Los problemas del United

Sunderland v Manchester UnitedBarclays Premier League

Tras dos jornadas en las que sólo ha conseguido sumar un punto, el equipo de Louis Van Gaal ha pasado en dos semanas de arrancar con la ilusión por las nubes a estar sumido en un mar de dudas. ¿Qué le pasa al Manchester United? Tras una pretemporada brillante en la que el equipo pareció asimilar a la perfección y en un tiempo récord los conceptos de su nuevo técnico y en la que enamoró durante su gira norteamericana ante rivales del más alto nivel, el regreso a la competición doméstica parece haber devuelto al equipo las sensaciones de la temporada pasada.

Vamos a tratar de profundizar en algunos de los problemas que hemos detectado en el equipo en estas dos primeras jornadas en las que ha utilizado el nuevo sistema con tres centrales (3-5-2) durante todo el segundo partido (vs Sunderland) y la mitad del primero, así como la línea de cuatro defensores (4-2-3-1) en la segunda mitad de la primera jornada (vs Swansea).

Inicio del juego

Si algo caracteriza a los equipos del técnico holandés es que son equipos tácticamente muy trabajados y que apuestan por un juego combinativo y de posesión que nace desde el portero y la línea de defensores.

En estos dos primeros partidos de liga el equipo ha tenido serias dificultades para generar desde atrás. La línea de tres centrales formada por Jones, Smalling y Blackett -también participó el joven Keane- no ha sido capaz de ofrecer una salida de balón lo suficientemente clara y limpia.

En los partidos de la gira norteamericana el equipo mostró una gran confianza en su fase de inicio del juego ofensivo y resolvió con holgura la presión alta a la que le sometían sus rivales que lo intentaban ahogar muy arriba. En cambio, ante dos rivales de menor entidad como el Swansea y el Sunderland que optaron por retrasar su primera línea de presión, el equipo no encontró soluciones para desarmar a sus rivales con la posesión.

En el partido de este pasado fin de semana en el Stadium of Light, el Sunderland se limitó a tapar a los dos mediocentros y al mediapunta del United, procurando que tuvieran un oponente cerca cada vez que recibían, y a vigilar que cada vez que uno de los dos carrileros entrara en contacto con el esférico tuviese su avance obstaculizado de cerca por un oponente.

Sin embargo, los centrales del United no sufrían presión alguna y tenían total libertad para conducir y profundizar, hecho que no supieron explotar. Sobre todo Smalling, que ocupaba la posición de central por el centro. Se limitó a conducir hasta el centro del campo y después entregarle el balón al compañero menos marcado en innumerables ocasiones. No interpretó bien la posibilidad de generar superioridad numérica en el centro del campo conduciendo hasta atraer la atención de algún rival para dejar a un compañero libre y entregarle el cuero con ventaja.

Ahí se encallaban una y otra vez los red devils, sin capacidad de profundizar en su juego, con una posesión intrascendente y obligando a sus dos puntas Rooney y Van Persie -también Chicharito en la primera jornada y Welbeck en los minutos que disputó en la segunda- a venir a recibir exageradamente cerca de su defensa para poder entrar en juego.

Creación y el doble pivote

En el nuevo sistema de juego implantado por Van Gaal, los jugadores encargados de generar juego son los dos mediocentros. Casi toda la pretemporada este doble pivote estuvo formado por Ander Herrera y Darren Fletcher y así empezó la liga en Old Trafford. No obstante, de cara al segundo partido el técnico holandés dio entrada a Cleverley en lugar de Herrera (lesionado). También utilizó a Fellaini en la segunda parte del primer encuentro y a Januzaj en el segundo tiempo de la segunda jornada. Se trata de cuatro jugadores muy distintos pero ninguno de ellos tiene el perfil de mediocentro posicional y a excepción de Herrera, ninguno es un gran organizador de juego, si no más bien se trata de centrocampistas de gran recorrido -box to box- o jugadores específicos en otras posiciones y adaptados a ese nuevo rol -como es el caso de Januzaj-. Todos han ofrecido en estos dos partidos una gran movilidad intentando desaparecer y aparecer, venir a recibir y luego alejarse, ocupar posiciones más avanzadas para dar otras alternativas de pase y un sinfín de movimientos que si bien pueden generar momentos y posibilidades de sorpresa al rival, también generan algunos problemas a sus propios compañeros.

