El United se desata

Juan Mata Manchester United Focus

Old Trafford es una plaza complicada para los campeones de la Premier League que no son el propio Manchester United. Los red devils solo han perdido en casa una vez en los últimos 40 años contra quienes les visitan como campeones en vigor. Era de esperar que el Leicester City sufriese al suroeste de Mánchester, pero no era tan previsible que el United fuera tan contundente. Los hombres de José Mourinho ganaron por goleada (4-1) en su mejor encuentro de la temporada hasta la fecha. Después de dos derrotas consecutivas en Premier, el Manchester United se reivindica con un resultado de impacto y con fútbol fluido e incisivo. Lo sufrió un Leicester desconcentrado y desbordado después de encajar el primero de los cuatro tantos; los mismos que encajó en Anfield hace dos semanas. El sistema defensivo de Claudio Ranieri colapsó por fallos propios como la debilidad en córneres (tres de los cuatro goles del United llegaron desde una esquina). Pero también por un movimiento poco visual de Jesse Lingard que provocó el auge de Juan Mata –titular en vez de Rooney– y de Paul Pogba. Los citados futbolistas convirtieron el 1-0 provisional en un 4-0 en los últimos instantes de la primera parte. Transformaron la segunda mitad en un trámite del que conviene rescatar la reivindicación de Demarai Gray en el Leicester. El Manchester United se quita de encima algunas de las críticas recibidas al ganar con contundencia… y al hacerlo con cambios notables en su ya discutible once inicial.

Manchester United 4 (Smalling 22′, Mata 37′, Rashford 40′, Pogba 42′)
Leicester City 1 (Gray 59′)

Planteamientos iniciales

Planteamientos iniciales del Manchester United-Leicester City

Mourinho afrontó esta sexta jornada de la Premier League con variaciones importantes en su once titular. Fellaini, su apuesta para el mediocentro defensivo, se quedó en el banquillo en favor de Ander Herrera, sobrio y concentrado como pivote en partidos exigentes como el Derbi de Mánchester. Rooney, capitán y emblema del equipo, perdió la titularidad en favor de Mata, quien jugó centrado como interior derecho. Daley Blind entró como lateral izquierdo por la lesión de Shaw y tanto Lingard como Marcus Rashford partieron por los flancos por la indisposición de Martial. Enfrente, el Leicester City salió a Old Trafford con el once de gala de esta campaña salvo por los lesionados Schmeichel y Mendy, sustituidos por Ron-Robert Zieler y por Daniel Amartey.

El planteamiento inicial de los foxes era sencillo: repliegue en campo propio. El vigente campeón de la Premier esperaba su momento para contragolpear bien ordenado, aunque demasiado retrasado. Dos líneas de cuatro bien compactas frenaban la iniciativa de los red devils, tendentes a buscar centros laterales cuando tienen la pelota. Riyad Mahrez y Marc Albrighton retrocedían lo suficiente para cerrarles el camino a Blind y a Antonio Valencia, lo cual obligaba al United a atacar por dentro. Los de Mourinho llegaban fácilmente con el balón a sus dos interiores, pero Pogba y Mata (que al no ser Rooney sí puede partir por detrás de la zona del ’10’) no podían avanzar. Frente al francés estaba Amartey, auxiliado por un Danny Drinkwater que vigilaba de cerca a Mata. La eficacia del mediocentro inglés ex del United –providencial en tackles e interceptaciones–, impidió que los red devils ganasen metros por dentro. Se lo impidió a pesar, incluso, de que Zlatan Ibrahimović se ofrecía como en su etapa en París. El Leicester City permaneció compacto y concentrado en los primeros veinte minutos, en los que el United solo pudo acercarse a Zieler con acciones a balón parado tras centros laterales fallidos. En un córner provocado por Blind, el neerlandés le puso el balón en la cabeza a Chris Smalling, quien se zafó de la marca de Robert Huth para poner el 1-0 a los 22 minutos. Ese gol daba al traste con los planes de resistencia de Ranieri. Y ese gol puso nervioso a un Leicester más sugestionable y anímicamente inestable que en la histórica temporada pasada.

Lingard y la avalancha del United

Jesse Lingard Manchester United Leicester City Focus
Lingard se movió sin balón hacia la media punta para abrir en canal al Leicester. Foto: Focus Images Ltd.

