Luiz Gustavo, otro caso paradigmático del wengerismo tardío

Arsène Wenger, dirigiendo un entrenamiento (Foto: Wonker)

Termina la temporada, el Arsenal ha salvado los muebles metiéndose al menos en la previa de Champions y, aunque el mérito del logro no debe infravalorarse por el potencial de los competidores, el aficionado gunner siente nostalgia de aquellos tiempos en los que su club quedaba primero o quedaba segundo. Con Wenger en el banquillo, además. El club afirma luego que, este verano sí, tras haberse pagado ya una buena parte del estadio, habrá dinero para fichar. Pero Wenger no ficha. Y no ficha porque los jugadores que quiere tienen ofertas de otros clubes que pagan por encima de lo que él cree que es el precio de mercado. El precio justo. El problema del wengerismo tardío es que Wenger es licenciado en Economía.

Arsène Wenger, dirigiendo un entrenamiento (Foto: Wonker)
Arsène Wenger, dirigiendo un entrenamiento (Foto: Wonker)

Luiz Gustavo, un magnífico medio centro que habría dado un salto de calidad importante a la plantilla del Arsenal -hoy en día muy inferior a las del City, el Chelsea y el United-, ha preferido firmar por el Wolfsburgo que por el conjunto londinense. No puede haber motivación deportiva alguna en su decisión: el Wolfsburgo no jugará en Europa y tiene escasísimas opciones de competir por títulos en la Alemania del Bayern de Pep y el Dortmund de Klopp. No puede haber razones históricas: el Wolfsburgo es un club sin tradición en la élite, que ha conseguido éxitos en la última década debido a la inversión de la Volkswagen. Muchos hinchas alemanes lo consideran, al igual que al Hoffenheim -en el que también jugó Luiz Gustavo, por cierto-, un “club artificial”. Puede haber motivos culturales, sí: lleva años en Alemania y conoce el entorno; Inglaterra sería volver a adaptarse a otra sociedad y a otra lengua. Y puede que incluso piense que en el Wolfsburgo jugará seguro y de este modo tendrá plaza en el Mundial 2014; pero, realmente, es difícil imaginar que en el Arsenal no fuera a ser titular indiscutible.

Ocurre que el Wolfsburgo ha puesto encima de la mesa dieciocho millones de euros y un sueldo astronómico. El Arsenal probablemente tiene dinero para pagar eso, pero Wenger cree que Luis Gustavo no lo vale. Lo quiere, lo quiere muchísimo, pero no está dispuesto a entrar en el juego de inflar precios. Wenger está destinado a perder todas sus batallas con los nuevos ricos, en parte porque sabe que si se atreviera a ganar una estaría contradiciendo su discurso. Ahora mismo, el Arsenal sólo puede atraer a un jugador TOP si Wenger es infiel a su filosofía. Y los ideales, para el alsaciano, son innegociables.

Wenger consiguió armar uno de los mejores equipos que ha visto el mundo en las dos últimas décadas en la era previa al aterrizaje de los multimillonarios extranjeros y de los clubes que gastan más de lo que generan. En el fútbol moderno, el wengerismo se ha convertido en una especie de causa perdida. Muy elogiable desde un punto de vista ético, pero incapaz de competir por los objetivos que sí eran alcanzables -y a menudo se conseguían- en los primeros y brillantes años del alsaciano en Londres.

 

Related posts

6 comments

Muy de acuerdo con tus palabras, como Economista al igual que nuestro querido Arsene, creo que el mercado está muy inflado.
En parte por los Abramovich, Rybolovlev, Mansour bin Zayed o ben Nasser al Thani… y otra parte por los fondos de inversión de los Neymar, Falcao, Kondogbia.
Creo que la solución para el ‘Wengerismo’, radica por buscar en otros mercados con potencial como los balcanes o los países nórdicos y olvidarse un poco de centroeuropa, especialmente los jugadores franceses tan del gusto de Wenger.
Hablando de franceses, no crees que Lass Diarra sería un jugador que encajaría perfectamente en el cuadro ‘gunner’ a nivel técnico. Siempre confiando en que Arsene Wenger sea capaz de controlar un carácter muy controvertido, difícil de manejar incluso para el propio José Mourinho que se vio incapaz de controlarlo.

Y así nos va..

Si nos hubiéramos adelantado al Dortmund por Aubameyang, o tuvieramos cojones a pagar 40 kilos por Suárez, o si por fin ficháramos un portero de garantías las cosas nos irían mejor. Seguro

Me gusta Wenger pero hay que gastar si se quiere triunfar. La cuarta plaza este año pinta difícil.

creo que quizás Wenger viva estancado en el pasado y no se de cuenta de que ahora las cosas funcionan de manera diferente, y si quiere competir al primer nivel creo que debería de intentar traer a jugadores top y no futuras promesas, es una pena que el fútbol se haya convertido en esto pero si no gastas dentro de este circo no vas a entrar en escena….

La economia de wemger acaba con el progreso de la plantilla ya qu no trae a jugadores que den todo por el todo como angel dimaria, como luis suarez jugadores que suden la camiseta al maximo q despues de ir perdiendo den animo al equipo y reviertan el marcador necesitamos un portero, un lateral derecho que ayude cuando sagna no esta bien y un central al lado de koscielny, un medio que gane por arriba por abajo y sea fuerte con estilo osea kondogbia, y a luis suarez un delantero que de todo por el todo o erick lamela o angel di maria, burak yimaz eso es todo soy idolo del arsenal pero dia a dia me siento a ver como se van mis ilusiones con supuestos jugadores q llegaran al club y nada mal mal mal arsen wemger suelta el codo y paga algo q los equipos no puedan ni pensar y vendan sus jugadores economia para mala

Es increible cómo un jugador de la talla de Luiz Gustavo acave en el Wolfsburgo, y además, pasando sin pena ni gloria por el Bayern, de verdad que lo que tiene este tipo es mala suerte…No entiendo cómo equipos como el Arsenal (como bien comentais), Mánchester, Inter, Milan, e incluso, creo que en el Madrid daría mucho más que Khedira, no han apostado por él. Qué lástima.

Deja un comentario

*