En primer lugar, al ser dos jugadores que el rival trata de incomodar mediante la constante proximidad de algún oponente, tanta movilidad acaba aumentando la densidad de jugadores en zonas donde interesa que eso no ocurra. Si los dos pivotes mueven hacia delante, arrastran con ellos a sus rivales directos y hacen que la zona donde puedan recibir el media punta y alguno de los dos puntas esté demasiado poblada de jugadores y eso dificulta enormemente que éstos últimos puedan recibir con ventaja. Si en cambio se mantuvieran cerca de la zona de inicio, generarían mayor espacio a la espalda de sus oponentes directos que podría ser aprovechado por otros jugadores.

En segundo lugar, esa movilidad hace que en muchos momentos estén muy separados y que si se produce una pérdida de balón el equipo sufra mucho en su transición defensiva por no tener la zona por delante de la defensa protegida por uno de ellos.
Finalmente, al no tener ninguno de ellos el perfil de mediocentro posicional se antoja complicado que a corto plazo estas situaciones se puedan corregir. Se echa en falta a Michael Carrick y habrá que estar atentos a ver qué sucede en estos días previos al cierre del mercado. Se hablaba de Arturo Vidal, pero seguirá sin haber un jugador de perfil específico de medio centro y eso puede costar caro durante toda una temporada.

Sunderland v Manchester United Barclays Premier League
Luis Antonio Valencia está siendo utilizado como carrilero derecho (Foto: Focus Images Ltd)

Los carrileros: ¿una ventaja o un inconveniente?

Uno de los puntos fuertes de este sistema implantado por Van Gaal es la posición de los carrileros. Dotan de mucha amplitud al equipo, ayudan en la salida de balón a los tres centrales actuando como laterales, pueden actuar como laterales en defensa llegando a completar una defensa de cinco, dificultan la labor de los rivales para defenderlos porque ni son laterales ni son extremos y tienen la capacidad de desequilibrar en ataque como extremos puros.

En cambio, todo ese potencial que la posición de los carrileros empezó a mostrar en los brillantes partidos de pretemporada parece haberse desvanecido en este inicio de liga.

Young no se encuentra cómodo en la izquierda y Valencia, Januzaj o Lindgard no han aparecido lo suficiente por la derecha. Las dificultades de circulación de balón del equipo han impedido de momento que puedan aparecer por sorpresa en posiciones de extremo para desequilibrar -lo consiguió una vez Valencia y de esa situación nació el gol de Mata- y su escasa participación sólo se ha visto compensada por su constante sacrificio en tareas defensivas. Necesita mejorar mucho su juego interior el United para que sus jugadores exteriores puedan rendir en esa posición. El balón debe ir dentro para acabar fuera porque si ya nace por fuera el equipo deja de tener amplitud en campo rival -al recibir los carrileros en campo propio- y con ello pierde también la profundidad en su juego -los dos puntas parecen aislados del juego-.

La línea de presión

Van Gaal, al igual que hizo durante el mundial con la selección holandesa que tan magnífico papel realizó en Brasil, ha optado por impulsar un sistema de juego en el que la presión de sus jugadores más adelantados se inicia cerca del círculo central. Los dos puntas abiertos se encargan de tapar la salida de los centrales abiertos, el mediapunta sale a dificultar la evolución del mediocentro más retrasado, los carrileros vigilan a los laterales adelantados y el doble pivote persigue la evolución de los jugadores que buscan recibir entre líneas, mientras que los tres centrales se encargan de los jugadores más adelantados o de corregir algún desajuste entre líneas a espaldas de los pivotes.

