Lo último de Brendan Rodgers

Rodgers - Liverpool - Focus

Old Trafford fue el escenario donde Brendan Rodgers estrenó su última propuesta: el 3-4-2-1 con el que vive actualmente el Liverpool. Aquelló ocurrió hace dos semanas en un partido ante el Manchester United al que los reds llegaban muy tocados tras sufrir la eliminación continental a manos del Basilea. Para superar ese bache, ese momento delicado y los problemas adyacentes al equipo (falta de gol, discreto rendimiento de los laterales, etc), Rodgers optó por lo que se ha denominado como un 3-4-2-1, un esquema en el que el Liverpool alinea tres centrales, cuatro centrocampistas (dos centrocampistas y dos carrileros), dos mediapuntas y un falso ‘9’. Ese podría ser un resumen -siempre abierto a distintas interpretaciones y variedad de criterios- de los elementos que integran ahora mismo el esquema del Liverpool.

Rodgers repite alineación por primera vez esta temporada

Hasta el 26 de diciembre necesitó esperar la afición del Liverpool para ver un partido en el que su entrenador repitiese alineación con respecto al último partido. Los once protagonistas iniciales del empate a 2 frente al Arsenal fueron los elegidos para conformar el once titular del ‘Boxing Day’ en Turf Moor. La frase que acaban de leer seguramente ayude a comprender un poco mejor por qué la temporada del Liverpool está siendo tan discreta. No hay muchos ejemplos de equipos que triunfen cambiando la alineación más de 25 veces durante los primeros cuatro meses del curso. Entre las lesiones y la cantidad de decisiones técnicas que ha tomado Rodgers por bajo rendimiento (Markovic, Moreno, Coutinho, Sakho, Lovren, Mignolet, Manquillo, etc), el Liverpool había sido incapaz hasta ahora de tener un mínimo continuidad. Pese a que la imagen este viernes en Burnley no fue en absoluto buena, cabe la posibilidad de que este periodo navideño sirva al Liverpool para construir unos cimientos: dependerá de la continuidad del 3-4-2-1 y de su buen funcionamiento en las próximas jornadas. “Hemos intentado encontrar soluciones para recuperar esa intensidad y ese ritmo que deseamos. Es fundamental para nosotros esa presión intensa arriba: nos permite controlar y dominar el balón”, explica Brendan Rodgers.

Artículo relacionado: “Todos los esquemas tácticos del Liverpool 2013/14”

Liverpool - Football tactics and formations

 El 3-4-2-1 que ha utilizado el Liverpool en los últimos encuentros (Infografía: Share My Tactics)

Si ver a un equipo jugar con un 3-4-2-1 es extraño -independientemente de que lo haga mejor o peor, es un dibujo táctico muy poco habitual-, ver a Lazar Markovic ejercer de carrilero izquierdo o a Emre Can de central son otros aspectos que acompañan a este Liverpool. Rodgers recurrió a Can en forma de emergencia para cubrir la vacante dejada por la lesión de Kolo Touré en el eje de la zaga al descanso, mientras que el serbio Markovic ha encadenado varios encuentros seguidos como carrilero izquierdo, una demarcación en la que ha tenido desde muy buenas actuaciones (vs Bournemouth) hasta muy malas actuaciones (vs Burnley).

A la hora de juzgar al serbio, cuya etapa en el Liverpool ciertamente no empezó con buen pie, hay que considerar la dificultad que conlleva para alguien que ha desempeñado durante toda su carrera papeles de figura ofensiva (en el Partizan, en el Benfica o con Serbia) adaptarse ahora a un rol que te obliga a cerrar la banda izquierda en fase defensiva y a hacer prácticamente de lateral izquierdo cuando tu equipo no posee el balón. No es fácil. Y que esto no sea sencillo no es incompatible con la otra realidad: que los cinco primeros meses de Markovic en el Liverpool no son propios de un futbolista que costó 24 millones de euros el pasado verano.

Balotelli no encaja

Mario Balotelli, ya recuperado de sus problemas físicos y disponible tras la sanción que le impidió medirse al Arsenal, entró en la convocatoria de Brendan Rodgers para afrontar el viaje a Burnley. No supuso ninguna sorpresa para el internacional italiano conocer en la charla técnica previa al partido que arrancaría desde el banquillo. Rodgers ya había advertido en rueda de prensa tres días antes que Balotelli no encaja excesivamente en esta idea futbolística que está tratando de desarrollar el Liverpool desde hace quince días. “Trabajando con Mario [Balotelli] hemos comprobado que él es mejor dentro del área y alrededor de ella“, asegura Rodgers. “Este nivel de presión e intensidad no es parte de su juego, pero debes tratar de sacar el máximo de los futbolistas que tienes y de las cualidades que ellos poseen. Eso es algo en lo que debemos centrarnos”, añade el entrenador norirlandés.

Y en esas está el Liverpool: que ni juega bien, ni gana tres partidos seguidos (no lo hace desde abril), ni logra encajar en el puzzle una pieza por la que desembolsó 20 millones de euros en verano la entidad de Anfield.

Rodgers - Liverpool - Focus

Brendan Rodgers resopla. No nos extraña. Foto: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

De momento, sí. Y Manquillo lo tiene más complicado que Moreno, ya que el andaluz se adaptaría mejor a este esquema.

Yo creo que no hay nada peor para un equipo que empezar a poner jugadores fuera de su posición ideal, y Rodgers lo está haciendo con Can (no es central), Henderson y Markovic (no son carrileros, el primero menos aún) y Sturridge (no es falso nueve). Sólo veo a Lallana correr como pollo sin cabeza intentando presionar, ni siquiera se ve un equipo junto, que tenga una idea de qué propone.

Puede que los primeros tres partidos del 3-4-2-1 le hayan servido a Rodgers para mejorar un poco la imagen del equipo, al fin y al cabo jugó bastante bien contra dos grandes como Arsenal y Manchester, pero lo de hoy ha sido demencial.

Deja un comentario

*