Los porqués de la debacle gunner

Arsenal-Focus

No hace falta ni dedicarle una hora y media a revisar el Liverpool 5-1 Arsenal. Revisar los primeros 20 minutos es suficiente para entender y analizar el partido, ya que exactamente ese fue el tiempo que duró. Así lo “quiso” el Liverpool y así lo “quiso” el Arsenal. Poco o nada pasó en Anfield tras el 4-0 de Sturridge en el minuto 19.

No parece casualidad que en los últimos cinco meses y medio los gunners hayan perdido seis veces y siempre ante rivales considerados de nivel alto: Borussia Dortmund, Chelsea, Manchester United, Nápoles, Manchester City y Liverpool.

En la debacle del Arsenal en Anfield confluyeron, en mi opinión, tres elementos: la excepcional ejecución del L’pool -ya descrita por Álvaro de Grado en su crónica-, la pésima puesta en escena del Arsenal y su escasa resistencia anímica en según qué situaciones.

Ausencia de carácter y liderazgo

Lo escribí el pasado verano: “Más allás de posiciones o nombres, una de las cosas que necesita fichar el Arsenal: ¡carácter!”. Y lo reitero, claro. ¿Quién es el capitán del equipo? ¿Quién o quiénes ejercen de líderes? Per Mertesacker asoma la cabeza en ocasiones, la vieja guardia (Sagna-Flamini-Rosicky) cuando buenamente puede, Jack Wilshere de vez en cuando -mucho menos de lo que debería-. Y poco más. No hay un Patrick Vieira. No hay un Tony Adams. No hay un John Terry, como puede tener el Chelsea desde hace más de una década.

Patrick Vieira en diciembre (antes de que el Arsenal encajase 6 goles en el Etihad y 5 g en Anfield): “El Arsenal carece de liderazgo y le costará en los partidos importantes cuando necesite líderes. Juegan un fútbol fantástico, pero a veces necesitas ganar partidos jugando mal/feo y no creo que el Arsenal sea capaz. No tienen a Tony Adams, Martin Keown o Sol Campbell, esos futbolistas que pueden ser líderes dentro y fuera del campo.

Patrick Vieira-Manchester City-Focus

Patrick Vieira (Foto: Focus Images Ltd)

Desde la marcha de Cesc Fábregas en 2011, la teoría dice que Arsène Wenger ha desarrollado dos núcleos llamados a aportar importantes dosis de liderazgo dentro del vestuario: el núcleo británico (Ramsey, Wilshere, Walcott, Gibbs, Oxlade, Jenkinson) y el incipiente grupo alemán (con Mertesacker y Podolski a la cabeza y claramente por encima de Özil y de Gnabry). Pero ni unos ni los otros alcanzan aún a ocupar el vacío existente en un vestuario que acusa la falta de liderazgo.

En Anfield, casualidad o no, no estaban disponibles tres de las figuras más destacadas del vestuario: Mathieu Flamini, Aaron Ramsey y Theo Walcott. Incluso se podría añadir que no estaba una cuarta que es Thomas Vermaelen, si bien es evidente que su rendimiento lo ha relegado a un papel absolutamente secundario desde hace once meses.

¿Fue peor el 8-2 de Old Trafford en 2011 o este 5-1 en Anfield? Más histórico seguramente lo de Manchester, que será mucho más recordado con el paso de los años y de las décadas debido a lo abultado del marcador, pero el Arsenal rinde mucho más por debajo de sus posibilidades en Liverpool que en Manchester. El Arsenal cae 8-2 en ‘El Teatro de los sueños’ porque, entre otras cosas, acaba con diez jugadores y porque se asumen riesgos cuando el resultado es aún de 3-1 en el minuto 60. Pero aquella tarde son titulares, por distintos motivos, Armand Traoré, Johan Djourou, Francis Coquelin, un inexperto Carl Jenkinson o un Andrei Arshavin venido a menos. Los dos últimos cambios aquel día son Henri Lansbury y Marouane Chamakh. Con todos mis respetos, no hay comparación posible, en términos de calidad, entre esa nómina de futbolistas y los 14 gunners que pisaron Anfield este sábado: Mesut Özil, Jack Wilshere, Santi Cazorla, Lukas Podolski, Olivier Giroud, Per Mertesacker, Laurent Koscielny, Alex Oxlade-Chamberlain, Wojciech Szczesny, Kieran Gibbs, Bacary Sagna, Nacho Monreal, Mikel Arteta y Tomas Rosicky. No la hay.