Ya en Old Trafford ante el Swansea, pero también este domingo pasado ante el Sunderland, dio la sensación de que el United “regalaba” demasiados minutos de posesión a su rival. Es cierto que un alto porcentaje de esa posesión -sobre todo en el caso del Sunderland- era intrascendente y tenía lugar cerca del área rival, pero también lo es que el resultado no era favorable, los minutos transcurrían y el Manchester United es uno de los grandes clubes europeos que está diseñado para aspirar a todo. En ese contexto y a pesar de que el planteamiento inicial fuera el de mantener la primera línea de presión a esa altura del terreno de juego, se echó en falta una mayor ambición por robar el balón más rápido a través de una presión más intensa con un posicionamiento mucho más adelantado.

En definitiva, seguiremos atentos la evolución de este nuevo e ilusionante proyecto del gran Louis Van Gaal, esperando que pronto recupere las maravillosas sensaciones de la pretemporada y se adapte lo antes posible a la Premier.

Sunderland v Manchester United Barclays Premier League
Louis van Gaal aún no conoce la victoria en partido oficial con el Manchester United (Foto: Focus Images Ltd)
* Carlos Vicens es entrenador nacional y actualmente dirige al CE Santanyí
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

9 comments

El United ha ganado gran cantidad de ligas en las ultimas temporadas, ha sido tan dominante como el Bayern en Alemania, asi que es oportunidad que los demas equipos deben aprovechar mientras este gigante esta dormido

No entiendo el empeño en imponer un sistema(1-3-5-2)cuando pienso que no tiene jugadores para acoplarse a el. Con Holanda le fue de maravilla por que aprovecho la defensa del Feyenoord, que ya venia trabajada de toda la temporada.

Llevo unos años pensando que al Utd le falta otro mediocentro posicional, ya que Carrick es muy bueno pero se pasa media vida lesionado.

No tengo tan claro que el Manchester United no tenga plantilla para jugar con un 3-5-2. Cuando vemos nombres desconocidos como Blackett o Keane en la linea de atrás, o a centrales más conocidos pero que dejan dudas como Smalling o Evans, pues quizás no tenga mucho sentido. Más aún si los que juegan de carrileros son Lindegard, Young o Januzaj. Pero ¿Y si Carrick termina por convertirse en central del todo, en vez de ser una opción en casos extremos? (ya hemos vivido una reconversión hacia atrás, de media punta a medio centro posicional, en otra leyenda viva del fútbol inglés como es Gerrard). ¿Y si nos damos cuenta de que Rojo puede jugar de central y además aprovechar bien ese aspecto que recalcan en el artículo de la salida en conducción para crear desorganización defensiva en el rival? ¿Y que pasa cuando pueda jugar Shaw, lateral ofensivo de muchísima proyección? ¿Y si el plan de Van Gaal pasa por que Ander sea MC posicional y Dimaria sea el interior? Entonces nos queda un once así: De Gea; Rojo, Carrick, Jones; Shaw, Dimaria, Ander, Valencia; Mata, Rooney y Van Persie. Creo que con estos jugadores en mente, y en estas posiciones, tiene mucho sentido el esquema que está usando Van Gaal. Dudo que fichen a Dimaria para ser carrilero, no por que no pueda serlo, sino porque es zurdo y resultaría muy extraño poner a un carrilero a banda cambiada (mucho mas extraño que hacerlo con un extremo) y además por que por el pastón que van a pagar por él no tendría sentido (sería como si el Madrid decide poner a Bale de lateral). Me parece que el once que he dado, que no cuenta con ningún fichaje más que puedan hacer (Blind), atacaría y defendería mucho mejor que el actual. Lo unico malo es que desaparece Januzaj del once.

