Los jóvenes ingleses pierden el miedo a emigrar

Jadon Sancho.

Cada vez es más habitual ver a jóvenes futbolistas ingleses saliendo al extranjero para ganarse una oportunidad para despuntar en la élite. En una liga como la Premier en la que los clubes han multiplicado el dinero que ingresan gracias a los contratos televisivos, lo que les permite gastar más en fichajes, la paciencia con los canteranos es escasa. Se importan productos acabados, futbolistas contrastados procedentes del exterior que refuercen de forma inmediata a la plantilla. Existen algunas excepciones, como el Tottenham, el Southampton o el Everton, que han apostado con cierta continuidad por futbolistas menores de 21 años en las últimas campañas, pero lo habitual es entrar en el bucle de cesiones en categorías inferiores ante el tapón que se produce a menudo. En los equipos punteros la competencia es elevada y entre los clubes que no aspiran a disputar competiciones europeas se repite a menudo el mismo esquema: los entrenadores duran menos porque a la mínima mala racha se teme por el descenso y económicamente la diferencia entre disputar la Premier y la Championship es abismal, por lo que todo se basa en salvar como se pueda los próximos cuatro, cinco o seis meses. Y luego ya se verá. Es la dinámica de los West Ham, Sunderland, Crystal Palace o Swansea en los últimos años.

Por otro lado, el nivel del fútbol formativo en Inglaterra ha mejorado. A día de hoy, Inglaterra es la vigente campeona del mundo en categoría sub-17 y sub-20, un hito que ningún país había logrado en un mismo año (2017). La selección inglesa también es campeona de Europa en categoría sub-19 y subcampeona continental en edad sub-17. En todos los torneos mencionados anteriormente, Inglaterra ha competido con equipos a los que les faltaba el mejor futbolista de cada generación. Así pues, en el extranjero varios clubes han detectado una oportunidad para pescar en río revuelto: en una tierra en la que se forma buena materia prima pero donde no siempre se ofrecen todas las garantías para llegar a la élite, pues el último paso suele ser más complicado que en otros países, existen oportunidades de mercado para fichar a futbolistas que ofrezcan un rendimiento óptimo a medio plazo. Y los jóvenes ingleses cada vez están más abiertos a la oportunidad de dar el salto al exterior.

Foden debutó en liga. Foto: Focus Images Ltd.
Foden es uno de los pocos futbolistas ingleses que, en el último lustro, ha dado el salto al primer equipo del Manchester City procedente de la Academia. Foto: Focus Images Ltd.

Hasta ahora, la principal puerta de salida al viejo continente era la Eredivisie. Un terreno propicio para ceder a futbolistas tiernos para que maduren en una liga amable con el talento joven. Las cesiones refuerzan a equipos de menor potencial con piezas que de otro modo estarían fuera de su alcance y estos se acostumbran a competir en equipos con objetivos. El primer destino fue el Vitesse, que ejercía prácticamente de club satélite del Chelsea gracias a la buena relación entre los dos presidentes. Pero luego se sumaron otras entidades inglesas. Es habitual ver cómo Manchester City o Arsenal cuentan con varios cedidos en el fútbol neerlandés, sea en la primera o la segunda división. Ya lo contamos el año pasado. Es una puerta que también está abierta para los futbolistas extranjeros importados en edad cadete o juvenil a la Premier, que luego no dan el salto (véase Angeliño Tasende, Paolo Fernandes o Manu García, cedidos por el Manchester City al NAC Breda). Aunque seguramente ninguno ha superado el impacto de Mason Mount en el Vitesse esta temporada.

