Punto final a Boleyn Ground

Andy Carroll of West Ham United applauds the fans after the end of the Barclays Premier League match at The Hawthorns, West Bromwich
Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363
30/04/2016

Adiós a Boleyn Ground -o Upton Park- tras 112 años como hogar del West Ham, club que ahora se muda al Estadio Olímpico. Dice Slaven Bilic, entrenador del equipo, que será “imposible” recrear en el nuevo campo el ambiente de los partidos jugados por el West Ham en Boleyn Ground.

“Cuando tú jugabas contra el Arsenal en Highbury, sentías el peligro. Después jugabas contra ellos en el Emirates y lo disfrutabas, los jugadores se hacen selfies. Pierdes algo porque es imposible hacer del Estadio Olímpico un fortín. Necesitas tener un ambiente hostil, intimidando a los equipos visitantes”, opinaba Bilic esta semana.

Y la sensación es que el factor de la atmósfera jugó un papel en la despedida de Boleyn Ground, con un West Ham capaz de vencer (3-2) al Manchester United pese a que los red devils llegaban con la urgencia de jugarse -dependiendo de ellos mismos- la cuarta plaza. Upton Park y las virtudes de los ‘hammers’ pesaron más.

No es casualidad que el West Ham cierre este curso con un balance de 25 puntos sumados de 36 posibles contra el Chelsea, el Manchester United, el Manchester City, el Liverpool, el Arsenal y el Tottenham. Casi siempre compiten bien contra rivales teóricamente fuertes y lo hacen exponiendo sus recursos: desde la intensidad que le meten al mediocampo con Kouyaté y Noble hasta el desafío que supone medirse por alto con Andy Carroll, pasando por las soberbias maniobras de Dimitri Payet con la pelota en los pies. La adaptación de Manuel Lanzini al mediocampo de Bilic y el tremendo despliegue por el sector derecho de Michail Antonio -una de las grandes revelaciones de la Premier 2015/16 aunque no se hable mucho de él- contribuyeron a que el Man United pasase una mala noche -ya empezó mal con los lamentables incidentes protagonizados por aficionados ‘hammers’ hacia el autobús de los red devils-.

Slaven Bilic ha sido el último entrenador del West Ham en Boleyn Ground / Foto: Focus Images Ltd
Slaven Bilic ha sido el último entrenador del West Ham en Boleyn Ground / Foto: Focus Images Ltd

Vivió el Manchester United un déjà vu one more time.

Solo el talento de Anthony Martial dio vida al equipo en la segunda mitad tras una primera parte de desconexión y problemas en todas las líneas del campo, especialmente en la zaga y en una medular que no funcionó con Morgan Schneiderlin, Ander Herrera y Wayne Rooney. El excelente golpeo de balón del futbolista inglés no es suficiente para lo que se requiere de un futbolista en el mediocampo. A día de hoy, Rooney no entiende la posición de centrocampista y no encuentra el ritmo. Pero el mayor problema del equipo fue su fragilidad defensiva, algo que urge corregir este verano. Porque la de Daley Blind es una historia que se repite desde el mes de septiembre: sufre en exceso como zaguero central.

El Manchester United escenificó una triste realidad para los aficionados de los red devils: cómo pasar de depender de uno mismo (para acceder a la Champions League) a necesitar ayuda del Swansea el próximo domingo. El formato del torneo de la regularidad no engaña: si el Man United no acaba en el Top-4 será porque no lo merece.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Me apetece ver qué ocurrirá con Depay. Si finalmente sale y por un precio razonable, tras no dar lo que se esperaba en Manchester, es un fichaje muy, pero que muy goloso para cualquiera.

Deja un comentario

*