Yo creo que también es perfectamente implantable el 3-5-2, y puede dar frutos si se corrigen algunas cosas. Por partes:

1)La portería la doy por cerrada, por orden, con De Gea y Lindegaard.

2)En la linea de 3 centrales, Jones es intocable, cuento con Evans para rotar, me vale Rojo como central izquierdo (al mismo tiempo está para ser carrilero), y confío en Blackett y Keane. Me sobra Smalling, y me falta un central de primer nivel. Si no puede ser de primer nivel, que sea de segundo.

3)En los carriles hay más dudas: hay overbooking en tres cuartos, y muchos de esos jugadores pueden actuar en banda, por lo que muy posiblemente se podrían usar como carrileros. Sea como fuere, Valencia es intocable en la derecha, y Shaw debe contar en la izquierda. Puede servir ocasionalmente Young, y podría valer Rafael si no hay más remedio, pero me gusta mucho como carrilero Darmian.

4)En el centro del campo, para empezar, me falta un pivote posicional. El más indicado para ese puesto es Daley Blind. A partir de ahí, cuento para rotar con Carrick y Fletcher. Por delante del pivote, me gustaría que estuvieran Ander y Di María. Como recambios quedarían Cleverley y Fellaini.

5)En la delantera, la pareja indiscutible es Rooney-Van Persie. Wellbeck queda como recambio en punta, y por detrás cuento con Mata, Januzaj y Kagawa.

Resumiendo, por no enredar:

De Gea – Rojo, Alderweireld, Jones – Shaw, Blind, Di María, Ander, Valencia – Rooney, Van Persie.

Suplentes: Lindegaard, Evans, Keane, Blackett, Carrick, Fletcher, Cleverley, Fellaini, Januzaj, Young, Kagawa, Mata y Wellbeck.

A mí, personalmente, me sobran Smalling, Zaha y Chicharito, veo que es pronto para Lindgard, Lawrence y Wilson, sitúo en el medio a Ander por ser mejor organizador que el resto de medios de la plantilla, no pasaría nada si ceden a Cleverley este año y tiran de los veteranos, y se queda Young por fondo de armario.

Mientras Shaw esté de baja, Di María al carril, no hay más remedio. Si pones a Rojo, la defensa es un desastre

mata suplente imposible .
4-4-2(rombo)
de gea
rafael, jones, rojo, shaw
carrick, ander,di maria
mata
rooney, van persie
encajan todas las pieza a la perfeccion solo falta un pivote y lateral derecho

Zaha es buenisimo, van gaal le dara la oportunidad. Si ficharan a blind le usaria de central y carrick mediocentro, no creo que si tambien fichara a alderweider, este le quite el puesto a carrick( quedaria enormemente impresionado si eso ocurriera). No veo a ander herrera como posicional, sino interior.

Amén a todos los problemas claves citados. Destacaría la nula salida de balón desde atrás, y la inoperancia del mediocampo para enlazar con garantías defensa y ataque. De nuevo, se ve un United partido y muy endeble atrás.
Necesitan como mínimo un central de primerísimo nivel, y un pivote posicional puro, que tenga intensidad defensiva, destaque en colocación y trate bien la bola para darle salida.
Sigo sin comprender por qué dejaron escapar la posibilidad de fichar a Garay, que se ha ido al Zenit, y para el pivote veo perfecto a Daley Blind.
¿Podría encajar Alderweireld en ese perfil de central con salida de balón? yo creo que sí.
Por otro lado, ¿dónde va a jugar Di María? lo más simple sería imitar el esquema de la Juve de Conte, con 3 centrales, un pivote, 2 interiores, 2 carrileros y 2 puntas. Así, Di María sería “Marchisio”, pero infinitamente mejor.
En mi opinión, Kagawa debería tener más peso, en detrimento de Young.

Genial análisis de los problemas del Manchester, aunque probablemente no serían tan graves sin la plaga de lesiones que han estado sufriendo. Artículos como este hacen grande a MI

Deja un comentario

*