El City logra salvar un merecido empate

Manchester City Lampard Focus

En las últimas visitas del Chelsea al Etihad se habían dado muchas similitudes: Mourinho preparaba un partido en el que su equipo no dejaba ningún hueco, muy sólido, sin tener demasiada posesión y consiguiendo salir al contragolpe para crear peligro. Así es como, hace una temporada, el Chelsea al Manchester City ganó por 0-1. Con el fichaje de Diego Costa en verano, era evidente que a los blues se les presentaba la oportunidad perfecta de seguir el plan de siempre con un argumento mucho mayor para confiar en los ataques: a Costa se le pueden mandar balones largos, se le pueden mandar balones por alto y se le pueden mandar balones al espacio. El delantero español pelea absolutamente todo, va al choque, sabe aguantar la posición y la posesión cuando está de espaldas y no le tiene miedo a ningún tipo de central. El duelo que firmó Diego Costa contra Kompany y Mangala fue puro placer convertido en intensidad, combatividad y concentración. La expulsión de Zabaleta en el segundo tiempo condicionó la actitud de Pellegrini, que reestructuró la alineación tras el 0-1 y le sirvió para sacar un 1-1 final muy justo tras lo visto sobre el terreno de juego.

Los centrales titulares

Después de varias semanas poniéndose a tono para poder entrar en la dinámica de grupo, Mangala fue titular por primera vez al lado de Kompany. El francés, elegido al final como Man of the Match, tuvo un debut impecable en las no numerosas veces que tuvo que solucionar problemas. Entre ambos tuvieron que lidiar no sólo con Diego Costa, al que se pegaban y perseguían si era necesario aunque se saliesen de su posición, sino con el espacio que quedaba a espaldas del centro del campo formado por Fernandinho y Yaya Touré -la ausencia de Fernando es muy importante para el Manchester City-, lugar más atacado del equipo cuando hay descuidos del equipo. Debido a que tanto Fernandinho como Yaya son futbolistas que tienen a descuidar los espacios, Mangala y Kompany se las vieron también con Willian, que salió de inicio de mediapunta en el Chelsea, dejando a Cesc en una posición más retrasada junto a Matic. En el global del encuentro, la defensa del Manchester City no tuvo errores decisivos y se puede concluir que el trabajo de Mangala y Kompany fue más que satisfactorio para detener al que, hasta la fecha, era el mejor futbolista de la Premier League en palabras de Mourinho, es decir, Diego Costa.

Kompany Manchester City FocusKompany y Mangala estuvieron de sobresaliente, pero recibieron un gol (Foto: Focus Images Ltd)

Defendiendo están cómodos

El Manchester City tuvo la iniciativa durante la mayor parte del partido y al Chelsea no le importó en absoluto. Con Milner en la banda derecha y Silva en la izquierda, aunque con tendencia hacia el centro para dejar subir a Kolarov, la delantera quedó para Dzeko y Agüero. A los de Pellegrini les ocurrió una cosa similar a lo del día del Stoke, cuando cayeron en casa por 0-1 por la falta de ideas y de huecos en tres cuartos. En otras palabras, al Manchester City hay días en los que se les atragantan demasiado los equipos cerrados y no son capaces de generar peligro. El Chelsea, encantado de ello, sobrevivió despejando los córners y tapando espacios, hasta que los balones llegaban a Hazard o Willian para intentar ir hacia el campo rival. Mourinho realizó un cambio táctico a falta de menos de media hora para el final: quitó a Ramires de la derecha y a Willian del centro para meter a Schürrle y a Mikel, lo que hizo que Cesc adelantase su posición. El gol visitante llegó en un contraataque fantástico a la salida de un córner del Manchester City. En cinco pases se plantaron en el área rival, Hazard vio la asistencia y Schürrle mandó el balón a la red.

Jose Mourinho: “Nosotros tuvimos una reacción táctica para intentar ganar el partido y ellos tuvieron una reacción emocional para tratar de no perderlo”

El giro final de la historia

La expulsión de Zabaleta -primera amarilla por falta a Willian y segunda amarilla en un enganche con Diego Costa- alteró los planes de Pellegrini. Un minuto después de la tarjeta roja llegó el gol del Chelsea, de modo que el chileno tuvo que reaccionar y lo hizo de un modo drástico. Puso a Sagna de lateral derecho y poco después a Milner de lateral izquierdo, quitando a Kolarov y Dzeko y metiendo a Lampard y Navas. De este modo, el Manchester City, con Jesús Navas abierto en una banda, pudo atacar por la otra y ganar profundidad. Milner cuajó un final de encuentro fabuloso, constante, intenso, para muchos el mejor al nivel de Mangala, que sirvió para que, en una de sus subidas, el centro lo rematase Lampard, marcando a su ex equipo. La reacción del Manchester City, con un futbolista menos y perdiendo por 0-1, fue digna de admirar e incluso estuvieron cerca de la remontada, pues el mismo Lampard casi hizo el segundo poco más tarde.

Lampard: “Sería poco profesional si no entrase al campo a hacer mi trabajo. Estoy sin palabras. No esperaba entrar y marcar”.

Lampard Manchester City FocusLampard no celebró el gol del 1-1 (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Vi el partido con otras dos personas y nuestra reacción a ver entrar a Lampard era que hacía un gol o fallaba uno cantado pero que algo pasaba.

Partido aburridete, el Chelsea fuera de casa con ninguna necesidad de exponer sabiendo que el empate era bueno, el City todo lo contrario en un momento poco fluido en su temporada y tras el Bayern.

Muy de acuerdo en lo de Milner, es más, ahora mismo por forma diría que está para titular por Nasri cuando estén todos y como primer mediocentro reserva por delante de Fernandinho.

Deja un comentario

*