El mejor momento del Boro

Middlesbrough manager Aitor Karanka during the Premier League match at the Riverside Stadium, Middlesbrough
Picture by Christopher Booth/Focus Images Ltd 07711958291
05/12/2016

La mejoría del Middlesbrough, en forma de resultados, juego y sensaciones, es una realidad que anoche se confirmó frente al Hull City en un partido del que no es exagerado decir que se trataba de uno de los más importantes de la temporada para el conjunto de Riverside: pocos rivales más directos en la lucha por la permanencia existen que los tigers.

Confianza en el 4-3-3 

La experiencia del Boro en su regreso a la máxima categoría del fútbol inglés iba de la mano del 4-2-3-1 con el que inició el curso Aitor Karanka. Ese dibujo táctico es cosa del pasado desde que el Middlesbrough modificó su esquema hace un mes en su visita al Etihad. Causaba baja Gastón Ramírez aquella tarde y Karanka optó por reforzar el mediocampo juntando a Adam Clayton, Marten De Roon y Adam Forshaw. Desde entonces se ha repetido esa fórmula para medirse al Chelsea (derrota por la mínima), al Leicester City (empate) y al Hull City (triunfo). La fórmula parece más que válida.

Alineación del Middlesbrough frente al Hull City:

Middlesbrough - Football tactics and formations

En comparación con el inicio de la Premier, el nuevo esquema táctico de Karanka suprime la figura del mediapunta clásico, que en este caso se desplaza a una banda, ya sea situando a Gastón Ramírez en el costado izquierdo o en el derecho. Frente al Hull City, los movimientos de Viktor Fischer y de Ramírez, ambos actuando a pie cambiado, hacia dentro provocaban que ambos tuviesen influencia entre líneas y el Middlesbrough mantiene así dosis de creatividad y capacidad de desequilibrio con el balón en esa zona del campo cuando el danés o el uruguayo la pisan. El Boro alcanzó su segunda cifra de posesión de balón más elevada (61%) en una noche en la que el Hull -una de las tres plantillas más limitadas del campeonato- cedió claramente la iniciativa. El partido requería para el Middlesbrough una paciencia que demostraron tener y que les permitió vencer.

La mejoría experimentada por el Boro coincidiendo con la apuesta por el 4-3-3 recuerda a lo sucedido hace exactamente un año con el Bournemouth, otro recién ascendido cuyos resultados y juego mejoraron desde que Eddie Howe recurrió a ese dibujo táctico.

Portería a cero

La influencia de Víctor Valdés en la mejoría del Boro es incuestionable. Después de una mala racha en la que el equipo estuvo algo más de dos meses sin vencer un partido, la dinámica cambió a partir del sorprendente empate (0-0) en el campo del Arsenal. Valdés fue el mejor aquella tarde en el Emirates con varias paradas magníficas que mantuvieron a los de Karanka con opciones en el partido y que finalmente valieron un punto. Ante el Hull, en esta jornada, el guardameta español no tuvo tanto trabajo sencillamente porque los tigers no acabaron una jugada con un remate entre los tres palos hasta los últimos diez minutos del choque, pero hubo tiempo para que Valdés interviniese en el tiempo de descuento para sacar un disparo de Adama Diomande desde la frontal del área. La parada de Víctor sirvió para sellar los tres puntos.

Últimas 6 jornadas del Middlesbrough: 2 victorias, 3 empates y 1 derrota; solo 4 goles en contra.

Con esta recuperación de Valdés el Middlesbrough disfruta de tres aspectos: su experiencia en la élite (muy superior a la de cualquier otro integrante de la plantilla), la seguridad que transmite en el juego aéreo a sus compañeros y su capacidad para firmar paradas como las del Emirates o las del Etihad.

Victor Valdes of Middlesbrough makes a point blank save from Moussa Sissoko of Tottenham Hotspur during the Premier League match at the Riverside Stadium, Middlesbrough Picture by Christopher Booth/Focus Images Ltd 07711958291 24/09/2016
Victor Valdes volvió a dejar la portería a cero esta semana / Foto: Focus Images Ltd

La zurda de Gastón y la energía de Forshaw

La diferencia entre los buenos y los malos partidos de Ramírez suele ser grande. Rara vez hay término medio con el mediapunta uruguayo: o marca diferencias con su zurda o pasa de puntillas por el partido. La mejor versión de la temporada apareció este lunes por la noche contra el Hull. No solo anotó el único tanto del encuentro sino que fue el elemento decisivo en el ataque de los locales: arrancó desde la banda derecha, se fue hacia dentro, buscó la pelota, se mostró inspirado, participativo, desequilibrante con sus pases, acertado en sus movimientos y habilidoso en espacios reducidos.

Pero futbolistas de la calidad de Gastón necesitan que por detrás otros pongan sobre la mesa virtudes como las de Adam Forshaw, que fue la otra gran figura del duelo ante el Hull. El centrocampista inglés, de hecho, es una de las piezas que mejor rendimiento está ofreciendo este año a las órdenes de Karanka. El cambio de esquema liberó al holandés De Roon, que muestra ahora una mayor facilidad para asomarse al área, y a Forshaw. Ambos juegan con la tranquilidad que da tener en el mediocampo un pivote como Clayton.

Gaston Ramirez (r) of Middlesbrough celebrates scoring the opening goal during the Premier League match at the Riverside Stadium, Middlesbrough Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782 29/10/2016
El Boro necesita al mejor Gastón Ramírez para ganar partidos / Foto: Focus Images Ltd

Gibson llama a la selección

Jugó en el Plymouth Argyle, en el York City y en el Tranmere Rovers en un pasado no muy lejano. Y hoy es uno de los mejores futbolistas ingleses en su demarcación. Él es Ben Gibson, el líder de la zaga del Middlesbrough, un central que no está firmando una peor campaña que centrales habituales de la selección inglesa como John Stones o Phil Jagielka. La columna vertebral del Boro no se entiende ahora mismo sin la figura de Gibson.

Valdés, Gibson, Forshaw y Ramírez son el esqueleto de un equipo que disfruta de sus cuatro puntos de ventaja sobre la zona de descenso.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*