El panorama cambió este verano con dos movimientos que pueden abrir el camino al resto. Dos de los futbolistas más prometedores de las generaciones de 1998 y del 2000 aterrizaron casi a la vez en la Bundesliga. El primero fue Reece Oxford, central, lateral derecho o mediocentro del West Ham. Sin oportunidades en el equipo hammer, un club que siempre ha formado a buenos talentos, Oxford decidió salir cedido al Borussia Mönchengladbach. No tenía asegurada la titularidad, pero entendía que gozaría de algo más de continuidad que en la Premier, donde empezó jugando en 2013 de la mano de Slaven Bilic para luego caer en el ostracismo. Oxford se ha hecho con un hueco en el Gladbach y desde diciembre alterna la titularidad con la suplencia. Un caso parecido es el de Jadon Sancho, una de las estrellas de la generación inglesa del 2000, subcampeona del Europeo sub-17 y campeona del Mundial de la categoría en 2017. El Borussia Dortmund tanteó al extremo formado en el Manchester City, que optó por marcharse en busca de un club que le ofreciera más minutos a corto plazo. En el caso de Sancho, el City sí hizo un esfuerzo importante para mantenerlo. Le ofreció el mayor contrato posible para un futbolista formado en su academia. En primera instancia, Sancho aceptó la oferta skyblue pero se acabó echando atrás cuando supo del interés del Dortmund. Con Bosz disfrutó de sus primeros minutos y con Stöger jugó con mayor frecuencia en el primer equipo. Sancho colmó las expectativas: pese a una lesión que lo frenó cuando empezaba a jugar con regularidad, Sancho ha acabado la temporada participando en doce partidos de la Bundesliga. Siete de esos partidos los ha disputado de titular.

“Seguimos cada partido de Inglaterra (sub-16, sub-17 y demás), por lo que conocemos cada jugador TOP. Ellos producen grandes futbolistas. Del grupo de edad nacido en el año 2000 podrías traer a todos sus futbolistas. Son increíbles. Quizás ganen el Mundial sub-17 este mes. Hay muchos jugadores TOP en grupo de edad entre 1999 y 2001. Para mí, son los mejores del mundo en esa edad”. Max Eberl, director deportivo del Borussia Mönchengladbach, en octubre de 2017.

Jadon Sancho.
Jadon Sancho cambió el Manchester City por el Borussia Dortmund el pasado verano. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

En el mercado de invierno llegó el turno de Ademola Lookman, que dejó el Everton en busca de minutos como cedido en el RB Leipzig. Hablamos de un extremo eléctrico, veloz, con cambio de ritmo y desequilibrio por ambos perfiles que encajaba bien con la idea del club patrocinado por la bebida energética. Explicó Lookman que Ralf Rangnick había seguido su evolución desde hacía tiempo, por lo que eso facilitó su desembarcó en el club sajón, que ya la temporada anterior había apostado por otro extremo británico, el escocés Oliver Burke. Lookman jugó once partidos de Bundesliga con el Leipzig. Un total de 575 minutos, con siete encuentros disputados desde el pitido inicial. Más de los que jugó con el Everton en los torneos domésticos (513 minutos repartidos a lo largo de quince partidos, solo cuatro como titular) entre enero y diciembre de 2017 tras fichar procedente del Charlton Athletic. Sí fue un asiduo en la Europa League con el cuadro toffee.

“Quería un nuevo reto, una nueva liga. La Bundesliga tiene una gran fama en Inglaterra. Los estadios son TOP, hay futbolistas fuertes físicamente, disciplinados y con un nivel alto”. Ademola Lookman, en una entrevista en LV.

Ademola Lookman jugará en el Everton. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).
Ademola Lookman jugó el Europeo sub-19 de 2016 en Alemania con la selección inglesa. ¿Lo descubriría entonces Ralf Rangnick? Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Alemania ha detectado un nicho de mercado en los jóvenes ingleses que no tienen un hueco en clubes de Premier. En 2015 Mandela Egbo llegó al Borussia Mönchengladbach procedente del Crystal Palace, con 18 años, y el pasado verano también se produjeron otros tres movimientos a la sombra de los nombres más mediáticos comentados anteriormente. Denzeil Boadu siguió el mismo camino que Sancho, del equipo reserva del Manchester City al Borussia Dortmund; el Wolfsburgo pagó un millón y medio de euros al Arsenal para hacerse con los servicios de Kaylen Hinds; y Ryan Kent recaló en el Friburgo cedido por el Liverpool. Todos menores de 21 años, aunque a Kent y Hinds les costó adaptarse: el red canceló su cesión en invierno para jugar con el Bristol City y Hinds se marchó prestado al Fürth, de la segunda división, tras solo disputar dos partidos en el primer semestre de curso.

“Cuando los jugadores firman contratos con 16 años con esas academias (Chelsea y Manchester City), deberían tener claro que probablemente nunca vestirán la equipación del primer equipo. Leí un artículo interesante que decía que cerca de un 83% de los futbolistas que habían jugado los cuartos de final de la última Champions ya habían jugado con el primer equipo con 17 años. Esto es llamativo y muestra cómo el jugador tiene que empezar pronto para alcanzar el nivel de los adultos”. Ralf Rangnick.

