Poyet le quita las ilusiones al Manchester City

Sunderland Poyet Focus

El Manchester City se jugaba casi todo en Anfield y perdió. Se habían mentalizado que la liga se ganaba o se perdía en Liverpool, que el partido de la temporada era el que terminó hace tres días. El golpe mental fue duro. Lejos del cansancio físico que supone jugar dos partidos en un corto espacio de tiempo, Pellegrini explicó que la fatiga era mental. Demasiado tiempo con la concentración a tope. Que sólo en tres días había sido difícil levantar al equipo de una derrota dura. “Estábamos más cansados mentalmente que físicamente“, dijo en rueda de prensa. A todo ello se le unió el terror de los finales de temporada: jugarte un partido de vida o muerte contra un rival que está luchando por la permanencia, cuya salvación depende de cuántos puntos consiga robarte. Y el Sunderland aprovechó el momento (2-2).

Pellegrini Manchester City FocusSegún Pellegrini el problema del Manchester City fue mental (Foto: Focus Images Ltd)

Con el tempranero gol de Fernandinho, antes del minuto 5, el Manchester City parecía haber encarrilado un partido que no se complicaría. Pero no. Había dos ausencias principales en el once titular: la de Yaya Touré, que ya se sabía tras irse lesionado el pasado fin de semana, y la de Silva. La del canario, mejor jugador del equipo en los últimos meses, clave en su rol de mediapunta por detrás de un único delantero, pilló casi por sorpresa porque no estuvo ni en el banquillo. “Silva jugó los dos últimos partidos con problemas en el tobillo. Jugar tres días después del último encuentro era imposible“, argumentó posteriormente Pellegrini. Además, el chileno sacó de inicio a Agüero (primera titularidad en liga desde enero) y a Negredo (14 partidos sin marcar): es decir, se volvía al 4-4-2 con Milner en una banda y Nasri en la otra, aunque el francés tuvo mucha libertad para ir al centro. El Manchester City llegó al descanso con 1-0 dando gracias por no haber recibido ningún gol -clarísimas ocasiones del Sunderland para marcar uno o dos goles- y en la segunda parte tampoco tuvo el dominio del partido.

“Kun Agüero no estaba disponible para jugar más de 60 minutos. Era lo máximo que podía jugar”, Manuel Pellegrini.

Pellegrini quitó al Kun y a Negredo mediado el segundo tiempo. Dentro Jovetic y Dzeko. Al Sunderland le habían sobrado ocasiones y le faltaban goles. Estaba atacando como siempre: balones a Adam Johnson y que su inspiración hiciese el resto. Que si un balón entre líneas y una conducción cortante, que si recibo en banda, me acerco al área y disparo con la izquierda, que si un regate y un centro. Es el futbolista con mayor responsabilidad de un equipo que necesita alguien que quiera el balón. Por ejemplo, Cattermole no es fiable para quedarse con la pelota. La pierde fácil y no distribuye del todo bien. La ausencia de Bridcutt, lesionado, en ese aspecto ha sido crucial para el Sunderland. Los Black Cats no ganan un partido de liga desde el 1 de febrero. A Poyet ya no se le ocurre nada. Sólo seguir, seguir y seguir: “Estoy poniendo a prueba mi corazón“. Nadie contaba con que el Sunderland sacase algo positivo del Etihad y al final hubo un arreón que hizo justicia a su partido.

Sunderland Wickham FocusWickham cuajó un partido fantástico en el Etihad (Foto: Focus Images Ltd)

La actuación de Wickham fue casi heróica: le mandaban todos los melones a la altura de la cabeza y él, chocando con los centrales, bajaba el balón y se lo dejaba a sus compañeros. Así una y otra vez. Y luego remató su noche con dos goles. El segundo, en especial, un golazo de potencia y definición. Wickham es hincha reconocido del Liverpool y puso así su granito de arena para la definición del campeonato. Había pasado la temporada cedido en el Sheffield Wednesday y en el Leeds, había demasiados delanteros en la plantilla y, como sólo tiene 21 años, dijo Poyet que lo mejor era que jugase fuera donde fuese. Lo llamó de vuelta, se olvidó de Altidore, que no ha dado una en toda la temporada. Y puso a Wickham de titular.

Artículo relacionado: Wickham busca sitio

Sin embargo, cuando el Sunderland soñaba con el 1-2 y con 3 puntos que le sabían a gloria, un disparo de Nasri se le escapó de las manos a Mannone, el héroe de aquellas semifinales de Capital One Cup en Old Trafford,  que pareció torpe sin límites durante 2 segundos, y la historia de siempre para los de Poyet volvió a repetirse. Le quitaron la ilusión del título al City y se quedaron con un mal sabor de boca para pelear por la salvación.

