Los tres errores del Liverpool en Old Trafford

Liverpool Brendan Rodgers Focus

La sexta victoria consecutiva del Manchester United en liga llegó ante el Liverpool (3-0) en un partido donde De Gea fue el gran protagonista. El portero español sacó cuatro mano a mano a Sterling y a Balotelli en momentos cruciales y entre Rooney, Van Persie y Mata se encargaron de seguir escalando posiciones en el campeonato a costa de un rival cuyo entrenador, Brendan Rodgers, sigue siendo muy criticado. Estos son los principales errores que cometió el Liverpool en su visita a Old Trafford.

Artículo relacionado: Van Gaal no se conforma con esto

La organización de los tres centrales

Rara vez el Liverpool ha salido de inicio con tres centrales y dos carrileros. Esta vez, Rodgers no sólo sorprendió con la suplencia de Mignolet -el titular fue Brad Jones y, según confirmó el técnico norirlandés, seguirá siéndolo al menos unas semanas más- sino con un esquema novedoso. Glen Johnson, Skrtel y Lovren fueron los tres elegidos, aunque la lesión de Johnson obligó a salir a Kolo Touré. Henderson ocupó el carril derecho mientras que Alberto Moreno, muy propenso a subir y a generar peligro por su banda, se quedó con el izquierdo. Gerrard y Allen se colocaron al resguardo de los centrales con dos mediapuntas por delante y arriba, únicamente Sterling, de modo que Lambert y Balotelli se quedaron en el banquillo. El tercer gol es claramente un error de Lovren, pues el ex del Southampton no acierta a despejar con contundencia un balón, se le queda en la frontal a Mata y éste asiste a Van Persie. Sin embargo, es en el primer tanto donde se ve el desorden defensivo ya que Lovren tardó muchísimo en llegar hasta Valencia, que había encarado a Alberto Moreno (carrilero) y Allen (centrocampista que fue al apoyo). En ese hueco y ese tiempo que Lovren tardó en llegar, Valencia encontró el pase fácil para Rooney y el capitán del Manchester United hizo el 1-0.

Carragher sobre Lovren: “Otro error individual. Costó mucho dinero, lo ficharon para cambiar lo que pasó el año pasado y parece que incluso está empeorando. Esta vez, de nuevo, estuvo inmerso en otro gol en contra”.

Captura de pantalla (600)Los dos equipos salieron con tres centrales (Foto: sharemytactics)

El problema en la mediapunta

La idea de salir con Coutinho y Lallana por detrás de Sterling no era mala. Con su presencia, el Liverpool podía hacer daño en una zona muy peligrosa y presionaron con intensidad los primeros pases del rival. Sin embargo, Carrick no jugó de mediocentro sino que quedó incrustado entre los dos centrales a modo prácticamente de líbero: de ahí salían los pases más claros y el balón superaba a los tres futbolistas más ofensivos del Liverpool sin apenas dificultad. Lallana y Coutinho no consiguieron entrar en demasiado contacto con el balón en situaciones peligrosas y quedaron oscurecidos por el gran encuentro de Rooney, Fellaini y Carrick. Además, que jugasen en la mediapunta implicaba que también tenían que colaborar en las coberturas defensivas para que no se produjeran desajustes. Pero ni Lallana ni Coutinho son dos futbolistas excesivamente lúcidos en tareas de defensa. Un dato curioso: los dos primeros goles del Manchester United llegan tras dos centros sencillos de sus carrileros, Valencia y Ashley Young.

Las oportunidades falladas

El error más evidente del Liverpool fue la falta de puntería. Tuvo tantas ocasiones que debió marcar más de una. Es por ello que en el resultado final, un 3-0 aparentemente muy contundente, hay que darle a David De Gea la importancia que merece. Hay 25 segundos entre el mano a mano de Sterling y De Gea, el primero que saca el español, y el gol de Rooney que abre la lata. Ahí cambió toda la dinámica del partido. Poco después, Sterling volvió a fallar frente a De Gea. Y en la segunda mitad, con 2-0 en el marcador, sin ningún defensa que molestase, Sterling falló una tercera vez ante el meta del Manchester United. Para entonces ya había entrado Balotelli en la punta del ataque, pero el italiano no tuvo mejor suerte: falló un disparo desde dentro del área, un tiro a bocajarro que De Gea mandó a córner y un último mano a mano que sacó con los pies. De los 9 disparos a puerta del Liverpool durante el partido, 8 fueron dentro del área. No metieron ninguno.

Rodgers: “Creamos suficientes ocasiones para ganar el partido”.

Sterling FocusSterling falló tres ocasiones muy claras ante De Gea (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

¿A nadie le sorprende que en el clásico del fútbol inglés ambos equipos saliesen con 3 centrales y carrileros? ¿Hace 10 años habría sido posible ver semejantes esquemas en los dos gigantes históricos de inglaterra? No lo creo. Y ojo, no digo que esto sea algo malo, pero sin duda es curioso y digno de mención, y debe hacernos reflexionar sobre los cambios que están ocurriendo en la concepción del fútbol en la premier los últimos años.

Deja un comentario

*