Ryan Kent pasó media temporada en el Friburgo. No se adaptó y regresó a Inglaterra para jugar en el Bristol City. Foto: Focus Images Ltd.
Ryan Kent pasó media temporada en el Friburgo. No se adaptó y regresó a Inglaterra para jugar en el Bristol City. Foto: Focus Images Ltd.

Kaylen Hinds no es el único futbolista que ha abandonado el Arsenal recientemente. Otro de los casos llamativos en los últimos meses fue el de Chris Willock, talentoso extremo nacido en 1998 que optó por no renovar su contrato con el club gunner. Willock disputó un par de encuentros de la Copa de la Liga con el equipo londinense, pero prefirió aceptar la oferta del Benfica el pasado verano. Todavía no ha debutado con el primer equipo de la entidad lisboeta, aunque sí es un asiduo de los partidos del filial en la segunda división lusa. También se marchó hacia la Península Ibérica otro canterano del 98, Marcus McGuane, que recaló en el segundo equipo del FC Barcelona en el mercado de invierno. Ya en el apartado de rarezas podríamos incluir la cesión del delantero Chuba Akpom al St. Truiden belga, en su sexta salida a préstamo. Es la primera vez que sale al extranjero.

Willock Inglaterra sub-17 - Edu Ferrer Alcover
Chris Willock. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Quizás el caso más sorprendente de todos es el del único futbolista inglés que milita a día de hoy en la Serie A. Hablamos de Rolando Aarons, extremo que dejó el Newcastle para embarcarse en el Hellas Verona como cedido. La historia, a priori exótica, tiene una explicación que ayuda a comprender el atrevimiento de Aarons para salto tan poco habitual. El entrenador del Hellas es Fabio Pecchia, que trabajó como asistente en el cuerpo técnico de Rafa Benítez en varias etapas. Ambos coincidieron por primera vez en el Nápoles y luego siguieron el mismo camino en el Real Madrid y en el Newcastle, club en el que ya había debutado Rolando Aarons con apenas 18 años. Su primer impacto en la Premier fue sonoro, aunque luego una lesión frenó su irrupción y le costó mucho más tener continuidad. Como la relación entre Pecchia y Benítez era estrecha –Newcastle y Hellas hasta jugaron un amistoso en verano– y dada esta situación, pues Aarons buscaba club el último día de mercado de invierno, surgió la oportunidad de que recalara en el Hellas Verona, club al que dirige Fabio Pecchia desde verano de 2016.

Rolando Aarons (r) of Newcastle United and Mattia Zaccagni of Hellas Verona during the Pre-season Friendly match at St. James's Park, Newcastle Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782 06/08/2017
Rolando Aarons se marchó cedido al Hellas Verona. Foto: Focus Images Ltd.

No llegaron a coincidir, pero antes que Aarons pasó por la Serie A otro atacante de talento. Ravel Morrison, mediapunta de exuberante calidad técnica, firmó por la Lazio una vez rescindido su contrato con el West Ham. Ravel era considerado uno de los mejores canteranos del Manchester United, el mejor de una generación campeona de la FA Youth Cup junto a un tal Paul Pogba, pero también demostró ser tan genial sobre el terreno de juego como irresponsable fuera del césped. Por eso acabó en el West Ham, donde irrumpió con fuerza para luego caer en el olvido cuando su relación con Sam Allardyce y el resto de compañeros se enrareció tras rechazar cambiar de agente. En 2015 la Lazio confiaba en encauzar su situación y a los seis meses ya se cansó de él hasta el punto de devolverlo a Inglaterra, cedido al QPR. Así las cosas, nadie sabe muy bien cómo, el 31 de agosto de 2017 la Lazio lo cedió al Atlas mexicano, donde ya ha dejado muestras tanto de su genialidad como de su lado oscuro.

