El nuevo rol de Jesús Navas como lateral derecho

Jesus Navas of Manchester City during the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
06/12/2016

El nivel de los laterales del Manchester City ha sido una de las preocupaciones de Pep Guardiola en su primera temporada al frente del equipo skyblue. En la izquierda, Kolarov y Clichy se han ido alternando en la titularidad, con el serbio actuando a menudo como central zurdo y el francés instalado como titular en la recta final de temporada. En la derecha, la alternancia ha sido incluso mayor. Tanto Zabaleta como Sagna han participado en 16 encuentros de la Premier League en una demarcación en la que también se ha desenvuelto en varias ocasiones Fernandinho. Hasta que, desde el primer partido del mes de abril contra el Arsenal, Guardiola apostó por Jesús Navas como lateral derecho de una línea de cuatro. Nadie le ha quitado el puesto en los últimos cinco encuentros.

La indefinición ha marcado el rol de los laterales a lo largo de la temporada. En algunas fases del curso parecía que el técnico de Santpedor quería replicar el modelo que funcionó en Múnich, con Alaba y Lahm sumándose al carril central cuando el equipo atacaba. Sin embargo, Sagna y Zabaleta no se terminaron de encontrar cómodos en este rol que les exigía ser centrocampistas a tiempo parcial, y asimismo tampoco se incorporan al ataque doblando al extremo como en sus mejores tiempos. El defensa francés, de 34 años, siempre ha sido un especialista defensivo, sólido en las tareas de contención, mientras el argentino (32 años) ha ido perdiendo fondo físico – y también protagonismo- en las dos últimas temporadas. A pesar de ser futbolistas inteligentes, con criterio y buena lectura del juego, sus dotes con el esférico en los pies para superar rivales mediante el pase nunca han sido su fuerte. Cuando Fernandinho ha jugado como lateral, el brasileño se sentía más cómodo cuando debía incorporarse a la medular, pero sufría cuando le tocaba retroceder y frenar a un extremo rápido y habilidoso.

Bacary Sagna of Manchester City heads a Michael Dawson header off the line during the Premier League match at the KCOM Stadium, Hull Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 26/12/2016
Bacary Sagna despeja un balón sobre la línea en un partido de la Premier. Foto: Focus Images Ltd.

Es en este contexto, con Sagna y Zabaleta mermados por problemas físicos en las últimas semanas tras el parón de selecciones, cuando se prueba la alternativa de Navas. El andaluz había caído en el ostracismo en 2017, con una participación residual en los planes de Guardiola. Desde que fuese sustituido al descanso en el primer partido del año contra el Burnley, Navas solo había participado en otro encuentro de Premier League antes de convertirse indiscutible a raíz de su reconversión al lateral derecho a principios de abril. El futbolista español no es un especialista en esta posición, ni está arropado como los carrileros que viven protegidos por tres centrales, pero en un equipo que ataca más que defiende aporta una virtud que el City necesitaba y que nadie era capaz de ofrecer: profundidad por la banda. Siendo Clichy un lateral que apenas entraña peligro cuando se incorpora por la izquierda, ahora el City cuenta con un futbolista que recorre el flanco derecho, que puede doblar al extremo para que participe por el carril central (De Bruyne en los últimos partidos, recordando a su etapa más brillante en Wolfsburgo) y que centra con un mínimo de precisión en el área. Sin él, las posibilidades del City de jugar por fuera se reducían a la inspiración de Sterling en el regate -ha ido decayendo a medida que pasaban los meses- o los movimientos de ruptura de Sané desde la izquierda. Los laterales nunca resultaban una amenaza para el adversario y el City, en cierta medida, se quedaba cojo en ataque.

Jesus Navas of Manchester City during the FA Cup match at Wembley Stadium, London Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264 23/04/2017
Jesus Navas ha jugado cinco partidos seguidos como lateral derecho. Foto: Focus Images Ltd.

En el apartado defensivo Navas sufre, pero intenta compensar con su velocidad varios de sus defectos. Le falta mejorar a la hora de defender los centros laterales y cerrar el segundo palo en las jugadas que nacen en el flanco opuesto, pero su rapidez es un valor relevante a la hora de barrer los saques de esquina, situaciones del juego en las que los laterales suelen quedarse cerca del círculo central como elementos más retrasados para evitar contragolpes. Es también su velocidad -menor que la de sus mejores tiempos, pero aún una virtud- la que le permite recular en los contragolpes e intentar compensar sus déficits defensivos en el uno contra uno. Si el extremo rival le encara le puede desbordar con cierta facilidad, aunque si el regate se produce a campo abierto el de Los Palacios quizás pueda recuperarle metros en carreras más largas. La nueva posición de Navas como lateral derecho es una situación de emergencia que seguramente se prolongue hasta final de temporada, cuando termine el contrato de Navas y el Manchester City acuda al mercado para reforzar esta posición.

El derbi contra el Manchester United será una de las pruebas más exigentes que le quedan.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

7 comments

Es vital que el central derecho esté muy atento, porque Navas al sumarse casi siempre al ataque deja su espalda descubierta y con mucho espacio.
Otamendi sería clave jugando de central derecho, ya que es un central que anticipa mucho y va mucho al roce contra el rival.

Exacto. Tanto el central derecho, que debe ser rápido y ágil para cubrir esa zona, como el pivote más cercano, que últimamente ha sido Fernandinho.

Me sorprende que el central derecho (el encargado de cubrir las constantes subidas de Navas) haya sido Kompany y no Otamendi, quien sale más a anticipar.
Y más aún que todavía no es la mejor versión del central belga.

Dice mucho de Navas que esté jugando y medio rindiendo (o no dando demasiada vergüenza, al menos) en un puesto que no es el suyo. Y con tanta presión encima. Sobre todo, porque son sus últimos partidos en ese club, y bien podría quitarse de en medio. Pero en cuanto a entrega nadie le puede reprochar nunca nada.

Ahora falta saber qué entrenador tendrá el año que viene en el Sevilla, pero salvo que llegue alguien dispuesto a dar continuidad al que usó Sampaoli a principio de temporada (tres centrales con carrileros), dudo que tenga que sufrir otra vez como defensa. Jugará en su posición de siempre, y a ver qué tal.

No sé hasta qué punto podían estar trabajando durante semanas antes de aplicarlo por primera vez, pero lo cierto es que el rendimiento ha estado bastante bien dada la situación: los pocos minutos de juego de esta temporada, la novedad de su nueva demarcación, su futuro a medio plazo en el club. No hay nada que se le pueda reprochar a nivel de compromiso, está claro.

Yo el principal punto débil que le encuentro es el que comenta de los centros laterales, pues además de no tener asimilado los conceptos tácticos básicos de un lateral también hay que añadir su falta de estatura. El fin de semana, sin ir más lejos, el Arsenal anota el 1-1 porque Jesús no cierra bien el segundo palo en el centro de Oxlade.

Y seguramente es el de más difícil solución en una liga en la que se ponen muchos balones al área. El gol que mencionas es el mejor ejemplo, sí.

Deja un comentario

*