A partir del 1-0, el Leicester City empezó a conceder más espacios por errores propios. Mahrez no ayudaba tanto a Danny Simpson al estar pendiente de contragolpes que pudieran suponer el empate, lo cual incitó a Rashford en el perfil izquierdo del ataque red devil. Pero más allá de eso, a partir de la media hora de juego se produjo la clave táctica del partido; un movimiento sigiloso pero fundamental para explicar la avalancha de los hombres de Mourinho. Jesse Lingard abandonó la posición de volante derecho para dejarle todo el carril a Valencia, propulsado de inicio por un Ander ‘lateral derecho’ ante la pasividad de Jamie Vardy. Lingard se colocó como mediapunta en una especie de rombo, justo a la espalda de Drinkwater, quien se saturó por completo al tener enfrente a Mata y detrás al joven inglés. Ya no podía ayudar a un Amartey que tenía por delante a Pogba y por detrás a Ibrahimović. Los movimientos del sueco, focalizados en Amartey, cobraban más sentido al no servir solo para desubicar a Wes Morgan y a Huth. El Leicester se partió por la mitad y por el pasillo central empezaron a asociarse con fluidez y en pocos metros Pogba, Mata, Lingard, Ibrahimović y, en alguna ocasión, Rashford.

Lingard destruyó al Leicester sin balón

En una de esas asociaciones, un centrado Lingard recibió la pelota para tirarle una pared a Mata pese a tener encima a tres oponentes. El servicio fue preciso y el burgalés puso el 2-0. Después, estas conexiones diabólicas del United propiciaron varios córneres por la acumulación de foxes ante Zieler. Pero el nerviosismo y la desconcentración permitieron al United poner desde las esquinas el 3-0 y el 4-0 en dos minutos. En el tercer tanto, los locales sacaron el córner en corto para un Mata que condujo solo en paralelo a la línea de fondo y asistió a Rashford para el gol. Y en el cuarto tanto, otro saque de Blind le permitió a Pogba saltar ante Huth y rematar de cabeza para marcar el primer tanto de su carrera con el primer equipo del United. El Leicester City ganó la pasada Premier, entre otras cosas, por el poderío de sus centrales en las dos áreas. Ahora se va de Old Trafford con tres goles encajados en córneres, de los cuales dos se reciben tras perder dos saltos (los dos, perdidos por Huth).

El segundo tiempo de Demarai Gray

Demarai Gray Leicester City Focus
Gray fue el jugador más destacado de la segunda parte. Foto: Focus Images Ltd.

Con el 4-0 al descanso y sin ningún tiro a puerta en 45 minutos, Ranieri tenía que tomar medidas. Para evitar una goleada mayor y para acabar con los movimientos sin balón de Lingard y de Ibrahimović, Ranieri pobló más el centro del campo. Metió a Andy King en detrimento de un Vardy desaparecido y menos solidario que Islam Slimani. El argelino se quedó solo en punta en un 4-3-3 en el que Demarai Gray entró como volante izquierdo en detrimento de Mahrez, que le dejó su puesto a Albrighton.

Así empezó la segunda parte del Manchester United-Leicester City

Estas sustituciones fueron el torniquete del Leicester City. Y con la disminución del ritmo del Manchester United, el Leicester empezó a estirarse al contragolpe. Gray aprovechó sus minutos para reivindicarse y opositar a la titularidad pese a su papel secundario en la pasada campaña. Su explosividad le permitió conseguir el gol del 4-1; un tanto en el que gana un ‘dos contra uno’ a Lingard y a Valencia. Sus arrancadas por el perfil izquierdo fueron lo mejor de una segunda parte en la que el marcador fue apagando antes de tiempo a los dos equipos. Con este resultado, el Manchester United supera la decena de puntos (12), se acerca a los puestos europeos en la clasificación y alerta a otros candidatos al título de que progresa en lo futbolístico. Por su parte, el Leicester City vuelve a las Midlands forzado a pasar página con rapidez. Deberá aprender de los errores para intentar aprovecharse el martes de las dudas del FC Porto. Jugará ante el conjunto portugués un duelo Champions en el que podría fraguarse una histórica clasificación para Octavos de Final.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

¿Por qué muchos jugadores que destacan tan pronto llegan a los 30 tan desgastados (Rooney, Cesc, Raúl)? Curiosamente, otros jugadores que a los 30 y pico ofrecen un nivel altísimo (Ibrahimovic, Aduriz, Di Natale…) tuvieron un despertar mucho más tardío. ¿Será una cuestión de que cada jugador simplemente tiene su “ciclo interno”? ¿Será un tema del desgaste que conlleva jugar en la élite?

Es decir, yo creo que Mourinho ayer tomó una decisión complicada pero muy justificada. Siempre me ha encantado Rooney, es uno de los delanteros más completos que he visto. Pero está a un nivel muy, muy bajo. Quizá dosificado con cuentagotas pueda ser una pieza valiosa para el equipo, pero viendo este inicio de temporada y la temporada pasada hay pocas esperanzas de volver a ver “el mejor Rooney”.

Hace años que Rooney dejó de ser Rooney, solo que los técnicos anteriores no tuvieron el valor suficiente para sentarlo en el banco. Ojalá la suplencia le siente bien y pueda seguir aportando al equipo (al menos, desde un papel más secundario).

Deja un comentario

*