El dominio de las áreas del City castiga a un Liverpool perdido sin Mané

Sergio Aguero (10) of Manchester City is congratulated on scoring the opening goal during the Premier League match at the Stadium Of Light, Sunderland
Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782
05/03/2017

El Manchester City liquidó su primer duelo directo contra un equipo del TOP6 de la Premier League con una goleada balsámica contra el Liverpool que refuerza su confianza en el área rival pero que también resulta algo exagerada a tenor de lo exhibido por ambos conjuntos en el primer tiempo. A diferencia de lo ocurrido en otros tramos de la etapa de Pep Guardiola al frente del elenco mancuniano, esta vez el Manchester City dominó ambas áreas y golpeó en los momentos más oportunos para castigar a su adversario. Los de Klopp saltaron al Etihad con cierta personalidad, con la voluntad de llevar la iniciativa y no limitarse a esperar la oportunidad para desplegar a sus puntas al contragolpe, pero acusaron la expulsión de Sadio Mané antes del descanso. El senegalés alzó demasiado la bota, de forma peligrosa, en la disputa de un balón dividido ante la salida de Ederson y el choque entre el africano y el brasileño se saldó con la roja para Mané y la lesión del arquero skyblue. La pérdida del mejor jugador del Liverpool en el arranque del curso desnortó a los reds, que naufragaron sin Mané ante un Manchester City mucho más efectivo de lo que acostumbra en el área rival.

Manchester City 5 (Agüero 24′, Gabriel Jesus 45+6′, 53′, Sané 77′, 91′)
Liverpool 0

Liverpool vs Manchester City - Football tactics and formations

A los cinco minutos de partido, Salah ya había provocado la tarjeta amarilla de Otamendi. El Liverpool encontró nada más empezar una autopista en el flanco izquierdo de la zaga del Manchester City e incidió una y otra vez en ese perfil. Mohamed Salah castigó al central argentino, lento en comparación con el egipcio y en ocasiones vendido sin la ayuda de Mendy. Así los de Klopp lograron resquebrajar el sistema defensivo del Manchester City, pero carecieron del veneno necesario para transformar su superioridad en esa zona en una ventaja en el marcador. Salah anduvo impreciso en el último toque, pues al africano a menudo le pasa factura su pésimo manejo con la pierna derecha, y luego Ederson salvó la oportunidad más clara del ex de la Roma. El City replicó siempre de forma peligrosa. Pasados diez minutos de dominio visitante, el City empezó a mover la pelota con mayor frecuencia en campo rival y provocó pérdidas en zonas comprometidas con un buen trabajo sin el esférico. No necesitó demasiado para encontrar el primer gol de la tarde. Después de un pelotazo de Mignolet y un par de rechazos, Kevin de Bruyne se sacó de la chistera una asistencia perfecta al espacio para el desmarque de Agüero, que batió a Mignolet para inaugurar el marcador.

Antes del descanso llegó la expulsión de Mané, que fue el principio del desenlace. En el largo descuento producto de la atención médica para retirar a Ederson del terreno de juego ya se percibió a un Liverpool perdido, desorientado, algo que el Manchester City supo interpretar. Los carrileros se incorporaron con más peligro, fueron más profundos, y los reds exhibieron muchísimas dificultades para defender los centros laterales. Avisó Gabriel Jesus con un gol en fuera de juego. Prácticamente en la jugada posterior, Kevin de Bruyne volvió a poner el cuero en la cabeza de Gabriel Jesus, esta vez habilitado. El brasileño anotó el 2-0 antes de volver a los vestuarios.

Liverpool vs Manchester City - Football tactics and formations

Oxlade-Chamberlain debutó tras el descanso para sustituir a Salah y Klopp retrasó la posición de Can para hacer frente a la doble amenaza de Agüero y Gabriel Jesus en el cuadro citizen. El Manchester City, por su parte, tomó la precaución de cambiar a Danilo y Otamendi de perfil para proteger al zaguero argentino. Lo cierto es que Claudio Bravo apenas tuvo que intervenir en la segunda mitad, dominada con autoridad por el Manchester City. Se aprovechó de la inferioridad numérica de su rival y la gestionó con corrección, evitando pérdidas en las zonas más delicadas y moviendo la pelota de un lado a otro con paciencia hasta encontrar la ocasión de progresar. “Lo hablamos al descanso, no podíamos permitirles correr. No podemos jugar un partido yendo todo el rato arriba y abajo, teníamos que encontrar el momento oportuno”, explicó Guardiola en la rueda de prensa. El City hizo mucho daño al Liverpool con dos jugadas: los envíos a la espalda de los centrales y los balones laterales. La zaga red sufrió muchísimo para neutralizar este tipo de acciones, que acabaron en gol en el primer tiempo y también en el 3-0 y el 4-0 a medida que se erosionó la resistencia del cuadro visitante, que volvió a exhibir los problemas defensivos que ya le costaron puntos el curso pasado y también en la primera jornada de este campeonato frente al Watford. Sané, con un golpeo precioso desde la frontal, puso la guinda para redondear una segunda mitad impoluta del Manchester City, que incluso se permitió el lujo de probar a Danilo junto a Fernandinho en el doble pivote en la recta final del choque.

Leroy Sane of Manchester City during the Premier League match at the Liberty Stadium, Swansea Picture by Mike Griffiths/Focus Images Ltd +44 7766 223933 24/09/2016
Leroy Sané marcó dos goles saliendo desde el banquillo. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*