¿Por qué José Mourinho dejó libre a Mikel Arteta?

Arsenal v ChelseaBarclays Premier League

Para mí fue la clave táctica del partido y Sergio Santomé la recogió en la crónica del Arsenal – Chelsea:

“Tuvimos el partido siempre controlado defensivamente. Dejamos a Arteta jugar libre para que moviera la pelota horizontalmente”, José Mourinho en rueda de prensa.

Mikel Arteta completó 89 pases de los 97 que intentó, 92% de efectividad. 24 de ellos los jugó hacia atrás, 20 en horizontal y 45 hacia delante. Sólo perdió el balón cuando intentó acelerar la circulación en vertical (45/53 pases completados). El Arsenal sacó la pelota jugada a través de Arteta, liberado de cualquier marca por José Mourinho, y el donostiarra tuvo mucha presencia a lo largo de los 90 minutos. Es decir, fue “muy visible”: se ofreció a los centrales, construyó con parsimonia los ataques gunners y afianzó la posesión en determinadas fases del encuentro en las que el Chelsea se recogió completamente en su propio campo. ¿Fue productivo para el Arsenal? No. ¿Le hizo daño al Chelsea? No.

Arsenal

El Chelsea se adaptó al Arsenal

La trampa del técnico portugués para atascar al Arsenal nace del análisis de los mejores partidos de su rival. En ellos, el conjunto del norte de Londres se mostró efervescente en tres cuartos de campo: dinámico e impredecible. Los extremos, habitualmente con tendencia a jugar por dentro, se relacionan con Ramsey y Özil, las posiciones de partida varían y todo se vuelve imprevisible e imaginativo. Si los futbolistas más talentosos están medianamente inspirados en el apartado técnico, el Arsenal se planta en el área rival sin excesiva dificultad. Ése es el Arsenal del neowengerismo: un equipo con reminiscencias de Los Invencibles que mezcla bien la horizontalidad con la ruptura y domina la pelota como un medio para hacerle daño al rival. Es un Arsenal en el que luce Ramsey, los futbolistas de banda y las recepciones de espaldas de Giroud, y en el que no es tan visible el mediocentro en fase ofensiva.

¿Qué propuso José Mourinho?

El planteamiento ganador del Chelsea (no en el marcador pero sí en la capacidad para anular al oponente) se sustentó a partir de Obi Mikel, por delante de la línea de 4 defensas, y Ramires y Lampard como interiores, ambos con poco recorrido cuando el Arsenal tenía la pelota. Sin presionar a Arteta, pero mordiendo cuando Rosicky dejaba la banda y trataba de recibir por dentro o Mesüt la pedía en la media punta. El brasileño y el inglés, imperiales en la puesta en práctica del plan de Mourinho, fueron los guardianes de los pasillos interiores. Hazard y Willian arroparon a sus tres compañeros componiendo una línea de 5 por detrás de Fernando Torres, que presionó de forma tímida a la pareja VermaelenMertesacker. A la hora de construir, el balón se jugó rápido hacia los extremos buscando el 1v1 en banda. Torres arrastraba a los centrales y uno de los interiores + el extremo de la banda contraria se incorporaban al balcón del área. Una especie de: “Sin balón, que la tenga a Arteta; con balón, muy verticales”.

Chelsea

Özil bajó a recibir la pelota muy atrás

¿Qué consiguió José Mourinho?

Ramsey no entró en juego en la primera mitad, estuvo desconectado. Lateralizó su posición muchísimo y tuvo más presencia en posiciones de téorico extremo que en su rol de interior. Trataba de liberarse de Ramires y Lampard cayendo mucho a banda pero no sacó ninguna ventaja en esa zona del campo. Aaron es el termómetro del Arsenal porque su juego en este último tramo del 2013 representa los defectos y las virtudes de su equipo. Al no encontrarse a sí mismo, experimentó. Se fue arriba y dejó sólo a Arteta, que trató de capear el temporal como pudo. Ni Lampard, ni Hazard estuvieron finos de cara a puerta, pero el Chelsea se fue a los vestuarios como claro dominador de los primeros cuarenta y cinco minutos. Su endémica falta de pegada alivió un poco al Emirates.

Özil alteró su área de influencia. Tuvo más protagonismo en la creación y se dejó ver en posiciones de interior, casi a la misma altura que Ramsey. ¿Sacó algún tipo de ventaja el Arsenal de los apoyos del alemán? No. Mesüt es un ejecutor, un lanzador. No un creador. Él no organiza, verticaliza. Asiste. No tiene condiciones para organizar. Sí, parece que tuvo más continuidad en el juego porque tocó más la pelota, ¿pero eso se reflejó en una mejora colectiva? No lo creo. Özil tan atrás es intrascendente. El Arsenal necesita que Mesüt se deje ver, pero en zonas en las que hace daño. ¿De qué sirve que Özil entre en contacto con el balón en parcelas en las que no es determinante? A mi juicio, de nada.