Ravel Morrison seguramente dará varias vueltas más a lo largo de su carrera. Y no será el único futbolista joven inglés que pruebe fortuna en países en los que hasta ahora era impensable ver a jugadores de esta nacionalidad. Las nuevas generaciones están más abiertas a salir al extranjero y los clubes extranjeros están más atentos a la evolución de los jóvenes talentos formados en las islas. Si los pioneros disfrutan de minutos y crecen lejos de casa, otros se plantearán si es una buena opción seguir sus pasos en las próximas ventanas de fichajes. Hoy mismo se anunció el primero de este verano: Keanan Bennetts, extremo del Tottenham, ha firmado por el Borussia Mönchengladbach.

Ravel Morrison juega ahora en México. Foto: Focus Images Ltd.
Ravel Morrison juega ahora en México. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

7 comments

Pues creo que aunque de entrada parece negativo a la larga sera igual de positivo que salgan fuera por no tener oportunidades en España como lo fue en su dia para España que el jugador Español empezara a emigrar. De cara a la selección aprender de otra forma de jugar al futbol, adaptarte a otro tipo de convivencia y demás es importante. Si bien es cierto que lo de los equipos ingleses gastandose millonadas en jugadores a veces mediocres o “robando” jovenes de todas las canteras del mundo para luego no hacerlos jugar nunca no deja de ser paradojico.

Es un poco distinto al caso español, porque también se produjeron salidas de futbolistas en edades algo más avanzadas (Reina, Reyes, Xabi Alonso, incluso Torres), pero coincido con el fondo: creo que les va a venir bien luego a nivel de la selección absoluta. Otro tema es la problemática que esto supone para los clubes, que desarrollan a varios chicos de talento que luego no pueden aprovechar en el primer equipo por varios de estos motivos.

Si pero también Pique paso años de formación el United, Cesc…es cierto que estos salen más jovenes porque tienen totalmente cerrado el paso en Inglaterra, pero igual que habia la leyenda que el jugador Español no podía jugar fuera de España la había del Ingles y no creo que sea cierto. Conforme vayan saliendo más mejor les ira, el problema también es que con la Championship haciendo fichajes de 10 millones de libras también tampoco pueden jugar cedidos muchos allí que podrían encontrar una salida más profesional dentro de Inglaterra. El dinero tiene cosas buenas pero también complicadas. Por ejemplo es muy complicado que un chaval de United, City o Chelsea, por decir tres canteras grandes y buenas, llegue a consolidarse. Pero también creo que traer chavales de fuera a esas canteras ayuda a la formación del jugador Ingles, aunque sea para que emigre.

Totalmente. En el caso español se produjeron casos de los dos tipos. Pero vaya, estoy de acuerdo con tu reflexión.

Importante esto para los jovenes ingleses. Solo hay que ver el caso Sancho y el de Foden, uno ha jugado bastante en el BVB y el otro ha perdido un año de su carrera quedandose en el City.

Considero desproporcionado decir que “Foden ha perdido un año de su carrera” cuando se ha convertido en el futbolista inglés más joven en debutar en la Champions League y el jugador inglés más joven en ganar la medalla de campeón de la Premier (equivalente a participar en al menos cinco partidos). Jugó todo el Mundial sub17, lo que no le permitió disputar algunos partidos de Capital One Cup, y también se perdió un par de meses por lesión entre diciembre y febrero. AL final Foden ha estado involucrado en la dinámica del equipo, entrenando a diario con los mejores y viviendo un gran año desde dentro. Quizás podría haber participado más con la liga ya sentenciada, pero creo que a veces perdemos la perspectiva con los jóvenes. Porque pocos futbolistas nacidos en el año 2000 han jugado más que él en clubes de las cinco grandes ligas (sumando competiciones).

Para comparar: Ferran Torres ha jugado 358 minutos esta temporada con el Valencia. Foden, 329. No creo que Ferran Torres haya perdido un año de su carrera quedándose en el Valencia.

En eso estoy de acuerdo, parece que todo lo que no sea ser titular indicutible sea perder el tiempo. Y no, Messi también empezo jugando poco, por poner un ejemplo claro. Y cuando se consolido en la primera plantilla era como suplente, con el tipico cambio de Rjikaard del minuto 60 Giuly por Messi. Con los jovenes hay que tener paciencia, darle minutos y que aprendan. Y no es lo mismo un chaval de 18 años que si me dices que tiene 22 y no ha debutado casi, entonces si te digo, sacalo fuera a jugar. Pero con 18 entrenar en el City, jugar minutos y estar en esa dinamica es aprender mucho.

Deja un comentario

*