Old Trafford deja tocado a Yaya Touré

FIL MAN CITY MAN UNITED 65

La desidia, la apatía de Yaya Touré es cada vez más alarmante. Por momentos, juega andando (más que otras veces), como si el juego no fuese con él, como si fuese ajeno a todo aquello que le rodea en el campo. Como quien camina por la calle con los auriculares puestos a todo volumen, ajeno a cualquier ruido que se produzca alrededor.

Cuando las cosas marchan bien, el equipo (en este caso el Manchester City) gana y el jugador (en este caso Touré) destaca, pasan más inadvertidas las desatenciones defensivas del marfileño y una falta de interés en acciones defensivas que lleva varios años dejando de manifiesto. Fue contundente Gary Neville en ‘Sky Sports’ este domingo tras el 4-2 sufrido por el Man City: “Yaya Touré no puede jugar en un mediocampo de dos jugadores frente a rivales de entidad”. Manuel Pellegrini alineó en la medular de Old Trafford a Fernandinho y a Yaya, situando a Navas y a Silva en los costados, con James Milner por detrás del Kun Agüero.

El ex-futbolista inglés, ahora situado como reputado analista en los medios de comunicación, argumentó su visión de los hechos. Por si alguien se pregunta si estas críticas de Neville son ventajistas dado el momento y las circunstancias, añadimos como dato de interés que no es ni mucho menos la primera vez esta temporada que Neville cuestiona la falta de actitud sin balón de Yaya Touré (ver vídeo).

Gary Neville sobre Yaya Touré: “Da mucho al equipo en el apartado ofensivo y por ello quizás convives con las consecuencias que eso tiene defensivamente. Pero cuando no es tan efectivo atacando como lo era antes, tienes que hacer algo distinto porque su faceta defensiva es pobre. No puede jugar en un doble pivote contra un rival de entidad. Quizás lo puedas poner ahí en casa frente a un rival inferior y jugar con dos puntas, pero ante cualquier equipo de nivel tienes que apartarlo del mediocentro. Hay numerosos ejemplos, demasiada evidencia cuando lo ves jugar sobre dónde no puede hacer su trabajo, tan simple como eso: como centrocampista central en grandes partidos no puede hacerlo.”

A punto de cumplir 32 años, Yaya Touré vive sus peores días desde que aterrizó en Inglaterra en 2010. Nunca antes su rendimiento había sido tan cuestionado -ya no su partido concreto en Old Trafford, sino la temporada en global- y nunca antes había estado tan en entredicho su futuro en la entidad skyblue. El Inter de Roberto Mancini, mientras tanto, permanece atento a su situación.

Yaya Touré 2014/15: 10 goles y 1 asistencia en 33 partidos.

Yaya Touré 2013/14: 24 goles y 12 asistencias en 49 partidos.

Lo que es el fútbol y el paso del tiempo. Hace un año, durante la primavera de 2014, hablábamos -al menos yo lo hacía- de que Yaya Touré estaba ofreciendo el mejor rendimiento de su carrera. Tan solo un año más tarde, en la primavera de 2015, estamos hablando de que posiblemente resta al colectivo del Man City más de lo que suma. Y que quizás el marfileño sea parte del problema y uno de los futbolistas de los que prescindir este verano en el Etihad cuando se decida la nómina de altas y bajas. Si Yaya marca 24 goles y da 12 asistencias como hizo el curso pasado, su falta de entrega, colaboración y compromiso defensivo no tiene la misma gravedad, ni la misma incidencia en el Manchester City como la tiene en un momento en el que su desequilibrio ofensivo ha disminuido claramente y ya no ‘gana’ tantos partidos. 

Manchester City vs Manchester United - Premier League - 13th April 2015 - Football tactics and formations

Disposición táctica en el Manchester United-Manchester City (Infografía: Share My Tactics)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

En la retransmisión del partido en C+ dijeron que Pellegrini era valiente por sacar a Fernando-Fernandinho y no puedo estar menos de acuerdo. No hay peor decisión que atar a Touré en una posición que nunca ha sido la suya, sobre todo porque parte al equipo y no le hace ni mucho menos más ofensivo. En cambio, si hubiera confiado en los dos Fernandos + Yaya con más libertad veríamos a un City colectivamente mejor estructurado, y seguramente más dañino.

Deja un comentario

*