La intrahistoria del fichaje de Robert Pirès por el Arsenal

Former Arsenal player Robert Pires prepares to give a TV interview ahead of the UEFA Champions League round of 16 second leg at Stade Louis II, Monaco
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
17/03/2015

‘The Nowhere Men’ es un libro del prolífico escritor inglés Michael Calvin premiado con el British Sports Book Award 2014 que concede anualmente The Times. En él, el autor se introduce en el mundo de los ojeadores británicos con diferentes entrevistas a profesionales del fútbol que exponen en qué consiste su trabajo y reflejan algunas de sus anécdotas personales más interesantes. Jack Wilshere, Jack Butland o Raheem Sterling son varios de los jugadores actuales que aparecen mencionados en la obra, porque todos ellos comparten algo en común: su talento fue descubierto en circunstancias especiales por gente anónima que pasa desapercibida a ojos del gran público. Además, el texto de Calvin permite comprender cómo era el día a día de los ojeadores hace 15 o 20 años y las diferencias respecto a cómo desarrollan su actividad ahora, la influencia de los avances técnicos y también los métodos de organización interna y reparto de tareas dentro de los clubes.

Damien Comolli trabajó de scout europeo para el Arsenal durante una década antes de convertirse en director deportivo de Tottenham, Saint-Ettiene y Liverpool. Como en casi todas las carreras profesionales al más alto nivel, si uno analiza la labor del francés encontrará luces y sombras. Futbolistas como Kolo TouréGaël Clichy firmaron por los gunners en parte gracias a informes que llevaron su firma. También lo hizo un centrocampista fabuloso capaz de poner en pie a los aficionados con sus quiebros, conducciones y pases imposibles: Robert Pirès. La intrahistoria de su fichaje pone en perspectiva la complejidad de tomar una decisión de este tipo, en la que las certezas son escasas.

Vi [en directo] a Robert Pirès 14 veces y me convenció la 14ª. Lo vi jugando en casa y fuera. Lo vi con su selección nacional y con su club. Lo vi cuando hacía frío y cuando hacía calor. Por la derecha, por la izquierda y en una posición más centrada. En todas las circunstancias que puedas imaginar. La única duda que teníamos con él era su fortaleza mental. Lo fui a ver el día anterior a que naciera mi primera hija. Cuando regresé a casa, tuve que llevar a mi mujer directamente al hospital: por poco me pierdo el nacimiento. Robert estaba jugando con el Marsella en Sedán. Si el Marsella perdía, bajaba de categoría. Imagínate el nivel de presión, es como si el Manchester United estuviera a punto de descender. Pirès estuvo a un nivel increíble ese día: se echó el equipo a la espalda. Fue algo fantástico. El día siguiente, esperando a que naciera mi hija en el hospital, llamé a Arsène [Wenger] y le dije: “Tengo dos noticias. La primera es que estoy en el hospital porque mi hija está de camino. La segunda: ficha a Pirès”.

6 millones de libras, la seguridad de disputar Champions League con regularidad y la posibilidad de estar a las órdenes de un técnico con fama de potenciar a sus futbolistas convencieron a club y jugador. 

Resumen del partido que desencadenó el fichaje:

SEDAN-OLYMPIQUE DE MARSELLA (99-00)

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*