Tony Adams-Arsenal-Focus

Tony Adams fue capitán desde los 21 años hasta que se retiró con 35 (Foto: Focus Images Ltd)

Tema táctico y futbolístico

Como es natural, uno no encaja cuatro tantos en 19 minutos únicamente como consecuencia de si faltan o no líderes en el vestuario. Se encajan esos goles y se sufre esa goleada principalmente porque la puesta en escena en Liverpool es pésima, muy por debajo de lo que se puede esperar del primer clasificado de la Premier League. Vaya por delante que el único que se salva de la debacle es Wojciech Szczesny, que encajó esos cinco tantos pero que poco pudo hacer en todos ellos, además realizó un par de intervenciones meritorias -especialmente un paradón ante un lanzamiento de falta de Luis Suárez- que evitaron una goleada todavía más escandalosa, así que no creo que se pueda reprochar mucho al polaco por lo sucedido en la casa de los reds. Pero no se salva ningún jugador de campo. No creo que fuese tanto una cuestión de planteamiento, de si se jugó o se dejó de jugar con un 4-2-3-1, de si jugaron unos o dejaron de jugar otros (Gibbs, Podolski y Rosicky), sino simplemente de ejecución, tanto a balón parado (dos goles de Martin Skrtel en sendas acciones de estrategia) como en el resto de facetas del juego.

El Arsenal, que encaja demasiados goles a balón parado, no domina las jugadas de estrategia. Eso le costó la derrota en Old Trafford (1-0 con gol de van Persie en un corner) y le complicó mucho las cosas en Anfield (dos tantos de Skrtel en diez minutos). Es obvio que, además, el rendimiento de Per Mertesacker, Laurent Koscielny y Bacary Sagna estuvo varios puntos por debajo de lo habitual, absolutamente superados por Sterling, Sturridge y Suárez, y que estos tres defensas fueron incapaces de repetir su actuación de la primera vuelta en Londres contra el Liverpool.

Mertesacker Koscielny-Arsenal-Focus

Per Mertesacker y Laurent Koscielny (Foto: Focus Images Ltd)

Casualidad o no, el Liverpool atacó insistentemente por el costado izquierdo del Arsenal. La verdad es que no considero que sea algo casual. Por esa zona se movió Luis Suárez, por esa zona se dejó caer Daniel Sturridge, por esa zona cayó Jordan Henderson, etc. Son muchos los rivales que reconocen la fragilidad del Arsenal en la banda izquierda, que ha aumentado cuando Arsène Wenger ha preferido a Nacho Monreal y no a Kieran Gibbs. El lateral zurdo español ha rendido a un nivel bajísimo y se ha visto superado recientemente en escenarios como el Etihad, como St Mary’s o como Anfield.

En el Arsenal, dependiendo de quien ocupe las posiciones de volante/extremo, los laterales tendrán más o menos ayudas. Ni Santi Cazorla, ni tampoco Alex Oxlade-Chamberlain son los más generosos en el esfuerzo defensivo. A ambos les cuesta mucho el retorno defensivo y sus primeros 20 minutos en Liverpool fueron para olvidar. O, mejor dicho, para estudiarlos, analizarlos en Colney, ciudad deportiva del Arsenal, y corregir errores.

Otro defecto recurrente del centro del campo del Arsenal, que pocas veces quedó tan de manifiesto como en la derrota el año pasado en White Hart Lane, es la dificultad que tiene para hacer una buena presión al poseedor del balón. Muchos equipos, y el Liverpool no fue precisamente una excepción, encuentran un filón a la hora de filtrar balones a la espalda de la defensa, y muchos de esos envíos tienen que ver con el excesivo tiempo que se le concede a los centrocampistas rivales para pensar y ejecutar. Ni Özil, ni Wilshere, ni Cazorla, ni Oxlade, ni tampoco Arteta brillan en esa faceta.

Arsenal-Focus

El Arsenal concede demasiado a balón parado (Foto: Focus Images Ltd)

Algo a considerar son las dificultades del conjunto de Arsène Wenger a la hora de traducir su elevada calidad técnica en recursos útiles cuando se afrontan partidos importantes. Técnicamente son muy buenos Rosicky, Cazorla, Ramsey, Özil, Gnabry, Arteta, Wilshere y cía, pero en ocasiones sufren más de la cuenta para imponer esa teórica superioridad técnica. A veces porque no se generan las líneas de pase necesarias, a veces porque hay muchísimos metros de distancia entre los centrocampistas centrales (Arteta-Wilshere en Anfield) y el mediapunta (Özil) y a menudo porque el equipo se vuelve previsible y relativamente fácil de defender. Ya explicamos cuando se lesionó Theo Walcott que su baja sería más trascendente de lo que se creía, ya que, independientemente de su nivel como futbolista, el Arsenal perdía al jugador más vertical de la plantilla.

