Partido de locos y liderato para el Chelsea

Diego Costa Chelsea Focus

Cada cierto tiempo la Premier League regala un partido que la define de arriba a abajo y que la magnifica. No sólo fueron los nueve goles que se vieron en el choque entre Everton y el Chelsea, ya grabados en el recuerdo, sino todo lo que rodeó a esos magníficos 90 minutos de fútbol. El partido tuvo todo lo que un encuentro tiene que tener para quedar en la memoria de los aficionados al fútbol inglés. En primer lugar, un futbolista que destaca, Diego Costa, que terminó con dos goles en su haber, con cientos de carreras completadas a la hora de presionar al rival y con un estadio, Goodison Park, tembloroso cada vez que arrancaba. Le dedicaron la primera pitada de la temporada cuando se encaró con Coleman y, después, con Howard. En segundo lugar, un ritmo que engancha: aunque los visitantes iban ganando por 0-2 en las dos primeras jugadas del partido, el Everton nunca bajó los brazos y hasta en tres ocasiones se puso a un gol de diferencia. En tercer lugar, una tensión y una agresividad que no se perdieron en ningún momento. Hubo amarillas por faltas duras, dos o tres tanganas entre los jugadores, decisiones arbitrales dudosas para ambos lados y un ambiente en el que se respiraba una posible remontada (cinco goles en diez minutos). Por último, en cuarto lugar, el marco incomparable de una tarde lluviosa en Inglaterra.

Cesc Fabregas Chelsea FocusCesc marcó diferencias jugando como mediapunta (Foto: Focus Images Ltd)

Diego Costa, Cesc y Matic

El Chelsea tiene una columna vertebral inamovible y la llegada de Cesc Fábregas ha servido para unir el inicio con el final. Al contrario que en los dos partidos anteriores, el catalán comenzó de mediapunta por delante del doble pivote, esta vez formado por Matic y Ramires. Con la seguridad de tener dos correctores por detrás, Cesc tiene la capacidad de asistir (4 en los primeros 3 partidos) y mirar sólo hacia el frente. El 0-1 llegó tras un magnífico pase suyo. Diego Costa arrancaba con peligro y con facilidad entre Distin y Jagielka, muy poco acertados y lentos a lo largo de la tarde, y destrozó al Everton. Marcó el primero, participó en el segundo y marcó el sexto. El delantero español es un bastión decisivo a la hora de iniciar la presión y, de los tres mano a mano que tuvo ante Howard, marcó dos. También se vio la cara conflictiva de Diego Costa, que desde los primeros minutos se vio en una disputa con Coleman que se alargó durante todo el encuentro. El lateral del Everton le provocó la tarjeta amarilla en uno de esos encontronazos y cuando Hazard hace el tercer gol del Chelsea (precisamente desviado a portería por Coleman), Diego Costa fue a recordarle el gol recibido al irlandés (motivo por el cual Howard va a encararse con el delantero en la celebración).

Mourinho: “Diego Costa es el mejor futbolista de la Premier League en estos tres partidos”.

Matic es el jugador que el Chelsea llevaba necesitando años. No tenían uno de su perfil y lo más parecido, Mikel, nunca se acercó a lo que hoy en día es el centrocampista serbio. Su concentración defensiva permitió que Naismith siempre estuviese vigilado entre líneas (el escocés, mediapunta, se mueve como pocos en esos espacios generados entre la defensa y el centro del campo), llega a las coberturas en ambas bandas y tiene una capacidad asombrosa para robar y recuperar la pelota. Matic roba, roba, roba y, cuando no lo hace, sólo piensa en cómo robar. De un robo en tres cuartos del campo rival se fabricó el gol de Ramires, que sentenciaba el partido. Además, aportó un gol disparando desde la frontal.

