los partidos de su equipo desde su llegada en 2013, jugando en solo 70 de un total de 143. Quizás sea más importante en el contexto de la temporada la entrada de Jordan Henderson siete minutos antes. Como Sturridge, el capitán no logró tener un gran peso en el encuentro, pero su energía y liderazgo en el mediocampo serán valiosos en los próximos meses.

Pep Clotet (al fondo) y Garry Monk (en medio) (Foto: Focus Images Ltd)
Garry Monk. Foto: Focus Images Ltd.

A pesar de que no hay rival pequeño, echar una ojeada al calendario resulta estimulante para el Liverpool: se enfrentarán a Newcastle, West Brom, Watford, Leicester y Sunderland en el mes de diciembre. Hasta los mejores equipos de la Premier tienen serias dificultades para hilar siete victorias consecutivas y además los triufos que han acumulado los de Klopp en las ultimas jornadas no representan evidencia suficiente para afirmar que serán capaces de romper esa tendencia. Sin embargo, no es exagerado sostener que el Liverpool tiene capacidad para enlazar una serie de buenos resultados. Ése es el objetivo.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*