Y el peso del partido recayó en Arteta. Mikel es muy seguro con la pelota en los pies y casi nunca falla cuando se la entrega a un compañero, por eso le encanta a Arsène Wenger. Le transmite confianza. Los números comentados al comienzo de este texto no dejan lugar a dudas, si bien es matizable la cifra de pases completados en vertical. El rango de pase de Arteta es corto, 10-15 metros. Es un pase seguro y entra dentro de la categoría “vertical” porque es cierto que juega hacia delante. Pero no bate líneas. Arteta juega muy a menudo con sus laterales -hacia delante, sí, pero no supera la línea de medios del Chelsea- o con Ramsey o Rosicky -en su propio campo-. ¿Un gran peso en el partido de Arteta beneficiaría al Arsenal? Mourinho tenía claro que no. Y no se equivocaba.

¿Cómo respondió Arsène Wenger?

No respondió. Eso es lo más preocupante para el Arsenal. Ramsey retrasó su posición en la segunda mitad, se mantuvo cerca de Arteta, y los gunners trataron de cargar el juego por la banda derecha, buscando el desequilibrio individual de Theo Walcott. Azpilicueta, otra vez a gran nivel en el Emirates, no lo permitió. El partido pedía a Flamini y el francés no tuvo minutos. Tampoco Cazorla, que tras cuajar un buen encuentro en Nápoles no ha entrado en los planes del técnico alsaciano ante Manchester City y Chelsea. Pese a la inoperancia en el terreno de juego y en el banquillo, el Arsenal no cedió y consiguió rescatar un punto. Y Mourinho, con las ideas mucho más claras, se llevó merecidamente el suyo. El duelo personal entre los dos entrenadores lo volvió a ganar el de Setúbal.

Otras visiones del partido:

“Un 0-0 que no pasará a la historia”, por Sergio Santomé.

Ocho años después, casi la misma historia, por Axel Torres.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

11 comments

Puedo entender lo que dices de que el duelo lo ha ganado Mourinho… Entiendo tu punto de vista. Pero realmente, ¿un empate es una victoria del portugués?. Los dos equipos han hecho realmente muy poco en ataque. El Chelsea ordenado atrás sin permitir jugar al Arsenal, y el Arsenal aguantando las pocas veces que el equipo blue salió a la contra. ¿A alguno de los dos les salió el plan? Desde luego al Arsenal no. Al Chelsea, si el plan era no perder, sin duda. Quizá por eso digas lo de que el duelo lo ganó Mou.

Sí, creo que sí. De hecho Mourinho en rueda de prensa comenta que el objetivo del Chelsea era no salir del Emirates a 5 puntos del Arsenal y da por (muy) bueno el empate.

Si una cosa me quedó clara ayer es que el Arsenal cuenta con dos laterales muy justitos para un equipo de este nivel. Supongo que también fue mérito de Mourinho que prácticamente todos los ataques del Arsenal pasaran por los pies de Sagna que precisamente no es Maradona, y cómo decís, no entiendo la no respuesta de Wenger. Creo que lo del Arsenal con la Premier va a ser un quiero pero no puedo ya que se atasca contra equipos de la zona alta. Por cierto, grande MI! Felicitaciones por esta gran página.

En mi opinión que Mourinho diga que el objetivo es no perder es una simple cortina de humo. Si es verdad, es más preocupante para el Chelsea.

Yo creo que el plan de Mourinho era ganar pero. Y que pretendía aprovechar algún error que cometiera el Arsenal. Pero Arteta no cometió ni un error. Ni Vermaelen, que había hecho de los errores su seña de identidad casi.

Está claro que el Chelsea compite en los partidos grandes, porque con el planteamiento de Mourinho ya hace de cualquier partido igualado. Pero en esta Premier hace falta ser superior contra el resto. Y ahí es donde el Chelsea sufre para sumar, aunque de momento va haciendo.

Lo que me pregunto yo es si este planteamiento de 0-0 que ha hecho Mourinho en Old Trafford y el Emirates lo va a hacer también en casa. Me decepcionaría que en todos los duelos grandes sólo busque el empate.

Muy, pero que muy bien analizado el partido tácticamente Carlos.

Opino igual, ya os dejé mis 3 puntos clave en un comentario en la página de FB de Ecos 🙂

Me quedo con el último cambio de Mou, Torres por David Luiz, todo el mundo esperaba que metiese a Samuel y una vez más volvió a sorprender con su cambio.

Buscada dar más equilibrio en el centro del campo a la vez que quería más mordiente para incomodar a los centrocampistas de Wenger, no veía necesario un cambio de puesto por puesto, 9×9.

Abrazo.

a este chelsea le falta un mediocentro posicional y un delantero efectivo, todo lo demas que puede hacer es complicarle el partido a equipos fuertes pero no ir a ganarselos.

Coincido plenamente con Carlos tanto en su análisis táctico del partido como, sobre todo, en calificar el empate de victoria del portugués, Mourinho es esto, no perder fuera en los campos de los rivales y ganar a los equipos de abajo…. más que valorar el punto conseguido, valora que el Arsenal ha perdido dos puntos, puede gustar más o menos, pero, al fin y al cabo, Mou es esto.

Deja un comentario

*