Y Pep conoció Stoke

Pep Guardiola pictured during a press conference at City Football Academy, Manchester
Picture by Matt Wilkinson/Focus Images Ltd 07814 960751
08/07/2016

Poseía el partido todos esos condicionantes contextuales que convertirían en un ejercicio algo injusto proclamar que el equipo de Guardiola firmó su prestación más pobre desde que el catalán asumió el banquillo del Manchester City. Al fin y al cabo, visitaba Stoke-on-Trent, un lugar siempre incómodo para los grandes de Premier y etiquetado como el paradigma del estadio inhóspito en la Inglaterra interior -sin el mar cerca para suavizar la temperatura y en medio de una llanura donde el viento siempre sopla con fuerza-. A los más tradicionalistas les quedará ese regusto amargo de no haber podido presenciar la función con todos los actores principales -ya no está Pullis y encima era agosto y mediodía-. Pero Pep visitó por fin el Britannia Stadium y salió victorioso: ganó por un exagerado 1-4 en un encuentro en el que el control del juego al que nos tiene acostumbrados se le escapó durante la mayor parte del segundo tiempo.

Jesús Navas fue la única novedad con respecto al once que el técnico de Santpedor había sacado en la goleada por 0-5 en Bucarest. Nolito, que acabaría anotando un doblete saliendo desde el banquillo, fue el que se quedó fuera de inicio. El 4-1-4-1 se repitió con las mismas posiciones que habíamos observado el martes, aunque Kolarov se ofreció menos por dentro esta vez -quizá para alejarse de la presión de Imbula, situado como media punta para dificultar la salida de balón del City, y quizá también para controlar mejor a un Bojan Krkic inteligente en sus movimientos partiendo desde la derecha y presumiblemente deseoso de demostrarle a Guardiola que se equivocó con él-.

Nolito se quedó en el banquillo. Foto: Focus Images Ltd.
Nolito empezó en el banquillo, pero marcó dos goles en la recta final. Foto: Focus Images Ltd.

En el Stoke, Joe Allen se instaló en el doble pivote y Mark Hughes mandó así el enésimo mensaje para dejar claro que su equipo ya no es el de los saques de banda, el balón largo y la agresividad desmedida -algo que probablemente Pep agradeció-. Fue meritorio lo de los potters: tras verse 0-2 abajo en dos jugadas a balón parado (ironía del destino que así se escribieran los primeros tantos del entrenador paradigmático del juego de posición y la combinación a ras de césped en el barro de Stoke-on-Trent), fueron capaces de competir por el resultado casi hasta el final. Tras el 1-2 de penalti nada más volver del descanso (Agüero, esta vez sí, también había acertado antes desde los once metros), el City se empezó a encontrar incómodo y no supo esconder la pelota ni desactivar la fe del rival. Lo hizo al contragolpe en los instantes finales, con Nolito rematando a puerta vacía las asistencias de Iheanacho y un Sterling que sigue siendo una de las grandes noticias de los primeros días de Guardiola en Inglaterra.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Hombre que escriba mejor sobre equipos de verdad… no esta amalgama de millones, mercenarios, marketing, lavado de dinero etc que es el City.

Pues yo he visto a Sterling de lo más bajo en todos los partidos que van del City hasta ahora. Y el sábado tuvo suerte de que le quedara la asistencia precisa, pero cualquiera podría haberla hecho. Me gustaría ver una delantera Agüero, Iheanacho, Nolito, pero supongo que cuando Gündogan se mejore De Bruyne ocuparía una posición más de ataque, o sacaría a Fernandinho, no estoy tan seguro.

Deja un comentario

*