Artículo relacionado: “Efectos de la lesión de Theo Walcott”

Ocurre que luego el Arsenal va a Anfield y todos piden el balón al pie. Desde los mediocentros hasta el delantero (Olivier Giroud), pasando por los tres mediapuntas (Oxlade, Özil y Cazorla). No existe un mísero desmarque de ruptura, no hay un simple jugador que busque un desmarque en profundidad y de esa forma cree espacios para el resto. Además, a nadie se le escapa que la estrella del equipo tiene que asumir más responsabilidades y elevar sus prestaciones. Hablo de Mesut, sí. Por cierto, que Özil es uno de los que más nota la ausencia de Walcott en el campo…

El Arsenal ha encajado 11 goles en Anfield y en el Etihad. Ha recibido 15 goles en las 23 jornadas restantes.

No hay apenas tiempo para lamentarse. Es una plantilla que debe recuperarse de inmediato anímicamente de la goleada sufrida este sábado. Los próximos tres partidos, en tres competiciones distintas, son exámenes difíciles: Manchester United, Liverpool y Bayern Munich en un espacio de tan solo ocho días. Más adelante, entre la 30ª jornada y 33ª jornada, el Arsenal se enfrentará de forma consecutiva al Tottenham (White Hart Lane), al Chelsea (Stamford Bridge), al Manchester City (Emirates) y al Everton (Goodison Park).

Foto de portada: Focus Images Ltd
¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premiumpodcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

[app-store-download id=760410884]

Related posts

8 comments

Parece mentira, cuando ganamos en Cardiff todo eran flores y primavera. Ahora que el Arsenal ha recibido 5 en Anfield todo son desgracias. Recuerdo que el Arsenal aún va segundo, y que a pesar del partido lamentable en Anfield, la temporada está siendo excelente, creo yo.

Como diría aquél, que no estamos tan mal.

Hombre, llevarse 4 goles en los primeros 20 minutos es algo que llama la atención, y que lleva si no a criticar, al menos a hacerse preguntas.

Sergio tienes razon. Yo tambien pense lo mismo que tu cuando escribiste el articulo de la lesion de walcott. Por eso es que no se ha visto mucho el rendimiento de ozil porque todos piden pases al pie y ozil es ver mas el pase al hueco con grandes desmarques para dejarlos solo 1 contra 1 al arquero. Para mi no ha desaparecido mucho en los partidos sino que el no es el tipo de jugador que es como messi o cristiano que se puede sacar a 1-2-3 jugadores y patear al arco sino que el es de dar el ultimo pase ya que tiene eso como gran virtud.

Una de las claves del partido es que tras el 0-2 el Arsenal se abre para buscar el gol y así el Liverpool logró lo que más le gusta, jugar con espacios. En esta situación tener arriba a tanto crack termina propiciando que se marquen goles.

Como se dice en el artículo (muy completo y bien estructurado), el problema no es más que una confluencia de circunstancias: falta de liderazgo, lesiones importantes, muchos jugadores de un perfil muy determinado y similar (sobre todo en centro del campo), falta de concentración, que no de trabajo táctico, en jugadas a balón parado, decisiones tácticas cuestionables, bajo nivel de ciertos futbolistas (Monreal ni está ni se le espera) y muy de acuerdo en gran parte con el comentario sobre Ozil: Benzema, Cristiano y Di María se hinchaban a tirar desmarques de ruptura y en eso el alemán es fenomenal, de los mejores del mundo, pero no solamente puede estar deambulando por el campo sin recibir balones ni posibilidad de filtrarlos a zona influyentes de ataque para que se creen ocasiones de gol.

Estupendo análisis, Santomé. Pienso que la baja de Walcott es muy importante por lo referente a la verticalidad del equipo, por eso me sorprende que no entre Podolski más en las alineaciones, para que por lo menos haya alguien que la pida al espacio y con capacidad de finalización.

También pienso que la baja de Flamini en partidos de máxima exigencia como el de Anfield, ya que un centro del campo con Arteta y Wilshere no se sositene como hemos visto.

Deja un comentario

*