Mucho potencial en el Chelsea

6328898714_8576cd588d_b

El Chelsea no es sólo una plantilla llena de jugadores jóvenes muy talentosos: Mata, Hazard, Oscar, David Luiz, Azpilicueta, Moses… El Chelsea también es un futuro asegurado, unos años de nivel garantizado, gracias en parte a lo que producen en su academia o fichan del exterior. Desde hace varios años están trabajando muy bien el sistema de cesiones, dando así margen a las promesas para que crezcan y lleguen perfectos a la primera plantilla. El caso más claro es el de Thibaut Courtois (1992). El belga se fue como un niño al Atlético y va a volver como uno de los mejores porteros del mundo. Con Romelu Lukaku (1993) ha sido diferente, pues lo ficharon por un precio muy elevado. Tras una primera temporada de tanteo y casi sin oportunidades, su cesión al West Brom ha sido excepcional. Temporadón sin haber cumplido los 20 años. El tercer caso más representativo es el de Kevin De Bruyne (1991), otro belga, que ha cuajado un notable curso en el Werder Bremen y con el que aún no han decidido si darle la opción de jugar en el primer equipo o utilizarlo como moneda de cambio.

Nathaniel Chalobah y Josh McEachran (Foto: EA Sports)
Nathaniel Chalobah y Josh McEachran (Foto: EA Sports)

 

Prueba de este dominio juvenil son los últimos años de las categorías inferiores del Chelsea. En 2010 ganaron la FA Youth Cup, el torneo más importante de Inglaterra. En aquel equipo había un chaval muy adelantado. Con dos años menos que el resto, Josh McEachran (1993) confirmó las sospechas que había insinuado en el Europeo Sub 17 que se había disputado meses antes. En la siguiente temporada debutó en la Premier, luego se convirtió en el primer futbolista en jugar la Champions League habiendo nacido después de su creación y tras una fallida cesión en el Swansea, ha sido en el Middlesbrough donde ha gozado de oportunidades. Le fue muy bien hasta Navidad, cuando el Boro se desinfló echando a perder todas sus opciones por el playoff.

El año pasado repitieron título en la FA Youth Cup 2012. Con un equipo jovencísimo pasaron por encima del Blackburn en la final. El mejor, el buenísimo de verdad de esa generación, es Nathaniel Chalobah (1994). Hasta cumplir los 17 años jugó casi siempre de central, pero desde entonces, tanto en el Chelsea como toda la temporada en el Watford, donde está cedido, ha sido mediocentro. Con Zola en el banquillo, jugando con tres defensas y dos carrileros, Chalobah es el núcleo del equipo que está causando mejor sensación en Championship. Es maravilloso, inteligente y con una madurez que asusta. Es muy difícil imaginar un mundo en el que Chalobah no triunfe en el fútbol profesional. En un extremo de aquel Chelsea campeón estaba Lucas Piazón (1994), el cual se fue cedido al Málaga tras haber participado en varios partidos con el primer equipo. Costó 7 millones de euros hace unos dos años. Arriba, la punta de ataque era de Islam Feruz (1995), delantero de arrancada poderosa y tren inferior potentísimo, que a los 17 años ya golea con la Sub 21 de Escocia. De la misma edad es Lewis Baker (1995), mediocentro de mucho despliegue, con gol y con una actitud competitiva que contagia. El capitán de ese equipo campeón era Todd Kane (1993), recién renovado por los blues hasta 2015, que ha jugado la segunda mitad de curso cedido en el Blackburn Rovers.

De aquel once no nos olvidamos de Nathan Ake (1995), algo más conocido hoy en día por haber entrado en los planes de Rafa Benítez en las últimas semanas. Jugó todo el torneo de central pero en cuanto Chalobah se fue cedido a comienzos de curso ha desempeñado como mediocentro, misma posición que ocupa en las categorías inferiores de Holanda.

Y en este 2013 lo han vuelto a hacer. El Chelsea llegó a la final de la Next Gen Series (un torneo europeo Sub 19 que emula a la Champions League), aunque la perdió contra el Aston Villa, y esta noche disputa la ida de la final de la FA Youth Cup 2013 contra el Norwich. Aprovechando la juventud de la plantilla del año pasado, a los Ake, Baker o Feruz se les han añadido otras piezas. La mejor y más vistosa es la de Jeremie Boga (1997), no sólo por ser entre dos y tres años más joven que el resto, sino por hacerlo destacando en el equipo. Mediapunta diestro, a veces recostado en la banda izquierda, tiene una facilidad magnífica para doblegar rivales. Se exhibió en el Mini Estadi y es un habitual del equipo reservas sin tener edad si quiera para jugar en el Sub 18 del Chelsea. Otros de los nuevos son Ruben Loftus-Cheek (1996), centrocampista elegante, con una planta fabulosa, que encaja perfectamente en la definición de box-to-box; Alex Kiwomya (1996), delantero que juega abierto en la banda derecha; Andreas Christensen (1996), de los centrales más fiables de la categoría; Ola Aina (1996), lateral titular muy ofensivo; o Connor Hunte (1996), jugador de banda que tuvo ofertas muy potentes antes de renovar con el Chelsea. En verano, cuando arregle su permiso de trabajo, llegará a esta plantilla Joao Rodríguez (1996), colombiano que está deslumbrando en el Sudamericano Sub 17 de este año y hay que estar atentos a cómo pueda progresar el pequeño de los tres hermanos Musonda que están en el conjunto londinense, Charly Musonda (1996).

Muchos nombres, muchas promesas y, sobre todo, mucho potencial.

Potencial.

De eso sí que no le falta al Chelsea.

Related posts

3 comments

Un post para guardar en un buen lugar. Tuve la oportunidad de ver a Lukaku el pasado sábado en Southampton y es una barbaridad con todas las letras.

Deja un comentario

*