Otro cero a cero

Louis van Gaal manager of Manchester United walks off after the Barclays Premier League match against Stoke City at the Britannia Stadium, Stoke-on-Trent.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
26/12/2015

Los aficionados iban entrando en Old Trafford de forma ordenada y pasando varios controles de seguridad, pues las medidas han aumentado en las últimas semanas. Unos cogían un perrito caliente del chiringuito de la esquina y otros se paraban un rato en la tienda oficial del equipo. Los hay que llegaron corriendo desde el tranvía porque calcularon mal el tiempo. Luego están los hinchas asiáticos, a los que se reconoce por hacerse fotos al lado de la estatua de la “holy trinity” que forman Best, Law y Charlton con el estadio de fondo. Todo el previo del partido estaba envuelto por ese aroma inconfundible del empate a cero, un ceroacero de manual, como los que ya se han visto seis idénticos en el estadio del Manchester United en lo que va de temporada entre todas las competiciones. Uno acude a Old Trafford acompañado de amigos o de familia, de ganas, de ilusión o de pesimismo, según cada uno, pero siempre con algo encima, como la mochila del colegio, y con Louis van Gaal se ha decidido que los goles no pesen demasiado. El conjunto red devil acumula 19 partidos sin goles desde que el técnico holandés se hizo cargo hace un año y medio, pero en su intento por servir de transición entre el post-Ferguson y el pre-éxito aún no sabe si llegará a la meta en el cargo. Fue un empate a cero decente, como mínimo el mejor de la temporada para el Manchester United: debió haber goles si Courtois y De Gea se hubiesen quedado en su casa. Primero, el español salvó una doble jugada del Chelsea, mientras que después el belga respondió sacando un remate a bocajarro de Ander más tarde.

Van Gaal: “Los jugadores están luchando por mí. Tengo plena confianza en la directiva y en los jugadores. No hay razón alguna para dimitir. Hemos dominado el partido, hemos tirado a puerta… Pero no hemos marcado, estoy frustrado”.

Aunque la continuidad de Van Gaal no está garantizada, y en cualquier momento toda conclusión sobre el empate puede quedar obsoleta, el Manchester United comenzó el partido con la pasión y la seguridad de estar haciendo las cosas bien en un choque importante. Mata y Martial chutaron al palo en el primer cuarto de hora y Old Trafford se había encendido como si el Chelsea, en lugar del décimosexto de la Premier League, fuese el Bayern de Guardiola. La realidad es que el equipo de Hiddink firmó una actuación que a duras penas rascó el aprobado, con un punto muy sufrido, y si hubo un bando que tocó el triunfo en algún momento ése fue el local. Hazard tuvo que actuar como delantero centro ante las ausencias de Diego Costa (sanción), Remy (lesión) y Falcao (lesión), mientras que Cesc Fàbregas no viajó a Manchester por enfermedad, según la versión del club. Obi Mikel entró en el once junto a Matic, que falló la más clara de los visitantes: Pedro le entregó un balón para encarar a De Gea sin oposición y a punto estuvo de darle al japonés de las fotos. La crisis de Hazard es de esas que no se entienden, o al menos son difíciles de explicar, pues ya son treinta partidos seguidos sin marcar un gol. Y a pesar de ello jugó bien.

Thibaut Courtois of Chelsea warms up during the Barclays Premier League match at Stamford Bridge, London Picture by Jack Megaw/Focus Images Ltd +44 7481 764811 05/12/2015
Courtois paró la ocasión más clara del Manchester United (Foto: Focus Images Ltd)

Sir Alex Ferguson dijo una vez que Tony Adams, defensa inglés, era un futbolista del Manchester United con una camiseta del Arsenal. La realidad es que Hazard ahora mismo es la mejor definición del Manchester United aunque juegue en el Chelsea: cuando juega bien, no marca; cuando juega mal, pierde.

Para el once inicial de los locales estaba de vuelta Wayne Rooney, que igualmente dejó su mejor actuación en bastantes semanas, aunque tampoco vio portería (sólo lleva dos goles en liga). Unos días atrás, Van Gaal lo sentó ante el Stoke, pero esta vez lo prefirió por delante de Memphis, que fue el protagonista negativo de la derrota en el Britannia. Darmian y Blind fueron lateral y central zurdo respectivamente, pero Borthwick-Jackson entró en los últimos minutos y demostró que, como mínimo, iguala sus prestaciones. No hay más solidez en el Manchester United que la que De Gea ponga, con el problema obvio de que los goles no los garantiza el portero.

Louis van Gaal salió a rueda de prensa con esa personalidad tan característica de hablar tranquilo y enfadado al mismo tiempo. El holandés no se altera, sólo marca el ritmo, y tiene una capacidad excelsa para poner el énfasis en el punto exacto de la frase. Aseguró que no va a dimitir porque los jugadores han demostrado estar dándolo todo. Expresó su frustración por el hecho de marcar pocos goles y, por lo tanto, acabar tantos partidos en empate a cero. Y se fue de la sala criticando a los periodistas por ser los causantes de esta crisis de resultados del Manchester United en la que no conocen la victoria en los últimos ocho partidos. Es curioso lo de Van Gaal: está más cerca de ser despedido por no marcar que por perder.

Wayne Rooney volvió a ser titular (Foto: Focus Images Ltd)
Wayne Rooney volvió a ser titular (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*