Coleman Focus EvertonColeman puso el centro en el gol de Mirallas y luego se metió uno en propia puerta (Foto: Focus Images Ltd)

La banda de Coleman

De la visita del Arsenal a Goodison Park hace una semana, el resto de equipos de la Premier League, por si aún no lo sabían, aprendieron que a Coleman hay que cubrirle durante todo el partido. Si no se le marca, genera ocasiones de peligro y tiene capacidad goleadora. El Chelsea trató de aplicarse el cuento muy a pecho en los primeros minutos: Cesc llegaba a la banda, Diego Costa colaboraba y Hazard bajó hasta en dos ocasiones hasta la línea de fondo para impedir centros del lateral irlandés. Pero justo antes del descanso, un balón le llegó a Coleman con demasiada distancia entre él y Azpilicueta (nuevamente lateral izquierdo titular) y puso un centro medido que Mirallas mandó a la red. Era el 1-2 que metía al Everton en el partido. Sin embargo, Coleman también sufre en la situación inversa, tal y como se vio en el gol que supuso el 1-3. El irlandés estaba fuera de sitio y McCarthy tuvo que hacerle la cobertura para cubrir a Hazard, pero el belga se fue con muchísima facilidad en dirección hacia la portería. Su centro/disparo rebotó en Coleman, que volvía, y terminó entrando dentro.

Los minutos de la locura

Todo se descontroló a partir de ese instante y los errores comenzaron a llegar. Cinco goles en los siguientes diez minutos adornaron el final del choque. Primero Naismith hizo el 2-3, soñando todavía con la remontada. Respondió Matic con el 2-4. A la jugada siguiente, Eto’o, que debutaba y se puso de doble delantero con Lukaku, marcó de cabeza el 3-4. Un minuto más tarde, Ramires hizo el 3-5 que mató a los locales. Ya casi en la última jugada, Diego Costa anotó el 3-6 tras un error en el pase de Besic, que había entrado en el campo pocos minutos antes. Mourinho, en medio de este intercambio de golpes, metió a Mikel por Willian y a Filipe Luis por Hazard (doble lateral en la izquierda) para intentar reducir el impacto.

Chelsea Mourinho FocusEl técnico del Chelsea no terminó contento con las acciones defensivas de su equipo (Foto: Focus Images Ltd)

El azote de Mourinho

Los tres goles recibidos por el Chelsea no le hicieron ninguna gracia a Mourinho, especialmente por un motivo. Dos de ellos (el de Mirallas de cabeza y el de Eto’o en un remate de una falta) fueron a balón parado o de centro lateral, un aspecto que, según comentó el técnico portugués, habían estado entrenando durante la semana. Mourinho explicó que no le habría importado recibir tres goles si el rival le hubiese puesto las cosas complicadas a su defensa, pero que los tres goles que había recibido el Chelsea tenían claramente un error defensivo propio que podía haberse evitado.

Mourinho: “En los tres goles que hemos recibido puedo identificar los tres errores y los futbolistas involucrados. El otro día entrenamos hora y media córners y faltas laterales. Imaginad cómo de feliz estoy con los goles recibidos”.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

7 comments

la conexión Fábregas – Costa va a ser brutal. Esperemos que también lo sea en la Selección, pues pinta tienen de ser el máximo asistente y goleador de la Premier respectivamente…

Ofensivamente chelsea esta brutal y mejorando la defensa pienso que puede ganar champions y premier, no crees alvaro???
Y tambien no crees que si se lastima matic o fabregas quedarian muy vulnerables?

¿Qué crees que puede mejorar en defensa? Porque yo creo que, en global, tiene la mejor defensa de toda la Premier League.

A mí me parece que la defensa es muy segura, y bastante más completa que la de la pasada temporada, por el nivel de los recambios (en portería, centro y carriles).
Si Matic o Cesc causan baja está claro que pierden jugadores clave y son difíciles de reemplazar, pero bueno, lo que queda en el banquillo tampoco está mal.
Por último, arriba llega desde el QPR Loïc Rémy. La pasada temporada eran Eto’o, Torres y Demba… y ésta, Costa, Drogba y Rémy. No hay color!

Horrible partido. Parecían defensas amateurs, y la campaña del sobrevalorado Roberto Martínez esta siendo decepcionante.

Deja un comentario

*