Thriller en Manchester

Paul Pogba of Manchester United during the Premier League match against Tottenham Hotspur at Wembley Stadium, London
Picture by Andrew Timms/Focus Images Ltd +44 7917 236526
31/01/2018

El Manchester United pospuso el alirón del Manchester City con una remontada espectacular en el Etihad que alargará unos días más la resolución de la Premier League. El equipo de José Mourinho se repuso de una mala primera mitad en la que se vio abrumado por el juego de su rival ciudadano, cuya ventaja de dos goles al descanso parecía incluso corta, y reaccionó con una de sus mejores ráfagas de fútbol en los últimos meses. El derbi de Manchester estuvo a la altura de las elevadas expectativas.

Manchester City 2 (Kompany 25′, Gündogan 30′)
Manchester United 3 (Pogba 53′, 55′, Smalling 69′)

Manchester United vs Manchester City - Football tactics and formations

Hasta que Kompany abrió la lata a los 25 minutos de juego, al Manchester City le costó perforar el sistema defensivo del United. Los de Mourinho plantearon un partido cerrado, con un repliegue bajo y marcas prácticamente individuales. Por ejemplo, Ander Herrera estaba muy pendiente de David Silva, Matic procuraba que Gündogan no recibiera cómodo y uno de los centrales siempre seguía los movimientos del falso delantero centro, primero Bernardo Silva y más adelante Sterling. Guardiola dio descanso a algunas piezas importantes (De Bruyne, Walker o al recién recuperado Agüero) pensando en el próximo compromiso europeo, pero alineó un once perfectamente reconocible que quiso mandar con la pelota desde el primer minuto y con varios mecanismos reconocibles. Por citar algunos casos, Sané se abría en la banda izquierda, el falso nueve retrocedía para arrastrar a los centrales o Gündogan entraba en carrera al espacio liberado por su compañero. Sin embargo, el juego citizen no fluyó hasta que Kompany anotó el 1-0. Los centrocampistas locales se desataron en medio de la conmoción de los red devils y la circulación fue mucho más ágil. Las marcas del Manchester United se difuminaron, Fernandinho empezó a romper líneas con pases verticales que conectaban con los atacantes, David Silva empezó a recibir entre líneas y Gündogan aparecía siempre libre en el área. Así llegó rápidamente el 2-0, en una acción culminada de forma magistral por el centrocampista teutón, e incluso pudieron caer más goles de haber estado Sterling más atinado en la definición. Las irrupciones de Gündogan resultaron indetectables para la zaga del United, abrumada por el dinamismo de los futbolistas que poblaban el carril central del cuadro local. La superioridad del primer tiempo fue manifiesta.

Ilkay Gundogan of Manchester City during the Premier League match at St. James's Park, Newcastle Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782 27/12/2017
Ilkay Gündogan completó una gran primera parte. Foto: Focus Images Ltd.

El City perdonó y el Manchester United dio un paso al frente tras la reanudación. Mourinho modificó ligeramente la disposición de sus atacantes, abrió un poco a Lukaku al sector derecho, Alexis se situó en una zona parecida en el sector izquierdo y Lingard jugó con absoluta libertad entre líneas. De esta forma, el United congestionó el centro del campo y liberó a Matic de vigilancias específicas: Lingard pasaba a presionar a Fernandinho, Alexis y Lukaku encimaban a los centrales y Pogba podía volar con mayor libertad para asomarse cerca del área contraria tras un primer tiempo disperso en el que retuvo demasiado el cuero y perdió más balones de la cuenta. El Manchester United pasó a jugar bastante más arriba y recortó la diferencia muy pronto, tras una jugada colectiva en la que Ander Herrera asistió a Pogba con una dejada soberbia con el pecho. Dos minutos después, el centrocampista galo volvía a aparecer por sorpresa desde la segunda línea para marcar tras una asistencia de Alexis Sánchez. En dos zarpazos, el Manchester United empató y pospuso momentáneamente la celebración del título skyblue.

Manchester United vs Manchester City - Football tactics and formations

La mayor incidencia de Alexis potenció a Pogba, que a le vez contó con la inestimable ayuda de Lingard para distraer a los centrales en sus incorporaciones desde el centro del campo. Estos tres futbolistas sometieron al Manchester City, que volvió a encajar dos goles de forma prácticamente consecutiva como ya le ocurrió en otras dos ocasiones contra el Liverpool. Los de Guardiola quedaron aturdidos, desconcertados por haber dejado escapar un partido que tenían bajo control, y no pudieron voltear la dinámica negativa. El United, desatado, culminó la remontada en una acción a balón parado que Smalling remató absolutamente solo y los cambios skyblues tampoco bastaron para igualar la contienda. Con el marcador a favor el Manchester United volvió a dar un paso hacia atrás, pero no picó en los mismos cebos que le ofreció el City en la primera parte. Tampoco faltó la acción milagrosa de rigor que deja De Gea en cada partido, en este caso una parada espectacular a un cabezazo del Kun Agüero en el minuto 89′. Poco después, Sterling se topó con la madera en otra ocasión clarísima.

Más allá de la oportunidad malograda para sellar matemáticamente el título de campeón de liga, o de la anecdótica que pueda llegar a ser a nivel estadístico la segunda derrota en esta Premier, la última semana ha puesto a prueba la capacidad del Manchester City para detener el frenesí del intercambio de golpes cuando pierde el control del balón. Necesitará corregir esta situación en los próximos tres días si quiere aspirar a remontar la eliminatoria de Champions contra el Liverpool. En los dos últimos partidos ha encajado tantos goles como en los doce anteriores.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*