Sunderland Mannone FocusUn fallo de Mannone le costó el triunfo al Sunderland (Foto: Focus Images Ltd)

Calendario Manchester City

West Brom – casa
Crystal Palace – fuera
Everton – fuera
Aston Villa – casa
West Ham – casa

Calendario Sunderland

Chelsea – fuera
Cardiff – casa
Manchester United – fuera
West Brom – casa
Swansea – casa

(Foto: Focus Images Ltd)

Related posts

7 comments

Menuda cagada del City, y van unas cuantas. Cuando vi el resultado final no me lo creía. Hace un par de semanas estaba convencido de que ganaba la liga. Ahora, casi apostaría por el Chelsea, aunque parece que todo el mundo da por hecho que no gana en Anfield.

Ese partido Liverpool-Chelsea, con Anfield a rebosar, no pienso perdérmelo por nada del mundo. El resultado decidirá casi con toda seguridad el campeón. Es cierto que el Liverpool de Rodgers es potente, está en forma y tiene variantes tácticas que han probado su efectividad en ocasiones dispares. Además, juegan como locales, y tendrán al estadio entero volcado con ellos. Pero… nadie con dos dedos de frente daría por muerto en un partido así a un equipo entrenado por Mourinho.
Va a ser muy interesante ver cómo se enfrenta la defensa más sólida y compenetrada de la Premier (Azpi, Terry, Cahill, Ivanovic, más Cech bajo palos) contra una pareja de delanteros demoledora (Suárez-Sturridge). Queda por ver dónde situará Rodgers a Sterling, si como extremo en el tridente ofensivo, o como punta de lanza del rombo en el mediocampo. También espero con muchas ganas ver el duelo en el centro del campo, donde Matic y Gerrard acapararán la atención. ¿Blindará Mou esa zona con David Luiz? ¿pondrá Rodgers a Coutinho y Allen como interiores por delante del capitán red? Y bueno… en la delantera blue, no se sabe si jugará Torres, si lo hará Eto’o, si Mourinho apostará por Schürrle, o si premiará a Demba Ba por sus dos últimos y decisivos goles.

Liverpool: Mignolet, Flanagan, Sakho, Skrtel, Johnson, Gerrard, Allen, Coutinho, Sterling, Suárez y Sturridge.

Chelsea: Cech, Azpilicueta, Terry, Cahill, Ivanovic, David Luiz, Matic, Hazard, Óscar, Willian y Eto'o.

Parece poco probable que Rodgers sitúe a Sterling entre lineas, porque la pareja de centrales del Chelsea deja poco espacio (al contrario que la del United), pero por otro lado, haría falta poblar bien esa zona para deshacer las mordidas de la posible pareja de medios formada por D.Luiz y Matic. Pero bueno, puede bastar con el criterio de Gerrard y el talento de Coutinho, capaz de zafarse de cualquier marcador. En cuanto al Chelsea, seguro que Mourinho se la juega con Eto'o arriba. Es un partido vital, decisivo, tenso, y fuera de casa. El camerunés ha sido normalmente el escogido en situaciones similares (a su favor, el hat-trick que endosó al United), y su veteranía le da un plus que ninguno de los otros delanteros blues puede igualar. Necesitan enchufar la que tengan, y Torres no está fino. Podrían salir a la contra atacando los espacios con Schürrle, pero no tendrían referente arriba que fije a los centrales y deje sueltos con su marcador a los mediapuntas de las bandas, en especial a Hazard, el más desequilibrante… y el alemán no es un killer. Por otro lado, si no funciona el camerunés, la bala en la recámara es Demba Ba, al que Mourinho habrá dado la correspondiente charla motivadora.

Increíble que Pellegrini, con la plantilla que tiene a su disposición, se queje del cansancio, ya sea físico o mental, de sus jugadores. Es cierto que no sería lo mismo jugar con todos los cracks y vacas sagradas que hacerlo sin ellos, pero bueno, en un partido contra el colista se espera más de un equipo con el fondo de armario que tiene el City.

Pues bueno, con este empate, al City le quedan 5 partidos por delante, y si quiere aspirar al título debe ganarlos todos, esperar un pinchazo de Chelsea y Liverpool, y rezar para que empaten entre ambos en su duelo crucial en Anfield. Si llega ese día y todavía tienen opciones, ponerle velitas al Newcastle de cara al último partido de la Premier, también en Anfield, tampoco iría mal.

Deja un comentario

*