Victoria sin convencer

Juan Mata and Wayne Rooney of Manchester United during the Barclays Premier League match against Tottenham Hotspur at White Hart Lane, London
Picture by Andrew Timms/Focus Images Ltd +44 7917 236526
28/12/2014

La segunda Premier League de Van Gaal en el Manchester United, al contrario que la primera, ha comenzado con una victoria en Old Trafford. El Tottenham cayó por 1-0 gracias al gol en propia puerta de Kyle Walker mediada la primera parte. Sin embargo, al ser la primera jornada, y debido a que se dieron varios debuts entre los 22 futbolistas titulares -y otros tantos desde el banquillo- resultó un encuentro donde se pudieron observar muchos detalles de cara a la nueva temporada.

Fallos en la pareja Bentaleb-Dier

El Tottenham perdió el partido en el centro del campo. Lo perdió, más concretamente, por varios minutos muy imprecisos en las posiciones de la medular. Pochettino eligió a Bentaleb y Dier como pareja del 4-2-3-1 para sostener al equipo, siendo el segundo un central o lateral que durante la pretemporada ha conocido la nueva posición. Es capaz de abarcar mucho campo, va bien por alto y tiene cualidades defensivas, pero no posee una gran habilidad técnica con el balón. En cambio, Bentaleb lleva un año y medio en el primer equipo y siempre ha destacado por su facilidad para encontrar pases entre líneas con su buena zurda. Tras un par de pases erráticos en la salida del balón, justo cuando mejor estaba el Tottenham, llegó el momento decisivo: Nabil Bentaleb volvió a perder un pase iniciando la jugaba, robó el Manchester United y, justo antes de que Rooney rematase dentro del área, Walker se metió un gol en propia portería, el único tanto del partido. La actuación de Bentaleb -todavía 20 años- terminó en el minuto 52, sustituido por Ryan Mason, y la de Eric Dier acabó un rato después, cuando entró Dele Alli debutando en la máxima competición inglesa. Ambos mejoraron la circulación del balón y la fluidez del juego en los últimos minutos.

Bentaleb Tottenham FocusBentaleb naufragó en Old Trafford (Foto: Focus Images Ltd)

Depay y no Fellaini

La incorporación de Memphis Depay al Manchester United ha traído debates sobre su posición. Tal y como Van Gaal había probado en pretemporada, el atacante holandés ocupó la mediapunta, justo por detrás de Rooney, con Young por la izquierda y Mata por la derecha. Este esquema, que fue el habitual durante el final del curso pasado, tenía una gran diferencia: la ausencia de Fellaini, sancionado contra el Tottenham, pero habitual mediapunta (interior adelantado) del equipo durante la campaña 2014/15.

¿Qué diferencia principal existe entre Fellaini y Depay? Hace unos pocos meses, el Manchester United explotó el recurso del balón largo como medida para avanzar metros, pues eso con Fellaini es una garantía: gana el balón, lo baja al césped y continúa la jugada. Con Carrick como único centrocampista, Fellaini era surtido una y otra vez por alto. La llegada de Depay ha cambiado ligeramente el sistema. Por un lado, la salida en largo ya no es una opción, por lo que se trata de iniciar en corto la jugada. Por otro lado, Carrick ya no está solo y tiene a su lado a Schneiderlin: ninguno se mete entre centrales y entre ambos se reparten el ancho del campo, así como las funciones de presión al rival. Depay no jugó mal, pero no destacó. Supo continuar bien varios ataques, bajó a recibir y congenió con la pareja Mata-Darmian, que subía por la derecha. Con Depay, el Manchester United ha perdido la salida en largo, pero puede trabajar con un jugador de un potencial enorme.

Captura de pantalla (6)Alineación del Manchester United (Foto: sharemytactics)

Imperial Smalling, bien Darmian

Al Manchester United le falta un defensa de primer nivel, o que esté considerado como tal. Desde Vidic y Ferdinand ha sido una posición por la que han pasado/probado muchos jugadores. Rojo se hizo con el puesto en la última temporada y Daley Blind ha comenzado ahí en el presente curso, pero la gran noticia positiva para los aficionados ‘red devils’ es el nivel que mostró Chris Smalling en el encuentro contra el Tottenham, y por ende contra Kane. Con Smalling y Phil Jones siempre hubo dudas, nunca exhibieron un nivel sobresaliente de forma continuada y ahí está la razón por la que, a pesar de llevar muchos años en la plantilla, nunca han sido considerados como centrales indiscutibles (de hecho, ambos han jugado en distintas ocasiones como laterales). Tuvo varios cortes providenciales a Kane y a Chadli, no le faltó cintura en momentos determinados y fue el líder en los minutos finales.

Chris Smalling, en datos: 3 intercepciones, 7 despejes, 2 bloqueos.

Dos que debutaban eran Matteo Darmian y Sergio Romero. El lateral italiano completó una muy buena actuación como lateral derecho (Valencia fue suplente), mientras que el guardameta apareció en los últimos instantes del partido con un par de paradas impresionantes, pero a lo largo de todo el encuentro dejó muchas dudas con su juego de pies en todos los desplazamientos en largo con el balón.

Smalling focusBrillante partido de Chris Smalling (Foto: Focus Images Ltd)

Kane-Eriksen, una dupla para crecer

El Tottenham perdió el partido con un error mediado el primer tiempo, pero hasta entonces había dejado unas sensaciones muy positivas, principalmente por la labor de Harry Kane y Christian Eriksen. Ambos ya han cumplido más de una temporada jugando juntos y su relación sobre el campo sólo puede ir a mejor. Saben encontrarse en corto y al hueco (ese pase picado de Kane a Eriksen) y la facilidad de los dos para ver el último pase -se dice poco de Kane, pero tiene una visión de juego muy notable- garantiza ocasiones de peligro. En Old Trafford estuvieron cerca de materializarlas, pero el 1-0 los desenchufó.

Foto de portada: Focus Images Ltd

 

Related posts

Deja un comentario

*