Los centrales, al rescate

Terry-Cahill-Chelsea-Focus

La Premier League, la prensa inglesa y los aficionados ya han asimilado que lo del Southampton no es flor de un día, sino que es la consecuencia del trabajo bien hecho y del buen equipo que han creado. Los Saints han visitado de forma consecutiva el Emirates y Stamford Bridge, yéndose de vacío de ambos campos, pero dando un nuevo aviso a los conjuntos de la parte alta de la Premier League.

Un error de Michael Essien fue lo que dio lugar al gol de Jay Rodriguez a los 13 segundos de partido, pero nadie regaló nada al Southampton en una primera mitad muy seria. El centrocampista ghanés era una de las principales novedades que presentaba el once de Jose Mourinho. Essien acompañó en la medular a Ramires, mientras que Juan Mata entró en la línea de mediapuntas, ocupando la banda derecha. Explicó públicamente Mou hace unas semanas lo poco que le había gustado la actuación de Ashley Cole en Newcastle. Desde entonces, y para sorpresa de muchos, César Azpilicueta se ha adueñado del lateral izquierdo: el navarro ha sido titular en esa posición en los últimos cinco partidos del Chelsea.

No exhibió el equipo blue un fútbol fluido durante la primera parte, pero sí demostró una intensidad de la que había carecido en varios de los encuentros anteriores. Fue un Chelsea comprometido a la hora de presionar y en el que las mejores ocasiones del mejor tiempo tuvieron un denominador común: las tres fueron de cabeza. Essien cabeceó tras un magnífico centro de Mata, Oscar remató el de Fernando Torres y el propio cabezazo del delantero madrileño se encontró con la espectacular estirada de Artur Boruc. El guardameta polaco, que fue protagonista negativo en la derrota del Southampton contra el Arsenal, rindió a un nivel bien distinto en el Bridge.

Mourinho recurrió a Demba Ba directamente en el descanso, nada de esperar a los primeros minutos de la segunda parte. Reaccionó rápido y el equipo lo agradeció. El senegalés sustituyó a Essien, que ha tenido tardes mejores y al que los años y las distintas operaciones de rodilla le pesan, por lo que el Chelsea salió con dos puntas (Torres, Ba), con Lampard-Ramires ocupando la medular y con Hazard-Mata en tres cuartos de campo. 4-4-2.

Si hay una faceta del juego que el Chelsea ha dominado de forma permanente durante toda la era Abramovich esa ha sido la capacidad goleadora en el juego áereo y en las acciones de estrategias. John Terry, Ricardo Carvalho, Alex, Didier Drogba, Branislav Ivanovic o Gary Cahill son algunos de los nombres que han atemorizado durante la última década a las defensas rivales en la Premier cuando del juego aéreo se trataba. El Southampton de Mauricio Pochettino no fue una excepción. Los cabezazos en la primera parte de Essien, Oscar y Torres, que no acabaron en la portería, tuvieron su continuación en la segunda mitad, protagonizados por Gary Cahill y John Terry. La pareja de centrales remontó el partido en pocos minutos. Sin ir más lejos, la temporada pasada las cifras goleadoras de la zaga blue fueron sobresalientes: Ivanovic 8 goles, David Luiz 7 goles, John Terry 6 goles y Gary Cahill 6 goles.

Una tarde más, los centrales acudieron al rescate. Y Juan Mata fue en varias acciones su gran aliado. La gran capacidad técnica del burgalés y sus soberbios centros son recursos que el Chelsea no debe desaprovechar.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*