El Tottenham mete miedo

Tottenham Hotspur manager Mauricio Pochettino (left) celebrates after Christian Eriksen gave his team a 2-1 lead, as Manchester City manager Manuel Pellegrini expresses his frustration in the background, during the Barclays Premier League match at the Etihad Stadium, Manchester
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
14/02/2016

Al Tottenham le faltaba un triunfo grande, una victoria que les confirmase como candidatos reales a poder ganar la Premier League. Ya habían vencido al City en el partido de ida (4-1), pero era a principio de temporada y no tenía una repercusión inmediata en la clasificación. Necesitaban una muestra de autoridad a domicilio que se tradujese en un resultado positivo cuando la presión también marca diferencias. Fueron al Emirates, dominaron casi todo el partido contra el Arsenal, pero terminaron empatando. Luego recibieron al Chelsea, fueron superiores durante buena parte del choque, pero sólo sacaron un punto. Visitaron al Everton, hicieron de todo con ellos, pero no pasaron del empate. En el último duelo directo, contra el Leicester, perdieron por 0-1 en casa. Lo que los Spurs necesitaban para creerse que pueden levantar el título liguero era demostrarlo en un partido de máxima presión, y el 1-2 contra el Manchester City en el Etihad, cuando los citizens habían igualado la contienda minutos antes, fue esa pista definitiva que ya apunta a los de Mauricio Pochettino.

Hay una señal inequívoca de la personalidad que está demostrando este Tottenham fresco y rejuvenecido (tiene la media de edad más joven de toda la competición): cuando peor se había puesto el partido, lo sacó adelante. Kelechi, con una definición espectacular (9 goles entre todas las competiciones), había igualado el gol inicial de Harry Kane, de penalti dudoso por manos de Sterling, y el Manchester City veía su momento de gloria en el partido. Buscando la victoria, Pellegrini quitó a Fernando y confió a Yaya Touré en esa posición que hace temblar el equilibrio de un equipo: el doble pivote. Fue ahí, con Erik Lamela entre líneas, donde los Spurs llegaron a la victoria. El argentino se coló en la espalda y encontró a Eriksen.

La jugada del gol de la victoria (Foto: sharemytactics)
La jugada del gol de la victoria (Foto: sharemytactics)

Hasta ese momento de desequilibrio, el Manchester City mantuvo la solidez a pesar de estar bajo el dominio del Tottenham. En otras palabras, Yaya Touré estaba protegido por Fernandinho y Fernando, de modo que la posesión visitante, que no cesó durante gran parte del enfrentamiento, carecía de peligro en los metros finales.

Pasan las semanas, pasan los rivales, se acerca el final del campeonato y las cualidades del Tottenham quedan de manifiesto en cada jornada: una salida de balón sobresaliente con dos centrales capaces de mandarlo donde quieren, dos laterales que llegan a la línea de fondo, la capacidad para mantener la posesión en cualquier circunstancia, un juego entre líneas peligroso, un portero sin miedo que en la última jugada del partido sale a por un balón peligroso y un delantero que entra y sale del área a su antojo: Harry Kane, un nueve con alma de mediapunta y un rendimiento goleador al alcance de muy pocos (16 goles en esta Premier League). Con todo esto, el Tottenham sólo ha perdido 3 veces en liga (Manchester United, Newcastle y Leicester), siendo la primera de ellas en la jornada inaugural, además de tener la mejor defensa de toda la competición: 20 goles encajados en 26 jornadas.

Harry Kane marcó de penalti (Foto: Focus Images Ltd)
Harry Kane marcó de penalti (Foto: Focus Images Ltd)

¿Qué le queda al Manchester City tras dos derrotas seguidas en casa ante dos rivales directos como Leicester y Tottenham? Las conclusiones son negativas, principalmente por el hecho de no haber sumado ningún triunfo en todo el curso 2015/16 ante los equipos que forman el top-6 de la clasificación. Si en los duelos de nivel el conjunto se desvanece, las opciones de título disminuyen, a lo que hay que añadir el importante número de futbolistas lesionados que tiene Pellegrini en su plantilla (14 jugadores disponibles de la primera plantilla). A la hora de la verdad, en una tarde que podían volver a ver de cerca el liderato, Agüero firmó su peor partido en mucho tiempo y el equipo se abrió por donde se abre regularmente: ese hueco sobre el que se construyen imperios, por el que Yaya Touré no pasa a menudo.

Los jugadores del City protestaron el penalti (Foto: Focus Images Ltd)
Los jugadores del Manchester City protestaron el penalti (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

¿No creéis que se habla poco de Mauricio Pochettino?, un tipo que hizo un gran trabajo en Espanyol, Southampton y ahora Spurs.
Siempre me había parecido un equipo sin alma, mucho dinero invertido en jugadores que les salían “ranas”, pero ahora están empezando a sacar gente de la casa rejuveneciendo el equipo, haciendo que jueguen chavales que sientan la camiseta, creando una columna vertebral para años (si pueden retener a sus jugadores).
Porque para mí ese es el principal problema de los equipos ingleses importantes, les faltan 2 canteranos que salgan, se les den oportunidades y se hagan con un puesto en el 11.
Un Carragher y Gerrard de turno; pero para ello tienen que disfrutar de oportunidades, pero me parece que la política es invertir en fichar chicos que destacan y luego no hay oportunidades, este año el Chelsea ha tenido 1000 partidos para darles minutos a los Loftus Cheek, Traore, Musonda.
Me gustaría que en el próximo English Breakfast analizaráis al Tottenham y Pochettino como entrenador y Musonda si esperabais esa rápida adaptación al Betis y como se va de quien quiere..¡¡¡¡Os lanzo el guante!!!!

El nivel de Yaya Touré es el de un jugador que será el primer descarte de Guardiola: no llega al ataque con la peligrosidad de antaño, en defensa es inexistente, su recorrido ha disminuido en demasía y sufre de lo lindo en las transiciones. Algún que otro gol de libre directo y/o disparo desde media distancia, eso es lo que queda del centrocampista marfileño, destronado como mejor jugador africano del año en la presente edición por el delantero gabonés del Dortmund: Aubameyang.

Deja un comentario

*